Navigation

Acuerdos migratorios Suiza-Túnez dan frutos

La ministra suiza de Justicia, Simonetta Sommaruga, y el jefe de la diplomacia tunecina, Jemaïes Jhinawi, se reunieron en 2017 en Túnez. Keystone

Los acuerdos migratorios que Túnez y Suiza firmaron en 2012 están dando frutos, según ha declarado a swissinfo.ch, el ministro tunecino de Asuntos Exteriores Jemaïes Jhinawi.

Este contenido fue publicado el 03 octubre 2018 - 10:28
Rachid Khechana, swissinfo.ch

“Para frenar la ola de inmigrantes ilegales, los dos países han creado un programa de cooperación que se centra, sobre todo, en apoyar el retorno voluntario [de los solicitantes de asilo] y la formación profesional de los jóvenes tunecinos en su país”, explicó. “Según nuestras estadísticas, más de 1 600 solicitantes de asilo tunecinos han regresado a casa gracias a este apoyo”.

Preguntado sobre cuántas personas se habían beneficiado del programa de formación, Jhinawi reconoció: “Para ser franco, no son muchos por el momento”, pero “confiamos en que sean alrededor de 50 a finales de este año”.

Para Suiza estos dos acuerdos migratorios son un modelo. Forman parte de una estrategia global de cooperación que el país alpino firmó con Túnez en 2012 y renovó hasta el año 2020 durante la visita que realizó al país magrebí la ministra helvética de Justicia, Simonetta Sommaruga, en octubre de 2017.

+ Relaciones Suiza-Túnez y el acuerdo de cooperación

El acuerdo de cooperación lanzado tras la Primavera Árabe se centra en tres ámbitos clave: desarrollo democrático, crecimiento económico y migración.

“Suiza fue el primer país que apoyó el proceso democrático en un momento en el que estábamos ultimando las bases de las nuevas instituciones democráticas en 2013-2014”, declaró Jhinawi.

A la pregunta de si los haberes del exdictador tunecino Ben Alí congelados en Suiza serán devueltos, Jhinawi recordó que Suiza no solo congeló las cuentas en 2011, sino que ya ha devuelto 250 000 francos a Túnez.

“Se están llevando a cabo los procedimientos para levantar el bloqueo de los 60 millones de francos restantes que siguen congelados debido a un procedimiento penal en Suiza para determinar si su origen es legal o no. Suiza ha ampliado el plazo hasta el próximo 19 de enero y, mientras tanto, los juristas tunecinos están recibiendo formación por parte de expertos helvéticos como parte de la cooperación judicial”.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.