Navigation

En China, nerviosisimo en materia de seguridad

Keystone

China celebró este jueves el 60 aniversario de la proclamación de la República Popular. El 1º de octubre de 1949, en la Plaza Tiananmen, Mao Zedung daba ese paso histórico.

Este contenido fue publicado el 01 octubre 2009 - 17:20

Para la ocasión, el régimen desplegó un dispositivo de seguridad sin precedentes. Entrevista con el embajador de Suiza en China, Blaise Godet.

Desde hace tiempo, y en víspera de este festejo, era evidente en Pekín un frenesí en torno a la seguridad que se antojaba inédito. Ciudadanos suizos no obtuvieron visados por razones de seguridad. Y con todo, hay coincidencia en que China se encuentra hoy en una situación de mayor estabilidad.

swissinfo.ch: ¿Sr. embajador, habida cuenta de este ambiente, China estaría aún lejos de la "sociedad armoniosa" con la que sueñan sus dirigentes? ¿Cuál es su sentimiento?

Blaise Godet: Reconozco que en torno a los festejos de este 1º de octubre se ha resentido un cierto nerviosismo en cuanto a la seguridad, de lo que incluso hasta los mismos chinos se quejaron. ¿Por qué el nerviosismo? Obviamente, querían que este gran desfile y toda esta fiesta del 60 aniversario se desarrollaran sin incidentes. Hubo algunos en un pasado reciente – recuerde el Tíbet, Xinjiang – entonces, era evidente que los chinos deseaban que las celebraciones se desarrollaran al margen de cualquier percance.

Queda claro que los últimos 60 años - diría más bien en los últimos 30 años - generaron extraordinarios progresos económicos y sociales, pero este crecimiento dejó de lado algunos segmentos de la población. Se puede hablar de una abismo que aumenta entre pobres y ricos, aunque creo que también puedo decir que, a pesar de todo, para aquellos que quedaron de lado, la situación material se mejora de un año al otro.

Pero quieren evitar desórdenes y es que nada, desde esta óptica de sociedad armoniosa, es más pernicioso, más peligroso que los desórdenes sociales. De ahí la extrema vigilancia de las autoridades chinas actualmente.

swissinfo.ch: ¿Usted se acuerda de lo que inspiraba China cuando era niño? ¿En qué es diferente la China de hoy a la imagen que se tenía hace 20, 30 ó 40 años?

B.G.: Como todos, leí a Julio Verne y Las tribulaciones de un chino en China, todos leímos a Peyrefitte, a eso quizá se resumía China. En aquella época estaba la Guerra Fría y se veía a China más cercana a la Unión Soviética.

Ahora diría que se la mira de una manera más interesada y más benévola que hace 30 años... con un pequeño cruce de percepciones: la izquierda que se maravillaba del pensamiento del presidente Mao expresa una cierta decepción por la evolución en China. La gente de derecha se satisface perfectamente con esta China ordenada, estable, tal como es encarnada hoy por el régimen y las autoridades chinas.

swissinfo.ch: Suiza es criticada en muchos países del mundo, pero no en China, donde goza de una reputación irreprochable. ¿Aprovecha esta situación?

B.G.: La imagen de Suiza es generalmente muy buena. Pero es una imagen clásica, conservadora: la Suiza turística, las montañas, los relojes, el chocolate, la neutralidad. Es una imagen que no necesariamente hay que corregir, pero sí completar presentando a Suiza como país de innovación, de excelencia en materia de educación, un país que muy a menudo está en la cima de la investigación.

swissinfo.ch: Y luego están los bancos suizos...

B.G.: Sí, nuestros dos grandes bancos están bien representados aquí. La salud financiera de Suiza es bien percibida, la prosperidad suiza, en la óptica china, no tiene nada de sospechoso, al contrario. El éxito es algo que atrae, y pienso que los servicios bancarios y financieros suizos tienen un buen futuro en China.

Espero también poder ver una Suiza más activa y más comprometida en el ámbito de la diversificación de las inversiones chinas. Me gustaría que en el futuro viéramos más intereses chinos establecerse en Suiza.

swissinfo.ch: Desde hace algún tiempo, la corriente parece pasar muy bien entre Suiza y China. ¿Suiza aprovecha para abordar los temas que irritan - derechos humanos, libertad de expresión, democracia, etc.?

B.G.: El clima de confianza que reina entre los dos países nos permite tener un diálogo bastante honesto, incluso sobre temas que pueden chocar, en particular, en el ámbito de los derechos humanos. Mantenemos desde hace más de 15 años un diálogo sobre los derechos humanos con China.

swissinfo.ch: ¿Cómo vive usted la realidad china en el papel oficial que le incumbe, entre el modelo democrático suizo y el totalitarismo del PCC? ¿Cómo puede Suiza propagar sus valores respetando al mismo tiempo los de China?

B.G.: En primer lugar, vine a China no para predicar, sino para aprender. Es verdad que en Suiza nosotros adherimos a algunos valores, y es totalmente posible expresarlos. Aun cuando no comparten nuestros puntos de vista, los chinos nos escuchan.

Preciso que no concibo a China como un país totalitario... quizá autoritario. Pero en el seno del partido hay una forma de debate democrático, y se acostumbra en China - tanto en lo interno como con los interlocutores extranjeros – escuchar los puntos de vista diferentes a aquellos del partido.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son los deseos que usted dirigiría individualmente a la China popular en su aniversario?

B.G.: Le desearía seguir en la línea actual, la de la apertura política y económica.

Alain Arnaud, Pekín, swissinfo.ch
(Traducción y adaptación: Marcela Águila Rubín)

AÑO FASTO EN PERSPECTIVA

Reconocimiento. El año próximo se cumplirán 60 años de relaciones diplomáticas entre Suiza y la China Popular. Suiza estuvo entre los primeros países, con Gran Bretaña y la Unión Soviética, en reconocer a la República Popular.

Visita.Suiza cuenta con la visita el año entrante del presidente chino Hu Jintao.

Culturescapes. En Suiza, el festival Culturescapes 2010 se consagrará exclusivamente a China.

Shangai. En China, Suiza prevé diversas exposiciones (papel cortado, cerámica, Einstein),entre las cuales el pabellón suizo en la Expo universal de Shangai constituirá la apoteosis.

End of insertion

ACUERDO DE LIBRE COMERCIO CHINA-SUIZA

Primeros pasos. El proyecto está en su fase inicial, con el fin de preparar el lanzamiento de un estudio de viabilidad, que debería arrancar a principios del próximo año.

¿2013? Al término de este estudio, que tardará más o menos un año, podrán empezar las negociaciones propiamente dichas. Deberían durar al menos dos años, y lograr una firma en torno al 2013.

Mercados. Cualquiera que sea el alcance del acuerdo, su objetivo consistirá en facilitar el acceso a los mercados respectivos para las empresas de los dos países reduciendo las barreras arancelarias. Suiza espera incluir ahí el sector de los servicios, lo que serviría en particular al sector financiero.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.