Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Hay que compatibilizar globalización y democracia"

Daniel Ordas, por el voto de los extranjeros.

(swissinfo.ch)

El derecho de voto para los extranjeros con residencia permanente en Basilea se somete a votación popular el 26 de septiembre. Una de los personas en el origen de esta iniciativa es el abogado hispano suizo Daniel Ordás, quien explica la situación del colectivo extranjero en una charla exclusiva con swissinfo.ch

Daniel Ordás es abogado, hijo de emigrantes asturianos llegados a Suiza, como tantos otros miles, en los años 60. Entrevista.

swissinfo.ch: ¿Podemos comenzar explicando cuál es su propuesta?

Daniel Ordás: Hemos lanzado una iniciativa popular que pretende dar el derecho de voto cantonal a los extranjeros con residencia permanente en Basilea. La votación tendrá lugar el 26 de septiembre próximo.

swissinfo.ch: ¿Quién está detrás de la propuesta?

La iniciativa surge de un grupo de ciudadanos entre los que se cuentan socialistas, verdes, radicales del FDP y movimientos cristianos. Consideramos equivocado que los residentes que no gozan de ciudadanía suiza no puedan votar. Al fin y al cabo, la nacionalidad es fruto de un azar, y no de un mérito.

swissinfo.ch: ¿Qué requisitos deben cumplir estos extranjeros?

D.O.: Llevar más de 5 años de residencia permanente en Basilea y estar en posesión de un Permiso ‘C’ (nda: permiso de establecimiento indefinido). Igualmente queremos que puedan acceder al voto activo. Es decir, que puedan elegir y ser elegidos.

swissinfo.ch: ¿Cómo difunden su iniciativa?

D.O.: Hemos lanzado una plataforma en Internet, generado encuentros y comidas populares en las calles de Basilea e incluso creado una página en Facebook, que ya cuenta con más de 1600 miembros. Lo que a escala política local es enorme.

swissinfo.ch: ¿Por qué se ha implicado tanto en este proyecto?

D.O.: ¡Porque creo que el voto municipal y cantonal es vital! La persona debe decidir sobre las cosas que le afectan de una manera directa. Un ejecutivo extranjero de una multinacional puede decidir cambios que afectan a toda la ciudad…¡pero no puede decidir sobre el alumbrado de su calle! Es una situación muy paradójica…

swissinfo.ch: ¿Puede hacerse una “radiografía” social de Basilea?

D.O.: Es una ciudad de 150.000 habitantes, de los cuales casi un tercio son extranjeros. De ellos, 26.000 están en posesión de un Permiso ‘C’ de residencia permanente, o sea que podrían acceder al voto cantonal si triunfa nuestra iniciativa.

swissinfo.ch: ¿Y qué hay de los españoles y latinoamericanos?

D.O.: Hay unos 2600 ciudadanos españoles residentes permanentes, sobre un total de unos 100.000 en toda Suiza. En su gran mayoría, emigrantes de larga data. En cuanto a los latinoamericanos, no tenemos cifras precisas. Aunque le puedo asegurar que en Basilea hay muchos menos clandestinos que en una ciudad como Ginebra.
Respecto a la nacionalidad, quisiera aclarar que la inmensa mayoría de inmigrantes españoles y portugueses no han adquirido la nacionalidad suiza. En general vinieron como trabajadores invitados y con una mentalidad provisional. Suiza sólo era una etapa antes de volver al país de origen a comprar una casa o montar un negocio. Piense además que Suiza no admitió la doble nacionalidad hasta 1985.

swissinfo.ch: ¿Cuáles han sido las reacciones ante su iniciativa?

D.O.: El Gobierno de Basilea ha lanzado una contrapropuesta que propone dar el voto cantonal a los extranjeros con Permiso ‘C’ y 10 años de residencia. Por su parte, la derecha nacionalista plantea el peligro de permitir que los extranjeros puedan tomar decisiones que afecten a la vida de Basilea. Según el SVP/UDC (Unión Democrática del Centro/derecha conservadora) sólo aquella persona que se nacionaliza y asume los derechos y deberes de un ciudadano suizo tiene derecho a ejercer el voto.

swissinfo.ch: ¿En Basilea no habría conflictos sociales o de integración?

D.O.: Aquí, en general, las minorías están bien integradas. Se sorprendería de ver la cantidad de jóvenes de origen kurdo con estudios universitarios. De hecho, los kurdos tienen 6 diputados en el Parlamento regional, lo que es algo casi sin precedentes.

swissinfo.ch: ¿La izquierda clásica no cae a menudo en algo que los observadores críticos denominan “angelismo” respecto a la cuestión de la inmigración?

D.O.: Durante demasiado tiempo, la clase política reaccionó ante los conflictos ocultando realidades. Han actuado como si el mundo fuera un lugar perfecto en el que todo el mundo es bueno. Pero no nos confundamos: la mayor parte de problemas surgen de condiciones sociales y económicas difíciles.
También hay que decir que la inmigración ha cambiado mucho en nuestros días. Ahora ya no es como el emigrante que iba a Argentina sabiendo que nunca podría volver a España. Hoy el inmigrante puede pasar cinco años en un país, cinco en otro y volver a su país de origen. Es un cambio respecto al modelo de inmigración histórica. Ahora el desafío consiste en compatibilizar esta globalización con más democracia.

swissinfo.ch: Usted tiene una visión particular de la ideología de los inmigrantes.

D.O.: Sí, pues creo que es un error de la derecha pensar que los inmigrantes son necesariamente partidarios de la izquierda. ¡Al contrario! Suelen tener un profundo espíritu empresarial y de iniciativa privada. Buscan la prosperidad, que es una idea más cercana a la derecha burguesa que a la izquierda clásica.

swissinfo.ch: ¿Sólo Suiza es responsable de los problemas?

D.O.: No. El problema de la mala integración tiene dos caras. Suiza sólo veía al inmigrante como material de recambio. Como piezas de una maquinaria. Y los extranjeros sólo querían dinero para poder volver a su lugar de origen. Yo les llamo “la generación perdida”, pues en el fondo ni estaban aquí ni estaban allí.

swissinfo.ch: ¿Un extranjero debe hablar la lengua nacional?

D.O.: Por supuesto que sí. Yo creo que no se debe tolerar una sociedad paralela. Todo el que llega a Basilea debe aprender alemán desde el primer día y considerarse como parte de esta ciudad. Aunque sólo vaya a quedarse unos pocos años. Sólo así es posible evitar la creación de los guetos y perpetuar los problemas de los años 60.

swissinfo.ch: ¿Cree que su iniciativa tiene alguna posibilidad de ganar?

D.O.: Ninguna. De hecho, si obtenemos un apoyo cercano al 30 % será ya un triunfo.

Basilea

Existen datos históricos de Basilea desde el año 500 de nuestra era.
Es una de las principales ciudades de Suiza, junto con Zúrich y Ginebra.
Es la “capital mundial” de la industria químico farmacéutica, donde tienen su sede colosos como Roche o Novartis
En Basilea viven 150.000 personas, de las cuales un tercio son de origen extranjero.
De estos extranjeros, 26.000 están en posesión de un Permiso ‘C’ de residencia permanente. Un 10 % (aproximadamente 2.500) son españoles.
No hay estadísticas fiables de la presencia de ciudadanos latinoamericanos.

Fin del recuadro

Daniel Ordás

Nació en Basilea en 1974 en el seno de una familia de emigrantes asturianos. Estudió Derecho en la Universidad de Basilea y ejerce actualmente en el bufete Trias.
Daniel Ordás trabajó durante muchos años en el sector privado y en organizaciones no gubernamentales.
Sus campos de trabajo son el Derecho Civil, Comercial y de Marcas.
Es presidente de la Asociación de Empresarios Españoles de Suiza.
Es miembro del Partido Socialista de Suiza. Está casado y tiene tres hijos.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×