Navigation

Misión Belén de Immensee, por la paz en Colombia

La sociedad colombiana apuesta a la paz, con el apoyo de la cooperación exterior. Keystone

¿Cuál es el rol de la cooperación suiza en una realidad tan compleja como la colombiana? ¿En qué medida dicha cooperación puede contribuir a la consolidación de alternativas de paz a las que apuestan importantes sectores de la sociedad civil?

Este contenido fue publicado el 14 mayo 2010 - 17:54

Preguntas esenciales que animan esta entrevista de swissinfo.ch con Susanne Brenner, coordinadora de la Misión Belén de Immensee (MBI) en el país andino.

swissinfo.ch: El trabajo a favor de la paz tiene una importancia clave para MBI y otras ONG suizas presentes en Colombia. ¿En qué consiste?

S.B.: El objetivo del trabajo por la paz es aportar para que las comunidades, grupos y organizaciones –todos afectados por el conflicto social y armado – logren fortalecer su tejido social. Y ello, construyendo desde el nivel local y a través de redes una paz integral que sea entendida como autodeterminación, participación política y/o eclesial, identidad cultural y justicia social.

Nos proponemos fortalecer comunidades que trabajan en contra de la segmentación y del individualismo. Normalmente colaboramos a nivel de base. Aunque una cooperante, en Cali, se dedica a la planificación y la realización de un Observatorio de Derechos Humanos para la región del Pacífico, que es un proyecto regional.

swissinfo.ch: ¿Cuál es vuestra visión sobre la relación con organizaciones locales o regionales?

S.B.: Nuestros cooperantes se integran al equipo de la co-parte. No realizamos “nuestros proyectos”. Por eso es importante elegir interlocutores con los cuales compartamos nuestra opción a favor de los marginados en el marco de una teología liberadora.

swissinfo.ch: ¿Y el aporte hacia Suiza y Europa?

S.B.: Las ONG de intercambio de personas (ndr: normalmente conocidas también como organismos no gubernamentales de “envío de voluntarios”) juegan un papel importante para dar visibilidad a la realidad colombiana en Europa. Las y los cooperantes son puentes activos de información hacia allá.
La gente local aprecia la solidaridad vivida y expresada por nuestros colaboradores, además de otros valores agregados, resultado de su presencia.

Esta práctica de estar, caminar y sufrir junto a las comunidades, que se podría teológicamente catalogar de “presencia misionera” se convierte, para la población que no tiene voz en su propia patria, en un signo para evitar ser olvidada en el mundo.

Nuestras ONG y las redes de solidaridad prestan un gran aporte para que esta otra percepción de la coyuntura colombiana esté presente en Suiza. Y que la voz de nuestras co-partes sea escuchada allá.

swissinfo.ch: ¿En una situación tan particular, como la colombiana. ¿Cuáles son los principales problemas – o los más recurrentes- que experimentan los voluntarios suizos?

S.B.: Obviamente, un tema muy presente es el de la seguridad del cooperante y de la coparte. Con frecuencia se producen amenazas de grupos paramilitares a organizaciones co-partes que trabajan en el área de los Derechos Humanos. Otra dificultad es soportar una realidad compleja sin caer en la depresión o en el cinismo. Por ejemplo, Tumaco vivió en 2009 una situación muy grave. Cada día llegaron víctimas de la violencia a Medicina Legal. Y no se veía mucha esperanza por un cambio positivo. ¿Cómo vivir situaciones así por años, cuando no se percibe la luz al final del túnel? Esto constituye un gran desafío personal.

swissinfo.ch: ¿Y las principales potencialidades que desarrollan durante su misión?

S.B.: Somos una organización que se inspira en la fe. Como el conflicto colombiano integra aspectos culturales, nosotros podemos contribuir a un cambio a nivel de la cultura religiosa.

Todavía domina en los pensamientos y en la práctica una teología del sacrificio. Por ejemplo: las madres tienen que sacrificar a sus hijos como soldados para el bien del Estado. Nosotros queremos aportar con nuestro compromiso a una teología liberadora que no acepta sacrificios, sino que está a favor de la vida y de la dignidad de cada ser humano. Y por eso apuesta a la búsqueda de transformaciones pacíficas.

swissinfo.ch: ¿En concreto?

S.B.: Otros valores agregados de nuestra presencia son los conocimientos. Así como el fortalecimiento institucional y los procesos eclesiales alternativos.
Otro aporte positivo es la capacidad de un cooperante de analizar la situación con ojos de afuera. Se produjo, por ejemplo, una ola de suicidios entre los jóvenes del pueblo Embera en el Chocó. Las autoridades originarias no sabían cómo reaccionar. El diálogo intercultural con el cooperante de la MBI les dio la oportunidad de buscar sus propias interpretaciones para el fenómeno. Y más importante aún: elaboraron caminos para tratar este problema de una manera integral con talleres y rituales de curación con chamanes experimentados.

Adicionalmente, la presencia de extranjeros aumenta la seguridad en el trabajo en derechos humanos. Nuestra idea de caminar a lado de los marginados, dar dignidad a personas que son despreciadas por sus compatriotas.

Por el tipo de proyectos en los cuales colaboramos se necesita contar con mucha paciencia y proyecciones a largo plazo. El “éxito” e impacto de nuestra presencia depende, muchas veces, de la confianza entre cooperante y población beneficiaria. Esta confianza no se puede ganar a corto plazo en una situación tan compleja o en proyectos con minorías étnicas. Nuestra práctica nos indica que es muy útil que algunos de nuestros cooperantes tengan una experiencia laboral de 10 a 25 años en Colombia.

swissinfo.ch: ¿Quisiera concluir con algún aspecto complementario?

S.B.: Un aspecto importante es el de género. El cuerpo de la mujer es territorio de la guerra. Y por esa razón muchos proyectos de la cooperación internacional están destinados a las mujeres. Sin embargo, la mayoría de las víctimas y de los victimarios del conflicto armado son hombres. Sería fundamental repensar “el rol” del hombre dentro de la sociedad colombiana. ¿Cómo ser un hombre sin machismo y violencia?

Sergio Ferrari, de retorno de Colombia, swissinfo.ch

ONG suizas en Colombia

ONG suizas fortalecen la paz en Colombia

Colombia es un país castigad por el conflicto interno que impera, con diversos matices y particularidades, desde hace ya más de 50 años. Diversos actores armados –guerrilla, paramilitares, narcotráfico, ejército- se disputan la supremacía en diversas regiones.

MBI y E-CHANGER (Intercambiar), son las dos ONG de la plataforma UNITE, que conforman SUIPPCOL, Programa Suizo para la Promoción de la Paz en Colombia, integrado por 11 ONG helvéticas.

SUIPPCOL, iniciado en el 2001, cuenta con el apoyo del Ministerio suizo de Exteriores.

Apoya en particular a la Ruta Pacífica de Mujeres y el fortalecimiento de la Red de Iniciativas de Paz desde la Base, que aglutina a 25 asociaciones y comunidades de todo el país que buscan el fin de la guerra y la construcción de una paz con justicia social.

End of insertion

Susanne Brenner y MBI

Susanne Brenner, 46 años, es teóloga católica con un postgrado en Comunicación Intercultural. Realizó diversas experiencias pastorales en las ciudades suizas de Guin (Fribourg) y Lucerna desde 1992 hasta el 2004. Y desde 2006 se desempeña como coordinadora de la Misión Belén de Immensee (MBI) en Colombia.
La MBI fue fundada por la comunidad religiosa ‘Sociedad Misionera de Belén’ (SMB), la cual es una obra misionera católica con sede en Immensee/Suiza.
Está presente, desde hace varias décadas en Colombia con un programa dedicado al envío de cooperantes suizos (alemanes, austriacos etc.) Actualmente, una decena de profesionales trabajan con comunidades locales, ciertas diócesis (Quibdó, Pasto y Tumaco), con la Iglesia Menonita y con asociaciones de autopromoción social. En Bogotá colaboran con ‘Kairos Educativo’, Mencoldes, Creciendo Juntos y con la Conferencia de Religiosos de Colombia.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.