Los cuarteles convertidos en “pequeñas ciudades”


Este contenido fue publicado el 04 abril 2020 - 16:58
Una pausa en medio de los ejercicios de entrenamiento previos al despliegue de militares en hospitales públicos. 21.03. 20 (Keystone / Jean-christophe Bott) Keystone / Jean-christophe Bott


Un total de 4 900 soldados han sido movilizados por el ejército para ayudar a combatir el coronavirus. De los 4 000 soldados disponibles para misiones de salud, 1 300 están en actividad, el resto espera su misión, informó el brigadier Reynado Droz en conferencia de prensa este sábado.

Precisó que hasta esta fecha 759 soldados se encuentran cuarentena, 33 en aislamiento y 164 han dado positivo al COVID-19. “Todavía es demasiado, pero los números decrecientes son tranquilizadores”, subrayó.

Contenido externo

Cabe recordar que el Ejército ha puesto a disposición un total de 8 000 elementos para el combate a la pandemia del coronavirus. Los efectivos desplegados contribuyen en hospitales, con la policía y la guardia fronteriza.

Además, como puntualizó Droz, el plan de servicio del Ejército se ha modificado drásticamente con lo que 59 cuerpos de tropa, es decir, 60 000 efectivos (de un total de 100 000) se mantienen en reserva para apoyar el compromiso militar contra el COVID-19.

Para ello, habrá elementos que no harán servicio, otros que lo hará solamente seis semanas, algunos que seguirán cursos de mando y estarán de guardia durante seis semanas. “Es decir, diferentes niveles de preparación para mantener libertad de maniobra”.

Droz se refirió igualmente a la vida en los cuarteles. “Se han convertido en pequeñas ciudades en la que uno vive y se recupera, no hay mucha alegría ni se comparte mucho, pero sí hay muchas preocupaciones”. Por ello, indicó que especialistas, como capellanes y psicopedagogos atienden y escuchan a los soldados.

Habló también de la espera a la que los soldados tienen que someterse. “Hay 1 300 soldados en actividad y muchos otros esperan una misión. No están aún en la maniobra”, lo que tampoco es nada alegre.

El brigadier se refirió igualmente a los descansos para los miembros del ejército. Precisó que desde el 1º. de abril han sido autorizados permisos individuales por razones familiares, profesionales, de estudios o en caso de fuerza mayor.

Y, en caso de que la situación lo permita, serán reabiertos los descansos generales por pequeños grupos y de manera organizada de tal manera que cada militar pueda gozar de al menos dos días libres cada dos semanas para recuperarse.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo