Navigation

Impacto del ataque israelí en el Medio Oriente

Una intervención cargada de consecuencias -imagen obtenida de un video de las fuerzas israelíes-. Keystone

Los primeros signos del impacto de la incursión marítima israelí aparecen. Turquía se aleja del aliado israelí, así como Egipto, fortaleciendo el eje Teherán-Damasco. Opiniones de expertos suizos sobre un Medio Oriente en movimiento.

Este contenido fue publicado el 03 junio 2010 - 17:23

La imagen de comandos de élite israelíes atacados por militantes pro-palestinos armados con palos y cuchillos resume la respuesta del 'impasse' de Israel frente a las realidades cambiantes del Medio Oriente.

“Los equilibrios regionales se están modificando y el caso de la flotilla humanitaria podría acelerar este movimiento”, afirma Yves Besson, antiguo diplomático suizo en el Medio Oriente. Un análisis compartido por el investigador y consultor Pascal Crousaz, también gran conocedor de la región.

Un nuevo campeón

Tras la sangrienta incursión contra una flotilla mayoritariamente turca, Ankara sólo puede continuar su reposicionamiento estratégico hacia el Asia central y en dirección de sus vecinos Siria e Irán. Con el caso de la flotilla, Ankara se erige incluso como nuevo campeón del mundo árabe y musulmán.

“Israel está perdiendo un aliado de mucho tiempo”, dice Pascal Crousaz. “Pero el gobierno no parece advertir plenamente la importancia de esta pérdida. Basta pensar en la hipótesis de un ataque israelí contra instalaciones nucleares iraníes. Una de las vías más seguras de acceso sería precisamente la que pasa por Turquía”.

Como lo subrayan tanto Crousaz como Yves Pascal Besson, la incursión marítima israelí fragiliza otro aliado de los occidentales y de Israel: Egipto, que no pudo sino aflojar el bloqueo de Gaza que mantenía con Israel, con la apertura parcial el lunes del paso fronterizo de Rafah.

“En los últimos meses, Egipto, en malos términos con Hamás, había reforzado el bloqueo de Gaza. Si la reapertura de la terminal de Rafah se mantuviera en las próximas semanas, también sería un cambio significativo”, señala Pascal Crousaz.

Aliados fragilizados

Y agrega: “Egipto entró en una fase delicada con las elecciones presidenciales de 2011 y la cuestión de la sucesión del presidente Hosni Mubarak. El gobierno egipcio va a tratar de salvar su público, que se ha puesto muy en contra de Israel”.

Y eso no es todo, según Pascal Crousaz: “Esto debilita aún más a los que todavía creen en una solución negociada con Israel. Por otra parte, Mahmud Abbas (presidente de la Autoridad Palestina) y su primer ministro ya tenían dificultades para contener la ira y la frustración de los palestinos y evitar la aparición de una nueva Intifada”.

Los occidentales también se encuentran en una situación delicada. “Hasta hace poco, Estados Unidos y Europa pensaban que tenían que tranquilizar y proteger a Israel para llevarlo a hacer concesiones en vista de un acuerdo de paz. Pero el ataque del lunes confirma que este enfoque sólo ha producido fracasos”, asienta Yves Besson.

Recuerda también que existe un entorno altamente volátil: “En su deseo de retirarse de Irak, y de resolver la cuestión afgana, así como el expediente nuclear de Irán, a EE.UU. no le viene bien todo eso”.

Un plan de paz a tomar o dejar

Pascal Crousaz cree sin embargo que el impacto de la incursión israelí y los 'impasses' que actualiza podrían fortalecer una opción discutida recientemente. “En concertación con los países implicados formalmente en el proceso de paz (Rusia, UE, ONU), pero también con los aliados árabes, EE.UU. podría llamar - después de las elecciones de mitad de período – a una conferencia internacional en la que sería presentado un plan de paz a tomar o dejar, un plan cuyos contornos se conocen desde el plan de Clinton, el plan de paz de la Liga Árabe y el Acuerdo de Ginebra”.

Con un mal inicio, el enfoque actual que aún defienden Washington y la Autoridad Palestina - negociaciones indirectas entre israelíes y palestinos - puede romperse el 25 de septiembre, al término de los 10 meses de congelación parcial de la construcción de nuevas colonias autorizado por Benjamin Netanyahu.

Estrategia superada

Queda por comprender por qué Israel parece socavar sus propios intereses a largo plazo. “El gobierno israelí preparó y evaluó mal el impacto de esta operación marítima”, dijo Pascal Crousaz. “Pero en el seno de la coalición en el poder están personas que creen que Israel debe seguir aumentando al máximo sus capacidades de disuasión y depender únicamente de su fuerza, sin prestar demasiada atención a las reacciones de la opinión pública internacional. Una vieja postura que predomina en el actual gobierno”.

Para Yves Besson, esta postura, uno de los fundamentos de la política exterior de Israel desde su creación en 1948, es obsoleta. “Israel sigue en los paradigmas que funcionaban en la región durante la Guerra Fría. De ser un punto de apoyo de Estados Unidos en una región altamente estratégica. El último presidente de EE.UU. en pensar en esos términos fue George W. Bush”.

”Pero hoy -dice el ex diplomático-, basar la seguridad interna y externa del Estado de Israel en un uso masivo de la fuerza sin tener en cuenta el impacto humano y mediático, ya no funciona”.

Además, estamos en un mundo donde aumenta el poder de la justicia internacional. ”Devastar Líbano en 2006 y Gaza en 2009, así como esta intervención en aguas internacionales, sin considerar el bloqueo mismo, son violaciones del derecho de la guerra”, recuerda Yves Besson. Ignorar las leyes o interpretarlas a su manera, haciendo caso omiso de resoluciones de la ONU, es visto cada vez peor en la opinión pública de la región, así como del resto del mundo”.

Frédéric Burnand, Ginebra, swissinfo.ch
(Traducción: Marcela Águila Rubín)

REACCIONES DE LA ONU

Resolución. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU adoptó el miércoles una resolución para el establecimiento de una ‘misión internacional de investigación’ sobre la acción militar israelí contra una flotilla pro-palestina que pretendía romper el bloqueo de Gaza. En el ataque resultaron muertas 9 personas y decenas heridas.

Aprobación. El texto fue aprobado por 32 votos contra 3 y 9 abstenciones entre los 47 miembros del Consejo. Estados Unidos, los Países Bajos e Italia votaron en contra.

Abstenciones. Francia, Bélgica, Burkina Faso, Hungría, Japón, Eslovaquia, Ucrania, Gran Bretaña y Corea del Sur se abstuvieron.

Disensión. La discusión previa a la votación mostró las divisiones entre países árabes y occidentales sobre la naturaleza de una investigación, aprobado en principio por la mayoría de los países del Consejo.

Suiza. Suiza, que volverá a ser miembro del Consejo a finales de junio, no tiene derecho a voto. Empero, se manifestó a favor de una investigación internacional independiente.

UE. Por su parte, la Unión Europea estimó que había que atenerse a la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York, que el martes exhortó a una expedita “investigación imparcial, creíble y transparente en consonancia con las normas internacionales”.

Condena. Por el contrario, los países condenaron en forma unánime la actuación israelí en aguas internacionales y pidieron el levantamiento del bloqueo a la Franja de Gaza impuesto por Israel desde 2007.

Defensa israelé. En la sesión del Consejo de Derechos Humanos, el embajador israelí defendió la actitud de su país. “Me gustaría recordar al Consejo que la Franja de Gaza es controlada de facto por el grupo terrorista Hamas”, dijo Aharon Leshno Yaar. “Esta flotilla, aparentemente con ayuda humanitaria, era político y provocadora. La amenaza a la seguridad de Israel es constante y real”.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.