Navigation

Una caricia infantil en la soledad de los abuelos

Los abuelos contribuyen de manera importante en el cuidado de los niños. Keystone / Martin Ruetschi

“Las personas mayores sufren ya enormemente como para todavía privarlos de abrazar a sus nietos cuando se ha podido establecer que los pequeños no representan un peligro para ellos”, señaló este lunes Daniel Koch, delegado del Gobierno suizo para la gestión del coronavirus.

Este contenido fue publicado el 27 abril 2020 - 15:47


Contenido externo

“Los abuelos pueden abrazar a sus nietos”, subrayó el responsable de Epidemiología de la Oficina Federal de Salud Pública (OFSP). “Muchos abuelos viven para sus nietos”, enfatizó.

Sin embargo, advirtió categórico: no es el momento de que las personas mayores se hagan cargo de los menores.

El cuidado regular de los niños conduciría a una mezcla de generaciones que resultaría peligrosa para las personas mayores, puntualizó Koch. “Los padres que llevan y recogen a los chicos son los que conllevan el riesgo de contagio para los mayores”.

En conferencia de prensa en el primer día de la fase inicial de desconfinamiento, el ‘Señor Coronavirus’ de Suiza explicó que a lo largo de la pandemia ha podido establecerse claramente que los niños no son vectores de la COVID-19.

Por ello, si antes se desaconsejaba que entraran en contacto con las personas mayores (entre las más vulnerables junto con aquellos con problemas severos de salud), ahora se afirma que los abuelos pueden abrazar a los pequeños.

“Y para las personas mayores es importante que lo hagan. Ya sufren enormemente de su aislamiento para prohibirles también tocar a los niños cuando no representan ningún peligro para ellos”, subrayó.

En el encuentro con la prensa, el doctor Koch se refirió igualmente al proceso de desconfinamiento que empezó este lunes con la apertura de algunos servicios y comercios, amén de la reanudación total de la actividad en los hospitales. Recordó que es un proceso gradual que tiene en cuenta la evolución de la situación sanitaria en el país.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.