Mediación suiza entre EEUU y Corea del Norte

swissinfo.ch

Suiza ha ofrecido sus oficios de mediación entre ambos países. En ese contexto, la semana pasada tuvo lugar un encuentro informal en la ciudad de Montreux.

Este contenido fue publicado el 18 septiembre 2017 - 13:30

La ciudad suiza fue escenario de una cita informal entre un exdiplomático estadounidense y un representante norcoreano.

Fue una reunión como sucede de vez en cuando: al nivel más profundo, incrustada en un encuentro internacional, discreto e informal. Y, sin embargo, con significación, ya que representa lo poco que queda de normalidad en las relaciones entre Corea del Norte y EEUU.

Tras una serie de pruebas de armamento de Corea del Norte y las subsiguientes amenazas de la Casa Blanca, la tensión creció de tal modo que, en este momento, los pequeños pasos de acercamiento son, en realidad, grandes pasos.

El lunes 11 de septiembre inició el contacto, luego de que el Consejo de Seguridad de la ONU decidiera imponer sanciones extremadamente duras a Corea del Norte. Evans Revere, exrepresentante adjunto de Estados Unidos para Asia del Este, habló con Choe Kang Il, director general adjunto de asuntos norteamericanos del Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Norte, según un informe de la emisora japonesa.

Sin embargo, no se revelaron los detalles de la reunión informal. El periodista de la cadena japonesa preguntó a Choe Kang Il sobre el contenido de las conversaciones, pero el norcoreano partió el miércoles de Montreux en su auto, sin dar una respuesta concreta.

A principios de septiembre, la presidenta suiza Doris Leuthard ofreció explícitamente los buenos oficios de Suiza como mediadora a los dos Estados. Una de las tareas de Suiza podría ser encontrar un lugar adecuado para las reuniones, dijo Leuthard. "Creo que es nuestro trabajo ver qué opciones hay. Twitter no será un instrumento adecuado. Esto tiene que ser muy discreto".

Corea del Norte busca "equilibrio de poder"

Inmediatamente después de las conversaciones, el conflicto con EEUU se intensificó de nuevo. Corea del Norte volvió a probar un misil el jueves. Sobrevoló Japón y tuvo suficiente alcance como para llegar a la base estadounidense en la isla de Guam, en el Pacífico. La prueba fue para amortiguar "la lujuria bélica de los Estados Unidos", según Corea del Norte. El objetivo de ese gobierno asiático es obtener un "equilibrio de poder" con Washington.

El negociador Choe Kang Il, en su trayecto de vuelta de Suiza a su país, habló con periodistas el viernes en Pekín. Solamente hizo comentarios sobre la prueba de misiles. 

Choe también reiteró que su país jamás retiraría sus armas nucleares y misiles de la mesa de negociaciones, mientras Estados Unidos mantenga una actitud hostil hacia Corea del Norte y amenace a su país. El diálogo comenzará solo hasta que los Estados Unidos abandonen sus políticas y sanciones hostiles, subrayó.

La opción militar no es la preferida

Por otra parte, el funcionario dijo a la NBC en entrevista tras el encuentro en suelo suizo: "La administración de Trump debería estar bien aconsejada para reconsiderar su forma de tratar a Corea del Norte".

Por parte de EEUU, el viernes, después del más reciente ensayo de armas de Pionyang, el asesor de Seguridad Nacional de Washington, Herbert Raymond McMaster, indicó: "Está la opción militar”, e inmediatamente añadió que esta opción no era la preferida.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo