“Los roma se han convertido en punto de mira ideal”

El área de recepción de Wileroltigen se situará aproximadamente a 1 km del pueblo, justo al lado de la autopista. Hoy en Suiza solamente hay dos lugares fijos para las personas europeas de viaje: en los cantones de Friburgo y de los Grisones. © Keystone / Thomas Delley

Los ciudadanos berneses votan el 9 de febrero la creación de un área de recepción para personas itinerantes. Un proyecto puesto en entredicho que destaca el sentimiento antigitano todavía muy presente en Suiza y en la Unión Europea. Entrevista con Samuel Delépine, especialista en comunidades gitanas.

Este contenido fue publicado el 28 enero 2020 - 11:00

La creación de un área de recepción para personas de viaje o itinerantes crea tensiones en el cantón de Berna. Los ciudadanos deben votar el 9 de febrero sobre un crédito de 3,3 millones de francos para la disposición de esa plaza, ubicada justo al lado de la carretera, cerca del pueblo de Wileroltigen.

El sitio podría recibir hasta 36 caravanas de personas europeas de viaje que vienen a trabajar a Suiza durante el verano. Este proyecto es combatido por las autoridades municipales, así como por los jóvenes de la UDC (Unión Democrática de Centro/derecha conservadora) del cantón de Berna, que lanzaron el referéndum.

Escasez de lugares

Las comunidades itinerantes tienen dificultades en Suiza, porque el número de áreas de recepción es en gran medida insuficiente. Esta situación provoca conflictos con la población local y entre los diferentes grupos de personas de viaje. Los cantones están legalmente obligados a proporcionar espacios, pero los proyectos a menudo se enfrentan a la feroz oposición de los municipios y de sus habitantes.

El caso Wileroltigen ilustra el racismo de la población suiza contra las minorías roma, yenish y manouche, estima la Sociedad para los Pueblos Amenazados, que denuncia el antigitanismo persistente y estructural. Los jóvenes de la UDC del cantón de Berna fueron condenados por discriminación racial tras publicar una caricatura en las redes sociales. La imagen mostraba a un hombre suizo cubriéndose la nariz junto a caravanas llenas de basura, con un pequeño hombre moreno en el fondo haciendo sus necesidades en un campo. Los acusados apelaron ante el Tribunal Federal.

End of insertion

 El antigitanismo es un tema de especial preocupación para el Consejo de Europa. Este último ha establecido varios programas para luchar contra la discriminación de los roma y las personas de viaje en los distintos países de la Unión Europea. Samuel Delépine es profesor de la Universidad de Angers, Francia. En particular, escribió un artículo que establece el vínculo entre el aumento del populismo en ciertos países europeos y el aumento del antigitanismo.

swissinfo.ch: Cuando hoy hablamos de antigitanismo, ¿qué significa?

Samuel Delépine: El rechazo de aquellos a los que se denomina gitanos es lamentablemente histórico. Estas poblaciones tienen un pasado muy doloroso en Europa, especialmente con su exterminio durante la Segunda Guerra Mundial. Todavía hay actualmente un racismo puro y duro, pero también es un tema que ha evolucionado con el tiempo.


Samuel Delépine es profesor de geografía social en la Universidad de Angers, Francia. Es autor del 'Atlas de los Gitanos' publicado por la editorial Autrement. Université d'Angers

El antigitanismo es un término de principios de la década del 2000, que surgió en particular en el Consejo de Europa. Al igual que el antisemitismo, describe el rechazo de una población por lo que es. Se trata de una palabra vinculada con la identificación por parte de las autoridades europeas de una minoría unida y homogénea en toda Europa, pero el fenómeno en sí es más antiguo.

swissinfo.ch: ¿Entonces la Unión Europea se interesó en esta población roma e itinerante y creó una categoría?

S.D.: El proceso de categorización evolucionó durante el siglo XX. Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis no se preocuparon demasiado por la diversificación de las poblaciones: querían eliminar a los Zigeuner (gitanos). Hoy, las intenciones son bastante diferentes, pero seguimos en un proceso de categorización que consiste en identificar una minoría étnica europea. Es un error desde mi punto de vista.

Esto ciertamente permite financiar ciertos programas en los campos de la educación, la vivienda o el empleo, pero sobre todo facilita la identificación de una minoría en particular y alimenta el antigitanismo.

Obviamente, no es culpa de la Unión Europea si hay antigitanismo, pero el hecho de haber creado una categoría única hace que sea muy fácil identificar una población objetivo para populistas, nacionalistas, etc.

swissinfo.ch: Sin embargo, el objetivo básico era ayudar a estas poblaciones donde sufrían discriminación. ¿Cree que esto no tuvo el efecto deseado?

S.D.: Los objetivos eran y siguen siendo muy loables, pero esto ha tenido efectos perversos. A nivel local, especialmente en Europa Central y Oriental, el hecho de llevar a cabo proyectos específicamente para los roma podría haber causado rechazo: ¿por qué ellos y no nosotros? Y los roma en este contexto han servido como objetivos para los populistas, que rechazan la institución que es la Unión Europea y las comunidades que apoya y financia.

Los roma se han convertido en la población punto de mira ideal, una especie de enemigo interno, una amenaza, ese otro que no es “como nosotros”. Incluso si hoy, en muchos discursos populistas, el gitano ha sido reemplazado por otra figura de rechazo: el migrante, especialmente el musulmán. Sin embargo, el antigitanismo no se ha debilitado entre las poblaciones de muchos países europeos.

swissinfo.ch: La Unión Europea utiliza mucho los términos roma y personas de viaje. Usted dice que no hay una minoría étnica unida. Entonces, ¿qué poblaciones pueden ser concernidas por esta designación?

“Los roma se han convertido en la población punto de mira ideal, una especie de enemigo desde el interior, una amenaza, ese otro que no es “como nosotros””.

End of insertion

S.D.: No digo que no haya características comunes, hay puentes entre estas comunidades. Pero son sobre todo las poblaciones que las han acogido las que les atribuyeron estos calificativos. Hoy, entre un gitano en Andalucía, un roma kosovar o un manouche en Bretaña, no afirmo que no haya puntos en común, pero finalmente, decir que todas estas personas constituyen una minoría me parece un error.

Podemos entender que una institución supranacional necesita esto para actuar, que no pueda lograr sus objetivos si considera grupo por grupo, pero la otra cara de la moneda es el aumento del antigitanismo.

swissinfo.ch: A menudo usamos los términos roma y personas de viaje, ¿eso también es discutible?

S.D.: Ese es el primer error. En toda Europa, las comunidades itinerantes son realmente una minoría. Las personas de viaje rumanas no existen, por ejemplo. La expresión es utilizada en Suiza, Francia o Bélgica. En Francia, las personas de viaje constituyen una categoría administrativa que en realidad es una categoría étnica que no señala su nombre. Esto crea mucha confusión, porque, aunque la histórica ley de 1969 sobre ese estatuto fue derogada, la categoría permanece.

Contenido externo

swissinfo.ch: Usted es muy escéptico con la etnicización de estas poblaciones. ¿Qué enfoque cree que debería ser favorecido?

S.D.: Al estudiar este tema durante años, tengo la impresión de que este velo étnico, esta representación primaria, actúa como conocimiento e incluso llega a influir en la política. Por lo tanto, ignoramos lo que se relaciona con los problemas sociales.

“La etnicización permanente no permite lograr una transformación social”

End of insertion

La cuestión cultural y étnica existe, no debe dejarse de lado. El problema es que lo alimentamos. No se trata de ignorar las categorizaciones ni las particularidades culturales, pero en un momento dado estas cuestiones son cuestiones sociales: desempleo, acceso a la educación, calificación profesional, acceso a la atención médica. La etnicización permanente no permite lograr una transformación social.

swissinfo.ch: ¿Francia carece de áreas de recepción para las personas de viaje, como es el caso de Suiza?

Los departamentos deben elaborar un esquema para acogerlas, con determinado número de lugares y una tasa de ocupación que es verificada. Sin embargo, hay grandes disparidades entre las regiones.

Pero hoy, la creación de áreas es solo una solución entre otras, porque la mayoría de las personas de viaje tienen actividades itinerantes que disminuyen. La cuestión más importante es la de la instalación en el territorio de las personas que tienen un hábitat móvil, por lo que estamos completamente fuera de la categoría étnica. Se trata de personas que viven en caravanas, pero también en yurtas o en hogares móviles.

¿El código de urbanismo está adaptado hoy en Francia para que estas poblaciones puedan establecerse fuera de las áreas de recepción? Esto se convierte en una verdadera cuestión de urbanismo y de hábitat.

Contenido externo

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo