Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Polémicas medidas en deportaciones



Deportaciones: ¿Qué tan duras pueden ser las medidas para deportar a alguien que se opone a partir?

Deportaciones: ¿Qué tan duras pueden ser las medidas para deportar a alguien que se opone a partir?

(Keystone)

Luego de algunos operativos recientes de deportación en los que la policía debió utilizar la fuerza, las autoridades pretenden establecer vuelos en los que los detenidos puedan ser atados de pies a cabeza en sus asientos, en caso de gran resistencia.

El tema es blanco de críticas y de debate en el ámbito político. Observadores se preparan para acompañar los vuelos de deportación.

Para Suiza no resulta siempre tarea sencilla la deportación de solicitantes de asilo rechazados o cuyos casos no han reunido las condiciones adecuadas para ser analizados por las autoridades competentes. En 1989, un palestino, que se opuso a colaborar con la policía, murió de asfixia tras haber sido amordazado y atado a una silla de ruedas para ser conducido al avión que lo deportaría.

En condiciones similares, en 2001 murió un ciudadano nigeriano, sometido por una unidad anti-terrorismo en el Valais. Y en 2010, murió otro de sus conciudadanos en el aeropuerto de Zúrich. La Oficina Federal de Migración (OFM) decidió entonces cancelar las deportaciones hacia Nigeria.

Nivel 4 para la deportación, en caso extremo

El 7 de julio de 2011 Suiza efectuó de nuevo un vuelo especial a Nigeria con los solicitantes de asilo procedentes de ese país africano. Un acuerdo entre Abuja y Berna estableció que en el operativo, los deportados serían atados de pies y manos. Dos de ellos opusieron resistencia. La policía respondió con puñetazos y bastonazos. Finalmente los dos hombres no fueron deportados.

Tras ese incidente, Suiza acordó con Nigeria que en situaciones semejantes deberán ser posibles medidas más duras, según informó la Oficina Federal de Migración.

Se trata de las medidas establecidas en el denominado Nivel 4 para la deportación, con el que las personas concernidas deben llevar cascos y en la boca, antiescupideras; además de poder ser atados de brazos, pecho, piernas y pies en sillas de rueda para dirigirlos al avión que los conducirá  a su país de origen. Estos métodos, que las organizaciones defensoras de los derechos humanos relacionan con los de la tortura, no serán la generalidad, apunta las autoridades.

Hasta ahora, el Nivel 4 no ha sido utilizado para la deportación de nigerianos, indica el portavoz de la OFM, Michael Glauser a swissinfo.ch. “Se han realizado deportaciones, pero evidentemente se intentan evitar las medidas forzadas, y hasta ahora no han sido necesarias”.

¿Adormecerlos?

La Federación Suiza de Funcionarios de Policía (FSFP), preocupada por la seguridad de sus miembros, solicitó a la OFM a través de una carta que se establezcan medidas de represión más duras en el caso de que una persona reaccione violentamente a su deportación. En concreto, la asociación quiere que se permita adormecer a aquel que oponga resistencia.

También los policías solicitan en esa misiva que se reintroduzca el uso de esposas, una petición que ya expresaron a inicios del 2010 en otra carta dirigida a los Directores Cantonales de Justicia y Policía.  A la espera de un cambio, la Federación advierte que la situación actual resulta “insostenible”.

En respuesta a sus solicitudes, el director de la Oficina Federal de Migración Alard du Bois-Reymond mostró a swissinfo.ch una carta del 10 de agosto pasado en la que expresa “compresión por las demandas de seguridad de los oficiales de policía implicados en las deportaciones forzadas a través de vuelos especiales”. Agrega que “el análisis sobre la admisibilidad de métodos coercitivos y el modo de emplearlos es competencia cantonal”.

El director de la OFM negó que el restablecimiento del Nivel 4 para la deportación sea consecuencia de las críticas por parte de los policías: “No, no puede decirse que así haya sido”, respondió a pregunta de swissinfo.ch. Y deja en claro que para casos excepcionales –como el ocurrido el 7 de julio pasado con los dos nigerianos que opusieron resistencia- debe existir la posibilidad de utilizar medidas más duras que las del Nivel 2 para la deportación.

Tareas de observación

La Federación de Iglesias Protestantes de Suiza (feps) debe vigilar los discutidos vuelos de deportación de Suiza, primero en el marco de una fase piloto de seis meses que se realiza en la segunda mitad de este año. Por su parte, la Cruz Roja Suiza rechazó en octubre de 2010 una solicitud de la OFM en el mismo sentido.

Cabe recordar que la Organización Suiza de Ayuda a los Refugiados (OSAR) y Amnistía Internacional, sección suiza, reclamaron desde hace ya varios años este tipo de acompañamiento de observación en los vuelos de deportación.

Un concepto que hasta ahora no se había aplicado, indica el portavoz de la feps, Simon Weber a swissinfo.ch. “Nos dedicamos al establecer y formar a ese ramo especializado de observadores”. Las primeras participaciones se harán este otoño.

“Los observadores son “personalidades entre las cuales se encuentran profesores de Derecho, ex consejeros federales y otras personas que saben de qué se trata”, explica Weber.

Socio crítico y transparente

A petición de las autoridades federales, los acompañantes no deben exteriorizar sus apreciaciones sobre sus tareas de monitoreo. ¿Con ello la feps no queda atada de manos? “No lo creo, puesto que se trata de que este proyecto piloto llegue a buen término, y en ese marco no se puede realizar una conferencia de prensa cada vez que se realice un vuelo de deportación. Debemos abordar cuidadosamente la aplicación, las consecuencias y las recomendaciones de esta tarea de observación con los observadores y con el gremio especializado”.

Weber también manifiesta comprensión ante las críticas de las organizaciones de defensa de los derechos humanos al comparar las medidas del Nivel 4 de deportación con actitudes no lejanas a la tortura. “La pregunta es, para nosotros, si atar completamente a una persona es compatible con los derechos humanos. Eso lo debe esclarecer la observación de los vuelos. Para ello existen también las líneas directrices para la deportación de la Unión Europea”.

Y el representante de las iglesias protestantes indica que su federación “es reconocida como un socio crítico y transparente. Justamente nuestra independencia y el acuerdo de guardar discretamente los informes de la observación nos permiten hablar claramente a las autoridades de la Oficina Federal de Migración”.

Críticas de la Unión Europea

La UE criticó en noviembre de 2010 que Suiza, apenas en verano de 2011, permita la presencia de observadores neutrales en los vuelos de deportación. Según las líneas directrices de los Acuerdos de Schengen y Dublín a los que Suiza se ciñe, los Estados signatarios tienen la obligación de hacer participar a observadores desde enero de 2011.

En caso contrario, la UE  puede establecer una demanda por violación de los acuerdos, indica Bruselas. Pero sobre un proceso tal, la OFM no tiene conocimiento. “Ya estamos en ello y hemos iniciado la fase piloto de monitoreo”, indica el portavoz de la Oficina Federal de Migración a swissinfo.ch.

Sobre la tardanza en aplicar esta tarea de observación, argumenta Glauser: “En la organización federalista de Suiza resulta difícil encontrar el consenso entre los diversos actores. Las negociaciones en la materia tomaron su tiempo”.

Asilo político

En Suiza viven alrededor de 25.000 personas reconocidas oficialmente como refugiados.

De ellas, 23.000 tienen un permiso de estancia restringido a un determinado periodo de tiempo.

En 2010, 15.567 personas solicitaron asilo político en Suiza. 2.7% más que en el año 2009.

La mayoría de los solicitantes provinieron de Nigeria, Eritrea, Sri Lanka y Serbia.

En 2010 se analizaron 20.000 expedientes, pero aún están abiertos alrededor de 9.000 casos.

Solo una quinta parte de las solicitudes fueron aceptadas: Un 25% de los casos recibió el estatus de refugiado temporal y la mitad de los expedientes fueron rechazados.

De enero a mayo de 2011, 8.120 personas solicitaron asilo en Suiza.

Fin del recuadro


Traducción: Patricia Islas, swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×