Navigation

Expertos ven poco potencial en la fusión de los liberales

Fulvio Pelli (izqda.) y Pierre Weiss ven un futuro común de sus respectivos partidos. Keystone

El Partido Radical Democrático, de centroderecha, declaró su voluntad de fusionarse con los Liberales en un intento de convertirse en la mayor fuerza política en Suiza.

Este contenido fue publicado el 17 julio 2008 - 11:27

Sin embargo, varios analistas opinan que la unión liberal tiene, ante todo, un valor simbólico y que no tendrá un impacto mayor en el sistema partidista suizo, ya que quedan irresueltos asuntos importantes.

Los radicales —la tercera fuerza más importante en el Parlamento que tiene dos representantes en el Gobierno colegiado suizo— y el pequeño Partido Liberal Suizo unen fuerzas para la fusión que se realizará en octubre próximo, con la que esperan atraer nuevos electores.

"Respondemos a la expectativa general que hay que encarar los cambios políticos y sociales, incluso el rol del Estado que pretende ser cercano a la ciudadanía", declararon el pasado martes (15.7.) los líderes de ambos partidos.

"El liberalismo es popular. Nosotros nos dirigimos a los ciudadanos que creen en los valores liberales, en la libertad de opciones y en la responsabilidad propia", señaló el presidente del Partido Radical Democrático (PRD), Fulvio Pelli.

Calificó la fusión planeada como un "paso histórico" y el primero de esta envergadura en 30 años.

No obstante, los politólogos aún no están muy convencidos de la unificación.

"La fusión planeada tiene, ante todo, un valor simbólico y no logra abordar o solucionar los problemas del Partido Radical", explica Georg Lutz, de la Universidad de Lausana.

En su opinión, el perfil del partido no queda muy claro, porque emite señales contradictorias sobre si quiere colaborar con la autoproclamada línea dura de la Unión Democrática del Centro (UDC, derecha nacionalista) o si quiere seguir siendo un partido de gobierno.

"En el mejor de los casos hay que considerar este paso como un avance hacia la consolidación del sistema político."

Limitar los daños

Michael Hermann, de la Universidad de Zúrich, también ve con ojos críticos la fusión.

"Los radicales y los liberales están perdiendo apoyo a una escala masiva e intentan desesperadamente mantener su proporción de votos", advierte.

Según Hermann, una escisión sería más prometedora para ampliar el electorado que una fusión.

Lutz, por su parte, no cree que la fusión repercutirá en el Parlamento o en el sistema político-partidista, sobre todo porque los radicales y los liberales ya mantienen desde hace cinco años una colaboración estrecha en el Parlamento.

"De momento no veo una línea política en el Partido Radical que prometa recuperar más votos."

También se pregunta si ha sido un paso inteligente por parte del presidente radical anunciar su dimisión dentro de tres años antes de los próximos comicios de 2011.

Otros partidos

El nuevo partido no descarta integrar en el futuro a otros posibles candidatos dispuestos a comprometerse con los valores de una política liberal.

Sin embargo, no está buscando activamente una colaboración estrecha con los disidentes del ala liberal de la derechista Unión Democrática del Centro o los Verdes Liberales de centroizquierda.

Lutz estima que el nuevo Partido Democrático Burgués y los Verdes Liberales no son suficientemente significantes en al ámbito nacional.

"La verdadera cuestión para los radicales y otras fuerzas del centroderecha es si van a ser capaces de forjar alianzas entre sí", sostiene Lutz y añade: "No hay espacio para cuatro partidos con perfiles parecidos".

swissinfo, Urs Geiser
(Traducción del inglés: Antonio Suárez Varela)

Contexto

El Partido Radical Democrático (PRD), de centroderecha, es el tercer partido más importante en el Parlamento federal. Ocupa 43 escaños en la cámara baja (Consejo Nacional) y 12 en el Senado (Consejo de los Estados).

El Partido Liberal, cuyos baluartes se encuentran sobre todo en la región francófona del país y en Basilea, tiene cuatro escaños.

Históricamente más inclinados a la derecha que los radicales, los liberales se escindieron de éstos en 1913.

Ambos grupos colaboran estrechamente en el Parlamento desde 2003.

End of insertion

PARTIDOS

La Unión Democrática del Centro (UDC), un partido nacional-conservador que obtuvo el 28,9% de los votos en las elecciones federales de 2007, es el más importante de los cuatro partidos más grandes de Suiza.

No obstante, varios parlamentarios y dos ministros del gabinete han abandonado la UDC para afiliarse al nuevo Partido Democrático Burgués, tras una disputa sobre la política de la línea dura que ha introducido el ex ministro Christoph Blocher.

Los socialdemócratas del centroizquierda han alcanzado el 19,5% de los votos, mientras los radicales y los demócrata-cristianos obtuvieron el 15,9 y el 14,5% respectivamente.

Los Verdes consiguieron casi el 10% de los votos, con lo cual ocupan 22 escaños en el Parlamento. Los Verdes Liberales, por su parte, tienen cuatro escaños.

End of insertion
swissinfo.ch

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.