Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Crisis humanitaria en Irak El pluralismo religioso en Medio Oriente, en grave peligro

Por , Ginebra


Los cristianos y otras minoría de Irak son víctimas de persecuciones por parte de los yihadistas sunnitas. 

Los cristianos y otras minoría de Irak son víctimas de persecuciones por parte de los yihadistas sunnitas. 

(Reuters)

Más de un millón de personas han tenido que huir de Irak. El Consejo Ecuménico de Iglesias, desde Ginebra, solicita de modo urgente asistencia humanitaria a los perseguidos por los extremistas islámicos.


Más de un millón de personas, miembros de minorías religiosas en ese país, se han visto forzados a abandonar sus hogares en Irak. Los cristianos de Mosul, desde 2003 y tras el fin del régimen de Saddam Hussein, se han enfrentado a la violencia del grupo denominado 'Estado Islámico' (EI), conformado por un grupo radical yihadista sunnita. De los 1,5 millones de cristianos que se encontraban en territorio iraquí hace once años, solo permanecen menos de 400.000. Pero no son los únicos en sufrir la persecución. Existe otra minoría, la de los kurdos yazidies, de religión politeísta, que también huyen del exterminio. 

Las reacciones en el ámbito internacional se han multiplicado en los últimos días ante el éxodo de personas que han huido de la violencia perpetrada por el grupo 'Estado Islámico'. Suiza, en un reciente comunicado, informó que ha reforzado su ayuda humanitaria para contribuir a la ayuda a los desplazados iraquíes. Berna condena las violaciones graves al derecho internacional y llama a Irak y a la comunidad internacional a tomar medidas ante el drama humanitario:

"La causa primera de este drama es la ausencia de respeto por los valores humanos más fundamentales. Incluso los más vulnerables no están al abrigo: niños, mujeres, ancianos, heridos y enfermos. Suiza reafirma su llamado a todas las partes para respetar el derecho internacional humanitario y los derechos humanos", indica el gobierno helvéticoEnlace externo.

Entre tanto, desde Ginebra, Peter Prove, representante del Consejo Ecuménico de IglesiasEnlace externo  denuncia la situación insostenible en Irak. Entrevista:

swissinfo.ch¿Qué está pasando exactamente en la región, según sus fuentes?

Peter Prove: Recibimos una serie de informes por parte de los líderes de las iglesias afectadas en el terreno, con fotografías de casas de familias cristianas y chiitas marcadas por los combatientes islamistas y con numerosos testimonios de las amenazas que reciben los miembros de las minorías religiosas.

Los cristianos, en particular, son forzados a convertirse al Islam. Solo pueden escaparse de esta persecución si pagan una tasa especial o abandonan su ciudad. Aquellos que no lo hacen corren el riesgo de ser ejecutados.

El resultado: toda la población cristina en la región fue obligada a huir. Hay muchos refugiados internos en Irak, una gran parte de entre ellos se dirigieron a la región autónoma del Kurdistán. Y los cristianos no son las únicas víctimas. Todas las otras minorías viven esta pesadilla. Asistimos a una trasformación completa de la arquitectura social de Irak, al menos en las regiones controladas por el grupo 'Estado Islámico'. Todo el país se ha uniformado, toda diversidad es atacada y expulsada.

El Consejo Ecuménico de Iglesias fue fundado en 1948, con sede en Ginebra. Su objetivo es unir a las diversas comunidades cristianas. A finales de 2013, contaba con 354 iglesias entre sus miembros y representaba a más de 500 millones de cristianos.

La Iglesia Católica Romana no es miembro, pero mantiene contactos regulares con este Consejo. Un grupo de trabajo mixto se reúne anualmente.

Fin del recuadro

swissinfo.ch: ¿Concretamente qué hace el Consejo para ayudar, alertar y sensibilizar sobre la situación en Irak?

P.P.: Tal y como el resto de la comunidad internacional, nos sentimos impotentes ante tal violencia. La crisis es tan extrema y evoluciona tan rápidamente… Los medios internacionales hacen un excelente trabajo para aportar la información y hablar de la crisis. Lo agradecemos mucho. Pero el mensaje sobre la gravedad de la situación y su impacto concreto podría ser amplificado. Si la presión mediática aumenta, será más fácil solicitar una acción directa e inmediata de la comunidad internacional.

Sin embargo, hay que poner atención: Pese a la urgencia de la crisis en Irak, el Consejo Ecuménico de Iglesias estima que una intervención militar es, sistemáticamente, el peor método para resolver una crisis. Se trata de un último recurso. Observe el resultado de las últimas intervenciones militares en la región. Lo único que han logrado es fomentar el apogeo de los extremistas.

El pluralismo religioso y la coexistencia pacífica solamente pueden existir con el diálogo y la cooperación mutua. Desafortunadamente, hoy día, nos parece imposible hablar con los miembros del EI. Se requiere una intervención humanitaria para proteger a las minorías y combatir las acciones de ese movimiento extremista.

No sabemos cómo exactamente hay que luchar contra este grupo y sus seguidores. Estudiamos el asunto con nuestros miembros y con otras organizaciones internacionales. El rescate de la comunidad Yazidi en el Monte Sinjar fue una operación militar notable.

swissinfo.ch: El Consejo ha escrito una carta abierta a la ONUEnlace externo. ¿Qué espera de Naciones Unidas?

P.P.: La ONU es el mejor medio para obtener una acción colectiva en respuesta de esta situación de emergencia, aun cuando somos conscientes de que es muy complicado encontrar un acuerdo entre esta enorme comunidad de países.

Está claro que la ONU debe ser la organización clave que financie, organice y coordine una operación para proteger a las comunidades martirizadas. Más aún, la acción de la ONU tendría un peso político. Al lanzar una acción común, sin diferenciar a los grupos de modo sectario, la organización enviaría un mensaje fuerte: la humanidad, pese a su diversidad, puede unirse de cara a la discriminación.

A inicios de junio, Suiza aumentó su apoyo financiero a las organizaciones de ayuda en Irak con las que trabaja con un presupuesto que ascendió de  CHF 3,7 millones a CHF 8,6 millones. El objetivo primero es distribuir ayuda alimenticia y material para los desplazados en el norte iraquí, especialmente para familias.

Además, tres expertos del Cuerpo Suizo de Ayuda Humanitaria participan en las tareas de Naciones Unidas para contribuir a reforzar la respuesta humanitaria en el norte de Irak.

Otras acciones son en evaluación.

Fin del recuadro

swissinfo.ch: ¿Cómo hacer para lograr la cohabitación pacífica de los miembros de diversas religiones en Irak?

P.P.: Históricamente, el Medio Oriente ha sido el mejor ejemplo del pluralismo religioso, social y étnico. Esto durante mucho tiempo fue una fuerza en la región: todas las comunidades religiosas y grupos de raíces étnicas diversas crearon un patrimonio único en el mundo. Actualmente esa herencia esta en grave peligro.

Las sociedades de Medio Oriente se volverán más pobres, débiles e inestables sin ese pluralismo. Todos esos grupos diversos están separados y las sociedades monolíticas están en plena creación. Incluso miembros de nuestra propia organización llaman a establecer provincias cristianas en el Kurdistán, pues tienen miedo de otros grupos étnicos y religiosos.

Puedo comprender ese temor debido a la gravedad de la situación actual, pero esto sería una solución muy triste. En un abrir y cerrar de ojos, asistiríamos a la destrucción de la rica herencia cultural y social del Medio Oriente, que tomó siglos construir. 


Traducción: Patricia Islas, swissinfo.ch

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×