Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"El acuerdo más exhaustivo jamás elaborado"

El enviado suizo Jean-Daniel Ruch dice que el plan presenta soluciones concretas a temas clave como las fronteras y la seguridad.

(Keystone)

Mientras que el proceso de paz oficial se ha atascado y siguen los obstáculos por parte de los colonos, un grupo independiente de expertos ha preparado su propio plan de paz para Oriente Medio.

La Iniciativa de Ginebra formada por un grupo de israelíes y palestinos presentó su detallada "fórmula" plasmada en un documento de 400 páginas el pasado martes en Tel Aviv con el fin de resolver el conflicto.

Elaborado por equipos de expertos, antiguos negociadores y funcionarios, el informe incluye derechos del agua, planes de seguridad, el destino de los asentamientos de Israel en Cisjordania, una solución para Jerusalén y el papel de una fuerza multinacional.

El líder del equipo israelí, Gadi Baltiansky, declaró a swissinfo.ch que la coordinación del plan de los dos Estados no podría ser mejor, justo antes de la reunión anual de los líderes mundiales en la Asamblea General de Naciones Unidas de la próxima semana.

"Estamos probablemente en la víspera de la reanudación de las negociaciones entre Israel y los palestinos. La nueva administración estadounidense está centrada en cómo resolver el conflicto después de varios años en los que sólo lo ha administrado," según Baltiansky.

Nuevo estado

Para la Iniciativa de Ginebra, la paz estaría basada en la creación de un Estado palestino en la Franja de Gaza, el 98% de Cisjordania y los barrios árabes de Jerusalén.

El texto, que se ha preparado durante los dos últimos años, se basa en el resumen de 50 páginas del acuerdo de paz publicado en 2003 y conocido como el Acuerdo de Ginebra.

Suiza jugó un rol importante como facilitador financiero y logístico del acuerdo, que respalda con un millón de francos al año, según el enviado especial suizo en Oriente Medio, Jean-Daniel Ruch.

Ruch comentó a swissinfo.ch que Suiza ha ayudado a diseminar el plan desde junio y la ministra de Asuntos Exteriores, Micheline Calmy-Rey, entregó una copia de la iniciativa a su homóloga de Estados Unidos, Hillary Clinton, en julio. El gobierno de Egipto también lo recibió.

Ruch comparte el optimismo de Baltiansky, calificándolo como "el más detallado y exhaustivo acuerdo jamás elaborado. Ofrece soluciones muy concretas y prácticas a todas las cuestiones claves, como las fronteras, seguridad, Jerusalén o los refugiados".

Un portavoz del presidente de Israel, Shimon Peres, confirmó a swissinfo.ch que el encuentro se había mantenido con los representantes de la Iniciativa de Ginebra pero rehusó referirse al contenido del documento.

Y todavía no hubo ningún comentario de la Autoridad Palestina.

Prudencia

El silencio de ambos lados es un razón para la prudencia, indicó el experto sobre Oriente Medio, Riccardo Bocco, profesor del Instituto de Estudios Internacionales y de Desarrollo de Ginebra.

"Mi pregunta es ¿quiénes son los socios de Israel y Palestina para reanudar las conversaciones de paz? ¿Están los dirigentes de Hamás incluidos en estos debates o sólo Fatah? ¿Quién lo apoya dentro del gobierno de Israel?", declaró Bocco en entrevista con swissinfo.ch.

El experto también duda de si la iniciativa puede obtener el apoyo de los palestinos ya que –en su forma actual– carece de un plan detallado para resolver el problema de los refugiados. Asimismo expresó que el plan sería muy costoso de poner en práctica.

Sin embargo, Bocco comentó que el "enfoque participativo" del plan es extremadamente importante, ya que desde el principio, los iniciadores del acuerdo de paz tienen en cuenta las opiniones de los israelíes y palestinos corrientes.

Las propuestas fueron hechas públicas justo antes del final de otra ronda de conversaciones entre los gobiernos de Estados Unidos e Israel acerca de un acuerdo congelado sobre Cisjordania. No hubo una señal de un acuerdo.

"Dos capitales"

Bocco comentó que será crucial para los americanos conseguir el compromiso de los israelíes, si la administración Obama quiere convertirse en un socio creíble para los palestinos.

Si las conversaciones de paz se reanudan, los participantes en la Iniciativa de Ginebra creen que van a proporcionar una guía fiable de cómo abordar los problemas.

"Muestra cómo Jerusalén puede ser la capital de dos Estados, cómo responder a las necesidades de seguridad de Israel o a los intereses vitales del Estado de Palestina. Muestra el papel exacto de la comunidad internacional," señaló Baltiansky.

Los arquitectos de este modelo de paz esperan que su visión detallada del futuro, completada con mapas, horarios y organigramas, ahorrará tiempo a los negociadores oficiales y les ayudará en su difícil labor.

Clare O'Dea y Dale Bechtel, swissinfo.ch
(Adaptación: Iván Turmo)

Un modelo para la paz

Para la Iniciativa de Ginebra, la paz estaría basada en la creación de un Estado palestino en Gaza, el 98% de Cisjordania y los barrios árabes de Jerusalén.

Los grandes bloques de asentamientos judíos en torno a Jerusalén permanecerían bajo soberanía israelí, por lo que los palestinos recibirían una compensación equivalente en territorio israelí al sudoeste de Cisjordania y al este de Gaza.

La parte oriental de la ciudad santa sería la capital palestina, mientras que la occidental, más los asentamientos y el barrio judío de la ciudad vieja, quedaría como capital de Israel, con ambas mitades separadas por una barrera.

Dos tercios de los colonos judíos podrían permanecer en Cisjordania, lo que supondría el desplazamiento, bien con incentivos económicos, bien forzoso, de unas 100.000 personas.

Gaza y Cisjordania, separadas geográficamente por el Estado judío, estarían comunicadas por un corredor que estaría bajo soberanía israelí y administración palestina.

El proceso estaría vigilada por un "Grupo de Implementación y Verificación", que contaría con una "fuerza militar multinacional" y estaría integrado por representantes de "EEUU, la Federación Rusa, la Unión Europa, Naciones Unidas y otras partes, tanto regionales como internacionales, que acordasen las partes".

El plan no aporta, sin embargo, una solución clara a uno de los temas más controvertidos: la suerte de los refugiados palestinos que huyeron o fueron expulsados de sus hogares por las milicias judías entre 1947 y 1949 y que, con sus descendientes, suman entre cuatro y siete millones, según los distintos cálculos.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes