Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Entre La Habana y Bogotá ¿Santos se convertirá en el presidente de la paz?

La apuesta por la paz de Juan Manuel Santos y de las FARC, enfrenta poderosos enemigos.

Juan Manuel Santos anunció la víspera que buscará la reelección como presidente de Colombia. La medida se produce a poco del primer aniversario de las negociaciones para la paz entre Bogotá y las FARC. Werner Hörtner analiza la relación entre los dos hechos y el momento actual del país andino.

Cofundador del Grupo de Información sobre América Latina, coeditor de la revista Latinoamérica diferente y autor de Entender Colombia. Historia y presencia de un país desgarrado, el especialista austriaco sigue de cerca, desde hace más de 40 años, el acontecer de América Latina y, en particular, de Colombia.

Werner Hörtner presentó en Berna su obra más reciente, Colombia en la Encrucijada.

 

"Estaba convencido de que Santos iría otra vez a las presidenciales. Como suelen tener los políticos, él tiene una vanidad de entrar a la Historia, como presidente de la paz y como presidente que ha ayudado a crear una nueva Colombia. Un segundo periodo presidencial sería conveniente también para su imagen en la Historia", asegura.

  

swissinfo.ch: ¿Qué posibilidades tiene de ganar las elecciones?

Werber Hörtner.: Eso depende mucho del éxito del proceso de paz porque yo creo que el destino político de Juan Manuel Santos está muy ligado al éxito del proceso.  Si no se logra, los chances de Santos de ganar las elecciones se reducen sustancialmente y el candidato de Uribe sí tendría chances porque él no es más que una marioneta del expresidente. Votando por él, la gente votaría por Uribe e indudablemente, él tiene un apoyo, una popularidad muy fuerte entre la gente.

(swissinfo.ch)

swissinfo.ch: Las conversaciones de La Habana han generado más o menos expectativas. ¿Cuál es su evaluación al respecto?

Werner Hörtner: La lentitud en el proceso generó serias críticas atizadas por los medios, en especial contra la guerrilla, acusada de no tomar con seriedad la búsqueda de acuerdos. Pero ahora, con el segundo acuerdo parcial (de seis) sobre la participación política, siento que hay un nuevo auge.

swissinfo.ch. ¿Cuánto tiempo más cree usted que llevarán las negociaciones?

W.H.: Pienso que en enero o febrero se va a decidir el destino del proceso y que tal vez se cierre ya con un acuerdo de paz. En diciembre la vida política en Colombia está bastante paralizada  y tampoco veo una necesidad de terminar en diciembre, pero sí creo que es muy conveniente concluir con un acuerdo antes de entrar en la fase caliente de las campañas electorales.

swissinfo.ch: Uribe es uno de los principales enemigos del proceso de paz, ¿qué otros sectores se oponen?

W.H.: Sin duda. Durante toda su carrera , Álvaro Uribe siempre ha manifestado su odio profundo hacia la guerrilla, eso puede venir del hecho de que su padre fue asesinado en un asalto de las FARC a una de sus haciendas.  

Y detrás de Uribe hay sectores bien potentes de la sociedad y la política a nivel local y regional, medio mafiosos que -con los llamados Bacrim (bandas criminales emergentes) o neoparamilitares-, se enriquecen con actividades ilegales.

También hay sectores que se podrían llamar de extrema derecha que Uribe ha ayudado a formar, como por ejemplo su asesor de muchos años, José Obdulio Gaviria, uno de los líderes ideológicos de esa nueva derecha.

swissinfo.ch: ¿Cómo es posible que Uribe haya logrado y mantenido esa popularidad a pesar de las acusaciones de violaciones a los derechos humanos, corrupción y narcotráfico contra él y/o su Gobierno?

W.H.: Hay que ver el entorno de Uribe, su muy hábil manejo de la tesitura demagógica, política, es sin duda un gran maestro. Ha sabido hacer pensar a la gente humilde que él trabaja sin pausa por sus intereses y al mismo tiempo, ha sabido hacerse el líder de una parte de la oligarquía en Colombia, sobre todo de la parte que viene del agro.

Werner Hörtner, politólogo

Espero una autocrítica de la guerrilla sobre los secuestros

swissinfo.ch: Pero él mismo no procede de la oligarquía…

W.H.: No, pero está comprobado que su padre era narcotraficante en Medellín. Con el dinero que ganó de esa manera compró una cantidad de haciendas en Antioquia y parcialmente en Córdoba. Así se hicieron partidarios de la clase de la oligarquía del campo. Álvaro Uribe siempre ha sido un aficionado de los caballos y de la vida en el campo. Se ha establecido como un defensor de los derechos e intereses de la oligarquía, sobre todo de los latifundistas y los ganaderos.

swissinfo.ch: En caso de un acuerdo de paz, ¿qué tan grande sería el desafío de la desmovilización de los 8 mil miembros estimados de las FARC, además de sus milicias?

W.H.:  En ese punto no veo grandes problemas. Con el acuerdo parcial sobre el tema del agro hay bastantes posibilidades para que los combatientes desmovilizados de las FARC puedan trabajar la tierra. Hay una cantidad de tierras baldías en posesión del Estado y una parte podría ser entregada a campesinos y a combatientes guerrilleros desmovilizados.

Y justamente, sobre el tema agrario, yo pensaba que sería imposible llegar a un acuerdo, pero lo lograron, aunque se demoró medio año.  El presidente hizo bastantes concesiones, lo que me sorprende, porque las FARC son una creación del campo, donde tienen raíces profundas y bastantes simpatías. Y si esos miles de excombatientes se van a meter al campo a trabajar, es bien posible que trabajarán también en un sentido de proselitismo político.       

Nestlé: 15 trabajadores asesinados

El sábado 9 de noviembre fue acribillado en Bugalagrande Oscar López Triviño, trabajador de Nestlé y miembro del Sindicato Sinaltrainal.

En Colombia, 15 trabajadores de esa trasnacional, cuya matriz se encuentra en Vevey, Suiza, han sido asesinados por paramilitares como respuesta a su compromiso sindical, incluido Luciano Romero, cuyo crimen (2005) no fue instruido por la justicia del cantón de Vaud, que en mayo pasado consideró que el caso había prescrito.

El asesinato de López Treviño se produjo en el contexto de una huelga iniciada por los trabajadores de Nestlé para exigir el respeto a los derechos laborales y el cese del acoso contra el sindicato.

La víspera del crimen, dirigentes de Sinaltrainal y trabajadores de Nestlé habían recibido un SMS  con el texto siguiente “guerrilleros hp siguen jodiendo a Nestlé no más perdón los picaremos muerte a todos los comunistas de Sinaltrainal uribeños”

El 5 de noviembre, la ONG suiza MultiWatch había enviado una carta al director general de Nestlé, Paul Bulcke, expresando su preocupación por las acusaciones difamatorias contra Sinaltrainal que ponían en riesgo a sus integrantes.

El texto, que pedía el establecimiento inmediato del diálogo entre la empresa y Sinaltrainal, y la adopción de medidas de protección para los trabajadores y sus familias, recibió el respaldo de una carta firmada por una veintena de legisladores suizos.

En declaraciones a la televisión suiza de expresión francesa, Nestlé se deslindó de los hechos: “Condenamos categóricamente este acto de violencia y pedimos formalmente a las autoridades judiciales proceder a una investigación. Lamentablemente, la violencia sigue siendo muy extendida en Colombia, afectando a los líderes sindicales, los miembros de nuestro equipo de dirección local, empleados y sus allegados. Nestlé ha puesto en marcha medidas de seguridad para los líderes sindicales de Sinaltrainal”.

Fin del recuadro

swissinfo.ch: Con el desplazamiento de unos 4 millones de personas y el despojo de más de 5 millones de hectáreas de tierra, la tenencia del agro es considerada uno de los principales, si no el principal problema de Colombia…

W.H.: Sí, lo es y lo ha sido casi en toda su historia. Esa distribución tan desigual en el campo entre los grandes latifundistas y la cantidad de campesinos y peones sin tierra o sin trabajo ( porque si tienen tierras no son las mejores) es un problema que sigue sin solución. Y ahí puede haber cambios sustanciales. No necesariamente debe llamarse reforma agraria porque esa palabra  le da susto a las clases potentes, pero algo va a haber en ese sentido.

swissinfo.ch: ¿Fue una buena idea negociar con las FARC, sin incluir al Ejército de Liberación Nacional?

W.H.: No. Mejor hubiera sido que el ELN hubiera participado, aunque en los últimos meses, las FARC y el ELN se han encontrado varias veces y han elaborado puntos en común que son importantes para el proceso de paz. Pensé que eso sería el inicio del ingreso del ELN al proceso de paz, pero no se ha dado.

swissinfo.ch: Este mes, un líder ecologista contrario a la extracción de oro de la mina La Colosal y un trabajador de Nestlé fueron asesinados. ¿Santos ha cambiado algo respecto a la indefensión de trabajadores y defensores de los derechos humanos frente a las trasnacionales?

W.H.: No. no hay  cambios y obviamente, Santos no quiere meterse en ese tema.  La importancia que otorga al sector de extracciones y a las inversiones extranjeras es un problema porque en muchos casos van en contra de los intereses de los trabajadores, campesinos y de ecologistas. Y ahí Santos no está dispuesto a ceder. Esta dispuesto a negociar ciertas mejoras en los procesos de extracción, por ejemplo, prohibir el uso del mercurio en los campos y las minas de oro, pero en principio no va a cambiar esa política. Y en todos esos conflictos entre empresas y trabajadores están metidos los paramilitares.

swissinfo.ch

×