Navigation

Asunto Gaddafi: la solidaridad crítica de Europa

Según el jefe de la diplomacia austríaca Michael Spindelegger, la UE ha mostrado a Trípoli una "importante señal de solidaridad" con Suiza. Reuters

Los países de la Unión Europea (UE) mostraron el lunes su solidaridad con Suiza en el caso Gaddafi, lo que quizás le ha evitado lo peor: un ataque de su embajada en Trípoli por la soldadesca libia. Algunos de ellos no escatimaron críticas contra Berna.

Este contenido fue publicado el 23 febrero 2010 - 13:42

El ministro austríaco de Asuntos Exteriores, Michael Spindelegger, dijo el lunes, tras una reunión de jefes de la diplomacia de la UE que el domingo por la tarde Libia estaba dispuesta a tomar por asalto la embajada de Suiza en Trípoli.

Gracias a la intervención de varios Estados miembros de la UE (España, Francia, Alemania, Austria, Polonia, Gran Bretaña y los Países Bajos), que a toda prisa enviaron a sus embajadores desde la noche del domingo y la mañana del lunes, Trípoli no cumplió su amenaza, aseguró Viena.

‘Memorando de Entendimiento’

Es una expresión de la “solidaridad” que la UE ha mostrado a Berna, en el caso Gaddafi, luego de que éste adquirió una dimensión europea. España, que actualmente ocupa la presidencia del club de la comunidad, y Alemania, insistieron el lunes en los esfuerzos que han realizado – todavía hubo negociaciones en Berlín este fin de semana - para encontrar una solución diplomática a la crisis.

En este contexto, el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, entregó a sus homólogos europeos un proyecto de ‘Memorando de Entendimiento’ (MOU), con fecha del 18 de febrero, que no ha sido firmado.

Los miembros de la nomenclatura Libia

La disputa entre Suiza y Libia se "europeizó" luego de que Trípoli anunciara el 14 de febrero su intención de prohibir la entrada en su territorio a nacionales de todos los países miembros del espacio Schengen, incluidos los que ya tenían un visado en buena y debida forma en ese momento. De hecho, dijo un diplomático, Libia filtró sobre todo las llegadas de hombres de negocios.

Trípoli respondía así a las medidas adoptadas por Suiza en el otoño de 2009, contra cientos de libios a los que negó el derecho de circular en el espacio Schengen.

Por una parte, Berna introdujo en el Sistema de Información de Schengen, los nombres de unos 150 miembros de la nomenclatura libia que considera que representan una amenaza para el orden público. Por otra, aplica un procedimiento, conocido como la consulta, que le permitió oponerse a la concesión por parte de sus socios europeos de visados válidos para toda la zona Schengen a otros 270 libios en 2009. Se les concedió sólo “visados de territorialidad limitada”- la del país que los concedió.

¿Suiza abuso de la política de Schengen?

Malta e Italia, que tienen importantes intereses económicos que defender en Libia, reiteraron el lunes las críticas que les había inspirado la forma de proceder de Suiza. Acusan al país alpino de haber abusado políticamente del sistema de Schengen para resolver un conflicto puramente bilateral.

Alemania y Francia, por el contrario, tomaron la defensa de Berna: "La suerte de los ciudadanos suizos en Libia merece que mostremos nuestra solidaridad (con Berna)”, comentó el Secretario de Estado alemán de Exteriores, Werner Hoyer. "No puedo poner en pie de igualdad a un país democrático y un país que no lo es”, destacó a su vez su homólogo francés, Pierre Lellouche.

Revisión en perspectiva

Todos estuvieron de acuerdo, no obstante, para reconocer que antes de crear su “lista negra”, Suiza habría hecho mejor en buscar el consentimiento de los demás países de la zona Schengen - se quejan de que sólo fueron informados de la decisión unilateral de Berna.

En este contexto, anunció la nueva jefe de la diplomacia europea, la británica Catherine Ashton, los Estados miembros del espacio Schengen, discutirán desde este jueves la cuestión de una posible revisión de las normas para su concesión - y el rechazo - de visados.

Tanguy Verhoosel, Bruselas, swissinfo.ch
(Traducción: Marcela Águila Rubín)

Rehenes suizos

Los dos ciudadanos suizos retenidos en Libia desde hace 19 meses abandonaron este lunes (22.02.) la embajada suiza en Trípoli.

Rachid Hamdani obtuvo un visado y salió del país rumbo a Túnez. Mientras que su compañero, Max Göldi, fue trasladado a una prisión libia, donde cumplirá una pena de cuatro meses por infringir las leyes migratorias del país.

Los dos suizos fueron detenidos en julio de 2008 por el régimen libio en represalia por la detención en Ginebra de Hannibal Gaddafi, hijo del líder libio, y su esposa.

End of insertion

EL COMPROMISO QUE NACIO MUERTO

Compromiso. Bajo los auspicios de España, un compromiso destinado a poner fin a la crisis entre Libia y Suiza se negoció el 18 de febrero en Madrid. Al parecer, el ‘hermano guía’, Muammar Gaddafi, se opuso a su firma.

1er tiempo. En un primer tiempo, en el ‘Memorándum de Entendimiento’ (MOU), que nació muerto, Suiza habría suprimido su “lista negra” y se había comprometido a no oponerse “sistemáticamente” a la concesión de visados Schengen a los libios. Libia, por su parte, habría liberado Max Göldi y a Rachid Hamdani, que podría dejar el territorio libio.

2º tiempo. En segundo lugar, Trípoli y Berna habrían levantado "todas las demás restricciones en vigor desde el 15 de julio de 2008” y confiado al gobierno alemán la presidencia de un comité de arbitraje sobre el "incidente", que tuvo lugar el día de la detención de Hannibal Gaddafi, en Ginebra.

3er tiempo. En tercer lugar, Suiza habría expresado su "sincero pesar" tras la publicación de las fotos de Annibal Gaddafi, en la ‘Tribune de Genève ‘, el 4 de septiembre. De acuerdo con un calendario preciso, se comprometería a buscar, enjuiciar y castigar penal y financieramente a los autores de la fuga de la información gráfica.

España. Por último, España se habría encargado de supervisar la correcta aplicación del Memorando de Entendimiento.

Tanguy Verhoosel (Bruselas)

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.