Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Pondera Berna el diálogo en Monterrey

Países ricos y naciones en desarrollo abordaron en México el tema de la pobreza. (Foto www.un.org/Photos/Guatem.html)

El balance helvético de la 1ª Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo es positivo.

El ministro suizo de Exteriores, Joseph Deiss, aseguró que en Monterrey surgió un "espíritu nuevo" y un consenso global diferente en la lucha contra la pobreza.

"Puedo decir que Monterrey quedará en la memoria por haber permitido un debate real y constructivo sobre el futuro del financiamiento al desarrollo", señaló en entrevista telefónica con swissinfo.

El jefe de la diplomacia helvética encabezó la delegación de su país que asistió a la Conferencia de Monterrey. Representantes de más de 170 países y de los principales organismos financieros internacionales, se reunieron esta semana, bajo la égida de la ONU, para abordar el tema del combate a la pobreza.

Necesidad de seguimiento

"Creo que el balance de Suiza es positivo en el sentido de que nuestra esperanza es de que haya más diálogo entre ONG, sector privado y organizaciones multilaterales y, en alguna medida, esto se dio en Monterrey", declaró a su vez el director adjunto de la División Multilateral de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), Regis Avanthay.

Entrevistado también por swissinfo, el funcionario añadió que, sin embargo, aún se tiene que actuar en ese sentido y que ese proceso de comunicación debe mantenerse a largo plazo. Por ello, advirtió que es menester dar seguimiento a las discusiones de la Conferencia de Monterrey.

También en el rubro comercial, Avanthay se manifestó optimista al comentar los resultados de la cumbre a la que asistieron unos 60 jefes de Estado y de Gobierno y en la que Suiza estuvo representada por su ministro de Exteriores.

"El balance es positivo en el sentido de que en el comercio pudimos confirmar el cambio de estatuto de una agencia internacional para la capacitación en el comercio", destacó para recordar que en esa estrategia, Suiza obtuvo el apoyo de diversos países.

La Confederación Helvética lanzó una iniciativa tendiente a transformar, de aquí al mes de junio, la Agencia de Cooperación e Información para el Comercio Internacional (ACICI) en una organización intergubernamental.

Incrementar exportaciones del Sur

La medida permitirá capacitar a un mayor número de personas en el ámbito comercial, con el fin de que los países que carecen de representación ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) puedan mejorar sus mecanismos de exportación y optimizar sus políticas comerciales.

Enfatizó el funcionario el hecho de que, en Monterrey, Suiza estableció contactos destinados a mejorar la coordinación con otros países donantes. Calificó la cumbre de "momento fuerte" del proceso de cooperación internacional y se pronunció porque el mecanismo se mantenga y fortalezca.

Cabe recordar que este jueves (21.03) el ministro suizo de Exteriores, Joseph Deiss, anunció en Monterrey que, de aquí al 2010, Suiza incrementará el presupuesto destinado al desarrollo al 0,4% del Producto Nacional Bruto (0,33% del PNB actualmente).

No ayuda, sino trabajo conjunto

Regis Avanthay sostuvo que el término "ayuda" ya no es adecuado y que es más correcto hablar de trabajo con contrapartes para instrumentar estrategias globales de desarrollo.

Según él, esos mecanismos privilegian el trabajo en ciertos sectores capaces de fomentar una base socioeconómica que a largo plazo permita poner coto a la pobreza.

El funcionario de COSUDE insistió en la necesidad de que la sociedad civil, los sindicatos y el sector privado compartan cada vez más esas estrategias.

El desarrollo, un reto universal

Regis Avanthay destacó que la comunidad internacional debe advertir que el desarrollo ya no es un asunto que concierne solamente a las agencias del rubro, sino que es un proceso que involucra a todo el mundo: a las empresas trasnacionales, a los sindicatos, a las ONG.

Subrayó también la urgencia de fomentar un mayor y más profundo diálogo internacional sobre diversos temas, como el desendeudamiento, el trabajo conjunto entre los sectores privado y público, el comercio y, particularmente, el acceso a los mercados del Norte.

En ese sentido, insistió en la importancia de aumentar la capacitación del personal de los ministerios de países pobres, con el objetivo de que introduzcan las acciones necesarias para que sus productos agrícolas y textiles tengan más acceso a los países del Norte. "Es una alianza más global que se va fomentando paulatinamente", dijo.

En su opinión, Monterrey representa un paso importante en ese sentido que tiene que confirmarse en la Conferencia de la ONU a celebrarse en Johannesburgo (Sudáfrica), en septiembre próximo.

Con respecto al pesimismo manifestado por las ONG sobre los resultados de la Cumbre de Monterrey, asentó que la lectura de esos mecanismos difiere de aquella que hace el sector oficial.

Detectar diferencias para superarlas

"El texto (del Consenso de Monterrey) que fue confirmado acá, habla de principios generales, deja un campo abierto a interpretaciones posibles y hay que verlo no como una serie de compromisos fijos o de pautas, sino como un marco en el cual se pueden desarrollar procesos de instituciones que quieren apuntar hacia objetivos de desarrollo", aseguró.

Añadió que posiblemente las ONG querían más compromisos fijos y que esos organismos tienen que preservar el diálogo con el sector público, una medida que Suiza mantuvo en forma constante durante la preparación de la Cumbre.

"Tenemos que aceptar que van a quedar diferencias", advirtió. Dijo también que se tendrán que determinar los campos de las mismas con el afán de reducirlas. "Se tiene que seguir el diálogo, no hay otro camino", advirtió.

La cita de Monterrey se convirtió en el primer foro de las Naciones Unidas al que Suiza asistió tras el sufragio del pasado 3 de marzo, en el que el electorado aceptó la adhesión del país a la ONU. Avanthay se felicitó de la simpatía que generó el voto entre los asistentes a la Conferencia de la ciudad mexicana.

Marcela Aguila y Belén Couceiro.


Enlaces

×