Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"EE UU teme el traslado de la narcoviolencia de México"

Un periodista muerto al salir de su hogar en Ciudad Juárez, Chihuahua.

(Keystone)

Atrocidades diarias, tiroteos, contrabando de armas, corrupción: es el día a día de las noticias mexicanas desde que los carteles de la droga intensificaron su disputa por obtener mayores tajadas del principal mercado de la droga en el mundo: Estados Unidos.

Los carteles mexicanos no participan en el tráfico de estupefacientes hacia Suiza, aunque es muy probable que tengan una relación indirecta en el transporte de narcóticos sudamericanos por el Caribe, señala la policía.

Estados Unidos prepara, para el próximo 16 de abril, la visita del presidente Barack Obama a México, considerada en parte como una respuesta histórica a la exigencia de su homólogo Felipe Calderón de poner de su parte en el combate al crimen organizado en México, que obtiene 25 mil millones de dólares en ganancias anuales de EE UU y compra allá al menos el 90% de sus pertrechos.

"Creo que es el inicio de una relación totalmente diferente de lo que fue antes. Habrá que ver si prospera. Pero también hay que subrayar que si los Estados Unidos y Barack Obama reaccionan ahora, es por el temor de que haya un traslado de esta narcoviolencia de México a su territorio", indica Patrick Buffe, periodista suizo en México.

Inestabilidad del mercado ilegal

El combate en suelo mexicano entre los carteles de la droga ha alcanzado niveles extraordinarios en los últimos dos años. De 2008 a la fecha se ha cobrado la vida de al menos 7 mil personas, mil de ellas tan sólo en 2009.

Ese nivel de violencia en un mercado ilegal "representa una aberración e indica una gran inestabilidad en ese mercado", señala la Dra. Wanda Felbab-Brown de la Brookings Institution, en su reciente análisis 'El violento narcotráfico en México y lecciones para Colombia'.

Las armas con las que los narcotraficantes matan y defienden su territorio no tienen parangón.

"En el servicio médico forense de Ciudad Juárez me mostraron unas balas que nunca habían visto, que podían perforar cualquier tipo de blindaje. Hay siempre armas más sofisticadas, lo que plantea el problema del paso de las armas de Estados Unidos a México (...) y que explica por qué los narcotraficantes tienen armas mucho más poderosas que el ejército y la policía".

Represión militar frena las muertes en la zona fronteriza

En funciones desde 2006, el presidente Calderón hace frente al narcotráfico con el despliegue de 45 mil soldados en ocho estados, desde Guerrero hasta Baja California, junto con 5 mil policías federales y el reciente refuerzo de otros 5 mil soldados en respuesta al aumento de la violencia, de la que da ejemplo Ciudad Juárez: "A finales de febrero se estimaba que había allí entre 7 y 15 asesinatos por día", señala Buffe sobre ese punto de disputa entre los carteles de Sinaloa y de Juárez, dos de los principales en México.

Con el operativo militar 'Chihuahua' se presume haber logrado reducir en más de un 70% la violencia, pero ¿qué pasará cuando éste termine?

"La represión militar contra los narcotraficantes da una impresión doble", observa Claude Auroi, profesor del Instituto de Estudios Superiores Internacionales y del Desarrollo de Ginebra. Por un lado, se alaba la reacción, aunque se está consciente de que no va a lograr resultados tan exitosos. "Los barones (de la droga) controlan tantos canales y redes, que no es el ejército el que podrá resolver esta situación".

El ejército "no puede entrar en sutilezas"

El catedrático compara la respuesta mexicana al narcotráfico, con la de Colombia hace 20 años: "Hubo muchas traiciones dentro del narcotráfico mismo, infiltración de agentes del Estado y se derrumbó el edifico de esa manera. Pienso que en México habría que aplicar la misma táctica, es decir, no la violencia así del ejército. El ejército no está para eso y no puede entrar en sutilezas. Hay que infiltrar las redes y después desmantelarlas desde adentro".

No obstante, el también presidente de la Sociedad Suiza de Americanistas reconoce que la política de Bogotá tampoco resultó completamente exitosa y que hay diferencias entre los casos colombiano y mexicano, al advertir que "los narcotraficantes mexicanos cuentan con toda la complicidad posible desde Estados Unidos, donde tienen sus agentes".

Otros contrastes se imponen entre los dos países: Colombia ha sido primordialmente país productor y exportador de hoja de coca, que por su situación geográfica pasa por la intermediación de los mexicanos para llegar con un producto procesado al mercado estadounidense, mientras que "el aspecto dominante del mercado de la droga en México es el tráfico", asienta la analista Felbab-Brown.

"México no va a ser lo que conoció Colombia en los 90"

Sobre las aseveraciones procedentes de EE UU y de algunas voces internas de que las autoridades mexicanas han perdido el control de algunos estados fronterizos, Auroi advierte: "Si un fenómeno no se pone en contexto, se lleva a la idea que es una cosa generalizada, que por suerte no lo es todavía en México".

La violencia relacionada con el narcotráfico mexicano es la que inclina a muchos a pensar en la 'colombianización', aquella de tiempos del capo Pablo Escobar. Noël Saez, ex cónsul francés en Colombia y quien radica en México, considera inválidas esas comparaciones:

"Los gobernantes en México saben lo que pasó en Colombia con Escobar. No van a dejar que los capos de la droga tomen el poder y empiecen a gobernar, es decir, crear un ejército paralelo, infiltrar los partidos políticos. No creo que vayan a dejar que los narcotraficantes tomen ese rumbo. No creo que aquí en México suceda, aun si hay casos aislados, lógicamente, no va a ser lo que conoció Colombia en los años 90."

Posibles relaciones indirectas del narco mexicano en Suiza

Con respecto a la influencia de los carteles mexicanos de la droga y su papel a escala mundial, Roger Flury, del Departamento de análisis sobre narcotráfico de la Policía Federal suiza señala:

"México, como país de producción y de tránsito de la droga, se dirige principalmente hacia Estados Unidos, que es uno de los mayores compradores del mundo de cocaína, marihuana, metanfetamina y opiáceos, producidos en México o introducidos a EE UU a través de México (...). El gran significado de México en el ámbito del narcotráfico es que se trata de un país fronterizo con un gran consumidor".

Según los organismos de inteligencia de Estados Unidos y México, el narcotráfico mexicano extiende ya sus operaciones a Centroamérica, Sudamérica, Europa y al propio territorio estadounidense, lo que interesa a la Policía Federal suiza.

"Si bien de acuerdo a nuestras informaciones, los carteles mexicanos no participan directamente en el mercado suizo, es muy posible que haya relaciones indirectas. Por ejemplo, es imaginable que el narcotráfico, a través del tránsito por el Caribe hacia Europa, pueda ser organizado por ellos. Seguimos la situación y, por supuesto, estamos interesados al respecto."

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Norteamérica

Las redes mexicanas de delincuencia organizada han venido reclutando pandilleros de El Salvador y Guatemala. Muchas organizaciones criminales centroamericanas tienen vínculos con otras pandillas y grupos delictivos de los Estados Unidos.

En los Estados Unidos, en 2007 alrededor de 35,7 millones de personas mayores de 12 años (el 14,4%) habían usado drogas ilícitas.

El número de personas que abusan de medicamentos de venta con receta, superado solamente por el del consumo de cannabis, es mayor ahora que el número total de personas que abusan de cocaína, heroína, alucinógenos, éxtasis y sustancias inhalables.

Canadá ha pasado a ser una fuente primaria de abastecimiento de MDMA (éxtasis).

Se ha observado el aumento del narcotráfico de Canadá a Australia.

En Canadá y los Estados Unidos el consumo de heroína es estable y relativamente escaso. (JIFE, Informe 2008)

Fin del recuadro

Centro y Sudamérica

Colombia sigue siendo el mayor país productor de hoja de coca.

De la superficie total de cultivo ilícito de arbusto de coca de América del Sur, el 55% corresponde a Colombia, el 29% a Perú y el 16% a Bolivia.

Los grupos delictivos internacionales siguen utilizando Venezuela como uno de los principales puntos de partida de las remesas de drogas ilícitas de la región de Sudamérica.

África occidental ha pasado a ser uno de los principales centros de operaciones mundiales para el contrabando de cocaína de Sudamérica a Europa.

La región de América Central y el Caribe sigue constituyendo una de las principales rutas de tráfico de drogas ilícitas procedentes de Sudamérica con destino a Norteamérica y Europa.

Se suele pagar con drogas a los narcotraficantes, lo que redunda en la expansión de las redes locales de narcotráfico y el aumento de la demanda interna. (JIFE, Informe 2008)

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×