Navigation

Prensa suiza: el asalto al Capitolio es vergonzoso e impactante

Partidarios de Donald Trump toman por asalto la sede del Capitolio el 6 de enero. Copyright 2020 The Associated Press. All Rights Reserved

El día después de que los partidarios del presidente estadounidense Donald Trump irrumpieran en el Capitolio, los periódicos suizos son unánimes en afirmar que es uno de los días más oscuros para la democracia estadounidense. Un periódico pide que Trump sea sacado de la Casa Blanca "esposado".

Este contenido fue publicado el 07 enero 2021 - 12:13

“El 6 de enero de 2021 pasará a la historia de EE UU”, anotó el Blick. “Ayer el mundo vio a Washington en shock: vio a los partidarios del presidente en ejercicio de los EE UU, Donald Trump, asaltar el venerable Capitolio, miembros del Congreso huyendo, guardias de seguridad con armas desenfundadas en el Senado. Uno de los edificios más seguros del mundo, repentinamente capturado por una turba furiosa. Fue una locura total - y todo en el corazón de la democracia más antigua del mundo”.

La policía informó que cuatro personas murieron durante el caos -una por heridas de bala y tres por emergencias médicas-, y que 52 personas fueron arrestadas.

Asalto al Capitolio

Cientos de partidarios del presidente Donald Trump irrumpieron en el Capitolio de EE UU el miércoles (06.01) en un intento de anular su derrota electoral, luchando contra la policía en los pasillos y retrasando durante horas la certificación de la victoria del presidente electo Joe Biden.

En el asalto más grave al símbolo de la democracia estadounidense en más de 200 años, los alborotadores se abrieron paso a través de barricadas de seguridad metálicas, rompieron ventanas y escalaron paredes para entrar en el Capitolio.

 La policía dijo que cuatro personas murieron durante el caos, una por heridas de bala y tres por emergencias médicas, y que 52 personas fueron arrestadas.

Algunos asediaron la cámara de la Cámara de Representantes mientras los legisladores estaban dentro, golpeando sus puertas y forzando la suspensión del debate sobre la certificación de las elecciones. Los oficiales de seguridad apilaron muebles contra la puerta de la cámara y empuñaron sus pistolas antes de ayudar a los legisladores y a otras personas a escapar.

 La policía luchó durante más de tres horas después de la invasión para despejar el Capitolio de los partidarios de Trump antes de declarar el edificio seguro poco después de las 17:30 (hora local).

 El asalto al Capitolio fue la culminación de meses de retórica divisiva y creciente en torno a las elecciones del 3 de noviembre, con Trump haciendo repetidamente afirmaciones falsas de que la votación estaba amañada e instando a sus partidarios a ayudarle a anular su derrota.

 El caos se desató después de que Trump - que antes de las elecciones se negó a comprometerse a una transferencia pacífica del poder si perdía - se dirigió a miles de partidarios cerca de la Casa Blanca y les dijo que marcharan hacia el Capitolio para expresar su enojo por el proceso de votación.

Les pidió que presionaran a los legisladores para que rechazaran los resultados, instándoles a "luchar". El día después del violento disturbio, el presidente Trump anunció que respetaría los resultados y procedería a una transferencia ordenada del poder.

End of insertion

Para el Tages-Anzeiger, diario editado en Zúrich, “La democracia de Estados Unidos se ha hundido hasta su punto más bajo hasta ahora”. 

“Estados Unidos ha caído en la anarquía”, escribió en su editorial. “Donald Trump, que desprecia el país y sus leyes, ha azuzado a las masas y ha llamado a una tormenta en el Capitolio. Finalmente se ha llegado al punto en que este hombre debe rendir cuentas. Se burla de los EE UU, destruye la democracia, llama a un golpe de Estado. En cualquier otra democracia del mundo esto sería considerado un intento de golpe de Estado. Trump debe pagar por ello”.

Agentes de la Policía del Capitolio intentan evitar el paso de los manifestantes al interior del recinto Copyright 2020 The Associated Press. All Rights Reserved

Los espectadores de televisión y los usuarios de los medios sociales de todo el mundo vieron extraordinarias imágenes de armas empuñadas en la Cámara de Representantes y de combates cuerpo a cuerpo con la policía, mientras las turbas ocupaban algunos de los espacios más sagrados de la democracia estadounidense. 

Reacciones del Gobierno suizo

Las autoridades suizas lamentaron el asalto del Congreso estadounidense.

El presidente, Guy Parmelin, escribió en un tuit que el Gobierno suizo estaba consternado por los acontecimientos que provocaron la muerte de varias personas.

Subrayó su confianza en la fuerza de las instituciones estadounidenses y en una transferencia pacífica del poder de acuerdo con la Constitución. “La democracia estadounidense es valiosa para nuestro país porque compartimos los mismos valores”.

Por su parte, el ministro de Exteriores, Ignazio Cassis, condenó la violencia. “La libertad, la democracia y la cohesión nacional son bienes de gran valor, deben ser apreciados”, tuiteó. “Condeno cualquier ataque en su contra”.

End of insertion

 “Estas imágenes de vergüenza se grabarán en la memoria colectiva de los EE UU”, subrayó el Tages-Anzeiger. “Desde la Guerra Civil este país ha estado muy unido en su orgullo por los templos de la democracia, en los símbolos de su orden constitucional, en el conjunto emocionalmente cargado de la capital que proporcionó el telón de fondo para una religión de Estado a la que todos podían someterse. Ahora la iglesia ha sido profanada - eso herirá a la mayoría de los estadounidenses en lo profundo de sus corazones”.

En cuanto al futuro, el periódico consideró que los Estados Unidos se enfrentarán a un “intenso proceso de autodepuración”.

“Si hay un aspecto positivo en el asalto al Congreso, es que quienquiera que siga con la locura de Trump, ahora se hundirá con él. En ese sentido, los manifestantes no solamente persiguieron a los miembros del Congreso, sino que también expulsaron a Trump de la Casa Blanca. Ese fue el día en que terminó su mandato. Debería ser sacado con esposas”.

“Locura destructiva”

Al coincidir en lo anterior el diario Le Temps, de expresión francesa, señaló que mantener a Trump en el poder “sería criminal”.

“Alimentó [a los alborotadores] con odio, atizado con mentiras, luego, como un Nerón moderno, se plantó como un simple espectador de su locura destructiva con un último discurso agresivo, como un fusible encendiendo una bomba. ¿Cómo podemos seguir negando que representa un peligro para la democracia?"

Partidarios de Trump al interior del Capitolio. Keystone / Jim Lo Scalzo

Las cicatrices del 6 de enero de 2021 serán profundas y duraderas, anotó el cotidiano.

“El legado de Donald Trump es haber dividido aún más a una nación polarizada presionando por actos de insurrección. Gracias a la doble elección senatorial en Georgia, que resultó en la victoria de los dos candidatos de su partido, Joe Biden puede contar ahora con dos cámaras con mayoría demócrata. Pero muy pronto tendrá que afrontar una tarea que hoy parece imposible: reconciliar dos campos que parecen separados por todo”.

Prevalece una “democracia que funciona”

 El Neue Zürcher Zeitung (NZZ) fue un poco menos pesimista. “La pérdida de control en el Capitolio es una señal de advertencia, pero no la desaparición de la democracia estadounidense”, escribió.

“Las escenas que vimos desde el Capitolio en las últimas horas son inquietantes, impactantes, históricas. Los periodistas y más tarde el presidente electo Joe Biden, no dejaron de repetir que tales escenas a veces se reportan desde países en desarrollo, pero no desde los EE UU, el modelo a seguir, el guardián de la democracia en el mundo moderno”.

Pero “a pesar de todo el horror” es necesario mantener las cosas en perspectiva, asentó para recordar que Joe Biden tomará posesión el 20 de enero como el 46º presidente de los Estados Unidos. “Los EE UU siguen siendo una democracia que funciona y que respeta la voluntad de los votantes”.

El NZZ admitió que las escenas del Capitolio fueron un “escándalo”, “pero no reflejan tanto el estado de los EE UU como el estado de su presidente". Fueron unos miles de extremistas, no millones, los que ocuparon el Congreso el miércoles”.

Sin embargo, reconoció que Trump no desaparecerá simplemente del gran escenario político. 

“Unas 74 millones personas, cantidad enorme para un candidato perdedor, acaban de votar por él. El reto de los republicanos y los demócratas en los próximos años será distanciarse de la esfera de influencia de Trump y de los elementos extremistas de sus partidarios, pero conservando la gran mayoría de su base de votantes, millones de ciudadanos estadounidenses comunes. Lograrlo no será fácil”.

Traducido del inglés por Marcela Águila Rubín

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.