Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Participación ciudadana No todos los jóvenes dan la espalda a la política

(Keystone)

Pese al desinterés que muestran en las votaciones, la generación joven no carece de imaginación cuando se compromete con una causa política. Aun así las nuevas formas de movilización que facilita Internet están condenadas a una existencia efímera.

En las elecciones legislativas de octubre de 2011, el 32% de la juventud suiza comprendida entre los 18 y 24 años se pronunció acerca de la renovación de su Parlamento. En el otro extremo de la pirámide por edades, la movilización de los mayores de 70 años llegó al 70%. Una gran diferencia que se observa en gran parte de las votaciones en Suiza.

No es un fenómeno nuevo e incluso tiende a atenuarse en los últimos años. Mientras algunos políticos hablan de “gerontocracia” para calificar el modelo de democracia participativa suiza, un reciente estudio descarta que aumente el desinterés de la generación joven por la cosa pública.

“No podemos reducir la participación política a las votaciones y elecciones. En los últimos años han aparecido nuevas formas de participación no institucional, facilitadas por Internet y las redes sociales”, afirma Martina Rothenbühler, del Centro de Competencias Suizas en Ciencias Sociales (FORS) y autora de la primera encuesta que se realizó en Suiza en el segmento de edad de 18 a 25 años.

Matrimonio falso

La movilización inteligente o smartmob es un claro ejemplo de las nuevas formas de involucración política. Convocando por Internet o SMS reúne a personas que sin conocerse van para llevar a cabo una acción común, rápida y espectacular.

Las iniciativas para prohibir la retención de armas en casa y sobre la exportación de material de guerra han dado lugar a ese tipo de acciones. En algunas ciudades del país se pudieron ver grupos de personas expresando con mímica la presión del gatillo de un arma de fuego y la caída de la víctima. Tras permanecer unos minutos en el suelo, los militantes se dispersaban rápidamente.

El estudiante de Geología en la Universidad de Friburgo, Piero Schmid (22 años), está familiarizado con este tipo de acciones. En apoyo a la Asociación SOS Racismo se prestó incluso a un matrimonio falso en la calle para denunciar la medida que prohíbe a los extranjeros sin permiso de estancia casarse con ciudadanos suizos.

“Los medios de comunicación han transformado la manera de pensar y hacer política. Estas acciones que combinan arte, ironía y los valores políticos están en plena expansión”, afirma Piero. Este tesinés no está afiliado a ningún partido, pero comulga con ideas indudablemente ancladas en la izquierda.

Pragmatismo

Colaborador en el Consejo Suizo de Actividades de la Juventud (CSAJ), Micha Küchler señala: “Los jóvenes se involucran de manera dinámica y puntual. Saben movilizarse en torno a un asunto, pero cuando el hecho pierde actualidad se desmovilizan repentinamente. Pienso, por ejemplo, en las manifestaciones posteriores a la catástrofe nuclear de Fukushima. Esta nueva realidad corresponde a un mundo más fragmentado en el que las informaciones se suceden a un ritmo desenfrenado”.

Exceptuando a un puñado de militantes y partidarios denominados tradicionales o convencionales, el compromiso político de largo plazo tiende a declinar. “Yo soy un ejemplo de ello. No tengo tiempo ni ganas de estar constantemente activo”, confiesa Piero Schmid. Aunque Micha Küchler considera positivo que los jóvenes adultos de hoy sean capaces de tomar distancia respecto a las instituciones, señala que sin “anclaje institucional es difícil llevar a cabo cambios duraderos”.

“Los jóvenes votantes se movilizan cuando se sienten directamente concernidos o lo están sus allegados. Fue el caso en las votaciones sobre la expulsión de extranjeros delincuentes o la prohibición de armas militares en casa”, subraya Martina Rothenbühler.

Educación política insuficiente

Sin embargo, en muchas ocasiones -como ilustran los bajos índices bajos de participación en las diferentes votaciones o elecciones-, los temas complejos son cortapisas para los electores en ciernes. “Por principio voy siempre a las urnas, aunque a veces me cueste comprender todo lo que está en juego”, reconoce Piero Schmid. “Los políticos son confusos y suelen contradecirse. Además, la educación política es notablemente insuficiente en Suiza”.

Micha Küchler cree indispensable fortalecer los cursos de educación cívica en las escuelas, que a menudo se sacrifican en aras de los ahorros presupuestarios, y orientar más a los adolescentes que vienen de medios desfavorecidos. El estudio de FORS señala, por otra parte, el peligroso abismo que se abre entre los jóvenes con un alto nivel de formación y el resto en materia de participación política, mientras que la diferencia entre hombres y mujeres deja de ser determinante.

El representante del CSAJ tiene, sin embargo, la impresión de que “los adultos se ven a veces desbordados” por algunos temas, sobre todo de política económica. En su opinión, “los jóvenes creen que deben entender bien una temática antes de tomar posición, aunque en realidad se informan con más rapidez que los mayores”.

Utilidad del voto electrónico

Dado que la barrera entre el mundo real y el mundo virtual dejó de ser pertinente, Martina Rotenbühler ve que el voto electrónico puede contribuir al fortalecimiento de la participación política de los jóvenes adultos: “En Ginebra se ha demostrado que los jóvenes participan más si tienen la posibilidad de votar en línea”.

Micha Küchler no está convencido de que el voto electrónico multiplicará la afluencia de los jóvenes a las urnas, mientras que Piero Schmid se opone rotundamente: “Votar es un acto que reclama tiempo y compromiso. No se trata simplemente de pulsar me gusta en un estatuto de Facebook. Además, los riesgos de manipulación y propaganda son considerables en la Red”.

Es un punto de vista que comparten varios jóvenes elegidos. El Partido Pirata, de reciente creación, habla del riesgo de una “dictadura digital”. El debate apenas ha comenzado y ya demuestra la necesidad de que la generación 2.0 sepa mostrarse crítica con su entorno numérico y su manera de concebir la política.

Participación en aumento

Las encuestas Selects realizadas tras las elecciones legislativas demuestran que el compromiso político de los electores de entre 18 y 25 años aumenta desde principios de los años 90.

“Hasta esa época, la política era bastante ritual en Suiza. El sistema era muy estable y no había debate sobre la composición del gobierno. La creciente polarización ha cambiado la situación y ha creado un efecto movilizador en los jóvenes”, afirma el politólogo Georg Lutz.

Aunque se reduce, la brecha generacional es importante. “Cuanto más se envejece, más se vota”, resume Georg Lutz. “Las personas mayores votan por costumbre y deber. Los jóvenes, en cambio, van a las urnas solo si se sienten  concernidos por los asuntos en consulta”. La multitud de los escrutinios -a escala nacional, cantonal o municipal-,  no facilitan la movilización de los electores jóvenes, señala el politólogo.

Fin del recuadro

Estudio

En colaboración con la Secretaría de Estado de Educación e Investigación Científica, el Centro de Competencias Suizas en Ciencias Sociales (FORS), de Lausana, entrevistó a 1.360 jóvenes de entre 18 y 25 años para ilustrar su participación en la vida política.

El estudio concluye que los jóvenes privilegian las formas de participación ocasionales, informales e individuales y se involucran solo a corto plazo.

Las movilizaciones denominadas “inteligentes”, los boicots a productos, la recogida de firmas para peticiones en línea y las adhesiones a grupos Facebook de carácter político desempeñan un papel cada vez más importante.

Los autores consideran que las nuevas formas de participación política que aún no tienen reconocimiento pleno representan las nuevas vías de acceso a la política para los jóvenes adultos.

Consideran asimismo que la posibilidad de participar en línea en las votaciones o elecciones puede contribuir en gran medida al incrementar la implicación política de los jóvenes.

En fin, los investigadores constatan que el interés en la política depende mucho del nivel de formación y que los jóvenes tienden a considerar demasiado complejas las explicaciones de los temas de votación.

Fin del recuadro


(Traducción: Juan Espinoza), swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×