Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Hasta en Berna los tunecinos mantienen la movilización

Manifestación para exigir la dimisión de los jueces próximos al régimen vencido.

Manifestación para exigir la dimisión de los jueces próximos al régimen vencido.

(AFP)

Los tunecinos están activamente comprometidos para asegurar la transición democrática, también desde Suiza.

Testimonio de Sihem Bensedrine, una de las figuras de las resistencia.








Desde inicios de semana, más de 40 refugiados políticos tunecinos se plantaron en su representación en Berna para exigir la obtención de su pasaporte, acusando de “falta de cooperación y de no tirar lecciones de lo que se sucede en Túnez en las últimas semanas”.

Interrogada por la redacción en árabe de swissinfo.ch, la embajadora de Túnez en Berna, Rafiaa Liman Baouendi, aseguró entonces que de acuerdo al nuevo gobierno, la obtención del pasaporte es “un derecho absoluto para cada ciudadano tunecino”. Y tras las quejas de los solicitantes a inicios de semana, se comprometió a dar trámite inmediato para atenderles.

Una tarea que concluyó este jueves, cuando los últimos manifestantes abandonaron la representación tras haber sido atendidos para obtener sus documentos. La próxima semana podrán recibir los pasaportes solicitados.

Por otra parte, la Asociación de Tunecinos en Suiza, haciendo eco a la decisión del gobierno suizo de bloquear los fondos de Ben Ali y su entorno, ha manifestado su voluntad de ayudar a las autoridades suizas a identificar los bienes de la familia del ex presidente.

La diáspora tunecina está en el mismo tono de la movilización en Túnez, como confirma la editora Sihem Bensedrine, opositora del régimen de Ben Ali, presa varias veces. Portavoz del Consejo Nacional para las Libertades de Túnez, jefa de redacción de Radio Kalima, ella voló a Túnez el 14 de enero, horas antes de que Ben Ali abandonase precipitadamente el país.

swissinfo.ch: Suiza decidió bloquear eventuales haberes del clan Ben Ali, ¿Qué le parece?

Sihem Bensedrine : Agradezco mucho a Suiza e invito a todos los países concernidos ha hacer lo mismo, como a Francia. Es el medio más inteligente para los europeos para evitar que tengan más clandestinos tunecinos. Con el dinero, nosotros podremos crear empleos a nuestros jóvenes y conservarlos en nuestra tierra, porque los necesitamos.

swissinfo.ch: Los representantes del antiguo régimen incluidos en el gobierno de transición eran presentados como tecnócratas respetados. ¿Ya no es más el caso?

Sihem Bensedrine: De ninguna manera. Por ejemplo, Souheir M’dhaffer (ndr: que presentó su dimisión el jueves) fue uno de los arquitectos de las instituciones despóticas de Túnez. Fue director de la campaña de Bin Ali a la presidencia.

Lo mismo con respecto al ministro de Asuntos Exteriores Kamel Morjane, ogra figura del antiguo régimen y a quien también se le solicita su partida. Puede ser reemplazado sin problema por el secretario de Estado para asuntos exteriores. Ese antiguo embajador es un hombre brillante y honesto.

Este primer gobierno tras Ben Ali encarna de hecho la contrarevolución, la restauración. Al persistir en no negociar con  la Unión General de Trabajadores de Túnez (UGTT), buscan la desestabilización. La opción es de rechazar a esas personas mencionadas, de lo contrario sería un caos.

swissinfo.ch: Pero algunos temen, por lo menos en Europa, de vacío de poder. ¿Temor con fundamento?

Sihem Bensedrine: Lo que es tranquilizador es que en Túnez tenemos una administración fiel al país y competente, que puede administrar al país, aún en caso de vacío de poder.

También me congratulo del fenómeno magnifico que se sucede desde el martes en las empresas públicas. Sacaron a los dirigentes nombrados por Ben Ali y eligieron a nuevos patrones. La administración se está autodepurando del cáncer “benalino”.

Por su parte, los jueces se reunieron y descartaron a aquellos que llamamos los jueces de Leila, la esposa de Ben Ali.

Por todas partes hay un compromiso a partir de la base para reconquistar todas las estructuras que nos fueron confiscadas.

swissinfo.ch: Se habla de 100.000 policías que estaban al servicio del antiguo régimen, sin contar con la guardia presidencial y la policía política. ¿ellos representan aún un peligro?

Sihem Bensedrine: Es el punto negro más difícil de arreglar, pues no evidente el hecho de poder retirarlos del poder. Pero lo más importante es cortar a los cabecillas y que personas competentes reemplacen sus puestos para trabajar al servicio del país, porque la policía obedece a sus órdenes. Razón por la que se requiere de una persona fiable y competente a la cabeza del ministerio del Interior y no una envuelta en el antiguo régimen.

Otro ejemplo de esto son los comités ciudadanos de todos los barrios y ciudades de toda Túnez. Allí el ejército ha despeñado bien su papel para proteger a los ciudadanos de las exacciones por parte de las milicias del partido de Ben Ali (RDC) y de los francotiradores de la policía política.

Pero yo solicito a este ejército de volverse a sus casernas una vez que su tarea haya terminado. Los tunecinos no aceptarán ser dirigidos por generales.

swissinfo.ch: Esta revuelta fue presentada como espontánea. ¿Cómo fue organizada?

Sihem Bensedrine :En todo el país, la base de la UGTT estuvo en la base de las protestas. El sindicato también protege a las personas evitando abusos, violencia o actos terroristas. Fue a través de ella que la resistencia se organizó de forma pacífica. La dirección del sindicato, favorable al antiguo régimen, no tuvo otra opción que aceptar la dirección ya decidida. Fue obligada a seguirla.

La UGTT está también a la cabeza de las negociaciones para un gobierno realmente capaz de hacer la transición democrática y no esos representantes de la oposición (ndr: tolerada por el antiguo régimen), que renunciarían a negociar un viraje democrático digno de ese nombre.

¿Elecciones en seis meses?

“En mi opinión, los tiempos no son la pregunta. La certitud es que sabemos lo que queremos: libertad y democracia, y que lograremos establecerlas, sea cual sea el tiempo que esto tome”.

En el marco del Consejo Nacional para las Libertades, de que soy la portavoz, decidimos constituir un comité de expertos para reflexionar sobre el mejor medio de establecer una asamblea constituyente.

También panificamos encuentros con ONG, jóvenes, sindicatos, partidos, etc.

Somos capaces y maduros para la democracia.

Sihem Bensedrine para swissinfo.ch

Fin del recuadro


(Traducción: Patricia Islas), swissinfo.ch


Enlaces

×