Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Política e investigación científica No al estudio sobre cánnabis: ¿excepción o moneda corriente?

Un joven con un trozo de cannabis en la mano

La ley suiza prohíbe la producción, la venta y el consumo de cannabis que contenga más del 1% de THC.

(Reuters)

La Oficina Federal de Salud Pública (OFSP) no ha autorizado un proyecto piloto para la distribución controlada de cannabis. Esta decisión abre un interrogante: ¿El marco legislativo helvético frena los experimentos científicos?

La ciudad de Berna quería llevar a cabo un proyecto piloto en el marco del cual las farmacias de la capital suiza hubieran podido vender cannabis.

El proyecto contaba con el visto bueno de la Comisión Cantonal de Ética. Dos pericias judiciales habían confirmado que era legal. El Fondo Nacional Suizo para la Investigación Científica estaba dispuesto a aportar 720 000 francos. Varias ciudades, entre ellas Basilea, Zúrich y Ginebra, lo respaldaban. Incluso el ministro de Sanidad, Alain Berset, había aplaudidoEnlace externo la iniciativa de Berna. Y el nuevo jefe de la diplomacia suiza, Ignazio Cassis, se había manifestado favorable a la legalización del cannabis.

+ En Berna la marihuana se venderá quizás en las farmacias

Aun así, el proyectoEnlace externo del Instituto de Medicina Social y Preventiva de la Universidad de Berna –que pretendía investigar los efectos sobre el consumidor y el mercado negro de la venta legal de cannabis con fines recreativos en las farmacias de la ciudad– no ha sido autorizado.

La Oficina Federal de Salud Pública (OFSP), aunque reconoce la necesidad de “analizar científicamente nuevos modelos de reglamentación”, afirmaEnlace externo que la ley de estupefacientes vigente “no permite ni el consumo de cannabis con fines no médicos, ni su venta en farmacias sin prescripción médica”.

La legislación suizaEnlace externo prohíbe el cultivo, la fabricación, la comercialización, la posesión y el consumo de cannabis que contenga más del 1% de THC, el compuesto psicoactivo de la planta. Mientras en los primeros tres casos se prevén excepciones, el consumo con fines recreativos no está permitido, ni siquiera en el marco de estudios científicos, subraya la OFSP. La ley distingue claramente entre el cannabis con fines médicos/terapéuticos y la droga.

Cannabis en Suiza
(swissinfo.ch)

Aplicación de la ley al pie de la letra

La decisión de la OFSP, contra la cual cabe la posibilidad de interponer un recurso, ha provocado reacciones discordantes. La derecha conservadora y las asociaciones para la protección de los jóvenes, que veían en el estudio de Berna un paso hacia la legalización del cannabis, la aplauden. Otras organizaciones, como el Grupo de la Suiza francófona para el Estudio de las Dependencias, que buscan soluciones para luchar contra el tráfico de droga en la calle, consideran que esta decisión es una “catástrofe”.

“La ley de estupefacientes no autoriza este tipo de experimentos”, reconoce Sandro Cattacin, sociólogo de la Universidad de Ginebra y defensor de un proyecto de distribución controlada de cannabis en la ciudad de Calvino. No obstante, “hubiera sido deseable hacer una lectura menos legalista”, declaró al diario ’24 Heures’ de Lausana.

También Sven Trelle, médico responsable del proyecto bernés, hubiera preferido lógicamente una mayor flexibilidad por parte de las autoridades. “No soy jurista, pero según las dos pericias que hicimos hay un cierto margen para la interpretación de la ley. Ahora decidiremos qué vamos a hacer”, indica a swissinfo.ch.

Cannabis y heroína

El estudio bernés sobre el cannabis recuerda otro proyecto piloto en materia de estupefacientes: la distribución controlada de heroína bajo prescripción médica, que comenzó en 1994. Pero contrariamente a la venta para uso recreativo en las farmacias, la prescripción de heroína con fines médicos estaba y está contemplada en la ley de estupefacientes. Hoy, la que entonces fue una primicia mundial se ha convertido en un elemento pilar importante de la denominada política de los cuatro pilares en materia de drogas de Suiza.

+ "El programa de heroína, historia de prestigio"

Fin del recuadro

Política favorable a la investigación

Para Daniel Scheidegger, miembro del comité de dirección de la Academia Suiza de las CienciasEnlace externo, no se puede afirmar que el caso bernés sea sintomático de una política reacia a la experimentación científica. Al contrario. “Es raro que la política bloquee un proyecto. Los investigadores y las comisiones de Ética no conocen forzosamente todos los detalles legislativos y puede ocurrir que alguien encuentre un párrafo que no autoriza un determinado proyecto. Pero en Suiza tenemos la suerte de que los cantones y las ciudades pueden manifestarse y pedir la realización de un estudio, por ejemplo, agregando un artículo legislativo específico. El único inconveniente es el tiempo que se necesita para ello”.

De hecho, en el caso del proyecto piloto sobre el cannabis la OFSP anota que la ley de estupefacientes debería ser completada con un artículo relativo a los experimentos. De este modo, podría suspenderse la prohibición del consumo de cannabis con fines recreativos durante un determinado periodo y limitarla a algunas localidades”, puntualiza. La diputada liberal radical Reine Sauter ha declarado al diario ‘Der Bund’ que está dispuesta a presentar una intervención parlamentaria en ese sentido.

En general, dice Daniel Scheidegger, la política suiza es más bien favorable a la investigación. “Lo vemos cuando se votan créditos marco para la investigación en el Parlamento. Conozco a muchos investigadores extranjeros que han venido a Suiza porque aquí las reglas no se modifican con el cambio de gobierno o de presidente”.

Iniciativas para legalizar el cannabis

Se estima que entre 200 000 y 300 000 personas en Suiza consumen regularmente cannabis. A través de una iniciativa parlamentaria, que aún no ha sido debatida en las dos cámaras, el partido de los VerdesEnlace externo pide la despenalización y reglamentación del consumo. La asociación Legalize it!Enlace externo a su vez prevé lanzar una iniciativa popular para legalizar el consumo de cannabis en Suiza.

En el año 2008 ya se votó sobe el cannabis. En aquel entonces, el pueblo rechazó claramente (63% de los votos) una iniciativa a favor de la despenalización.

Fin del recuadro


Traducción del italiano: Belén Couceiro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×