Navigation

Elecciones en Rusia: sombrío triunfo de Putin

Con un 60,2%, las legislativas rusas registraron un decremento en la participación de 3% desde 2007 y de 5% respecto a 2003. Keystone

El partido Rusia Unida salvó su mayoría absoluta en la Cámara Baja del Parlamento. Sin embargo, en las controvertidas elecciones del domingo (4.12), el partido de Vladimir Putin pagó el descontento de la población al perder 15 puntos. Los comunistas, los más beneficiados. Análisis de expertos suizos.

Este contenido fue publicado el 06 diciembre 2011 - 12:54
Isabelle Eichenberger, swissinfo.ch

“El resultado del domingo es muy doloroso para el partido Rusia Unida, que no se lo esperaba en absoluto”, subraya, Peter Gysling, corresponsal suizo en Moscú. “En 2007 había ganado las dos terceras partes de los votos, y esta vez, ni la mitad”.

En virtud de un complejo sistema de repartición de las curules ligado al modo de escrutinio, Rusia Unida obtuvo el domingo 238 de los 450 puestos (49,5%); es decir, 12 escaños más de los requeridos para la mayoría absoluta. El partido podrá continuar su reinado sin compartirlo y formar un gobierno sin tener que construir alianzas. Sin embargo, en muchas áreas, especialmente en los extremos del territorio ruso, apenas superó el 30% de los votos.

El cansancio de la población

Esta puntuación es pues poco brillante para el movimiento liderado por Vladimir Putin, cuya lista para las legislativas era presidida por el jefe del Estado ruso, Dmitry Medvedev. Esta pérdida de 15 puntos, sumada a la disminución de 3% en las tasas de participación, 60,2% desde 2007 (-5% desde 2003) refleja un cierto cansancio del electorado, de acuerdo con Peter Gysling.

“La insatisfacción se agrava entre la población, que enfrenta serios problemas en las áreas de salud, pensiones, capacitación, educación e infraestructura. Y además, la gente está harta del clientelismo del partido de Putin, que controla el engranaje del Estado”, indicó el periodista en una emisión de la radio suiza de expresión alemana, DRS.

Su opinión es compartida por Eric Hoesli, experto en Rusia: “El escrutinio muestra que esta vez no es solamente la cuestión de los oligarcas lo que molesta a la población, sino la administración, donde la corrupción sigue en aumento”.  

Ironía de la suerte, agrega el periodista a swissinfo.ch, “es el partido comunista el que se beneficia, cuando Rusia Unida ha trabajado durante doce años para que desaparezca”. Veinte años después de la caída de la Unión Soviética, el PC se mantiene como principal fuerza de oposición. Con el 19,1% de los sufragios, obtuvo 92 escaños contra 57 en la elección precedente.  

Otro ganador, Rusia Justa, partido creado por el gobierno para recoger los votos del centro-izquierda, ganó 64 escaños (38 en 2007). “Rusia Justa se distanció mucho del poder durante la campaña electoral y los resultados de las elecciones demuestran que ganó popularidad”, señala Eric Hoesli.

Fraudes y maltrato a opositores

Por otra parte, los observadores señalan que Rusia Unida se sirve de un aparato administrativo al servicio del régimen de Putin para organizar fraudes y ejercer presión contra las ONG y los medios de comunicación independientes.

Los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) denunciaron el lunes “frecuentes violaciones” durante el conteo de los votos y, en particular, “rellenados de urnas”.  

Por otra parte, los ataques cibernéticos han paralizado los sitios de Golos, una ONG financiada con fondos occidentales. Su presidente fue retenido el sábado previo a las elecciones durante 12 horas en el aeropuerto de Moscú y le confiscaron su computadora. Medios de comunicación independientes, como el diario Kommersant y la Radio Echo de Moscú, también fueron bloqueados.

“El fin de semana ofreció una pequeña muestra de lo que espera a los opositores de aquí a la elección presidencial de marzo de 2012”, advierte Peter Gysling.

Eric Hoesli estima que las ONG cuentan con un apoyo minoritario entre la población, que las considera demasiado pro-occidentales.

“La oposición está más bien en la reacción dentro de la élite intelectual y la naciente burguesía de las grandes ciudades sobre cómo llevar a cabo el cambio de poder entre Putin y Medvedev a la cabeza de los poderes ejecutivo y legislativo. El dúo hizo un mal cálculo, porque a la gente le molestó esa demostración de cinismo y complacencia”, dice el periodista, actual director editorial de las publicaciones de Edipresse. 

El nerviosismo del poder

“Putin imaginó que su entrada en la campaña presidencial representaría un apoyo para su partido en las parlamentarias, pero los resultados muestran que no tuvo un efecto importante, e incluso algunos ponen en tela de juicio su legitimidad. Rusia Unida logró magros resultados en diversas elecciones regionales y el régimen puede temer que su constante baja de popularidad se traduzca en futuros tiempos difíciles. Esto también explica su gran nerviosismo en los últimos días de la campaña”.  

Finalmente, Eric Hoesli estima que Dmitry Medvedev pagará un alto precio: “Era el jefe de la campaña electoral para las legislativas, una campaña que fracasa.  Eso no mejora su situación, ya debilitada por su paso pre-programado de presidente a primer ministro, que disgusta a un número cada vez mayor de personas”.

Rusia Unida

Hegemónica en la Duma desde su creación en 2003, este movimiento está encabezado por Vladimir Putin, a pesar de que nunca fue miembro. Obtuvo 238 e(315 en 2007) de los 450 escaños de la Duma, casi el 50% de los votos.

Sin embargo, sufrió serios reveses en diversas áreas:

 46% en Moscú, 33% en San Petersburgo, 33,4% en Vladivostok (Extremo Oriente), 37% en el enclave occidental de Kaliningrado, 32% en  Arkhangelsk,  y 29%, el peor resultado, en Yaroslavl (300 km al norte de Moscú).

Rusia Unida fue superada por el Partido Comunista en Siberia central (Tomsk, Novosibirsk e Irkutsk).

En el Cáucaso, la República de Daguestán, otorgó el 91% al partido y el 99,5% la vecina Chechenia.

El regreso de Vladimir Putin a la presidencia no parece en duda y sería electo para un tercer mandato en marzo de 2012, después de haber sido elegido en 2000 y 2008. Fue reemplazado por Dmitry Medvedev ante la prohibición de encabezar más de dos mandatos consecutivos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.