Navigation

Por un comercio internacional para todos

Privilegiar el comercio directo con los productores del Tercer Mundo. Keystone

Importantes ONG suizas se disponen a intensificar, en las próximas semanas, su campaña en favor de una nueva lógica comercial planetaria.

Este contenido fue publicado el 19 octubre 2004 - 07:48

Una petición en ese sentido será presentada en meses venideros a los parlamentarios. La semana internacional sobre el tema está prevista para abril de 2005.

La compra-venta, ejercicio tan simple y básico de las sociedades 'modernas', se convierte sin embargo, de más en más, en un rompecabezas casi sin solución. Especialmente cuando se incorporan al debate parámetros de equidad mundial, relaciones equilibradas entre Norte-Sur y desarrollo duradero .

Petición a los parlamentarios

Cerca de 25.000 firmas sostienen la petición "Por un comercio al servicio de las personas" que será presentada a los parlamentarios helvéticos en una de las próximas sesiones legislativas.

Detrás de la iniciativa se encuentran *Pan Para el Prójimo* y *Acción Cuaresmal de los Católicos suizos*, dos ONG de inspiración cristiana que ya habían optado por esa delicada temática durante su Campaña de Cuaresma de comienzos de 2004.

El objetivo, según Chantal Peyer, una de las promotoras de esta iniciativa, es "exigir una reforma de los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en los sectores de la agricultura, los servicios y la regulación de las empresas".

Es necesario, insiste Peyer en diálogo con swissinfo, que dichos acuerdos tomen en cuenta los derechos humanos –principalmente los derechos económicos y sociales- y la necesidades básicas del desarrollo durable.

La agricultura y el comercio mundial de los productos agrícolas aparecen como puntos esenciales en la actual ronda de negociación de la OMC que a fines de julio pasado hizo una importante escala en Ginebra.

Contra la especulación

En esa reunión de Ginebra, se decidieron dos grandes principios, explica en diálogo con swissinfo Fernand Cuche, dirigente de UNITERRE –organización campesina helvética- y diputado nacional del Partido Verde.

"El primero, la eliminación de la ayuda a las exportaciones de productos agrícolas, especialmente de los países ricos que venden a precios apoyados por el sector público (ndr : subsidiados)", señala Cuche reivindicando esa decisión.

El segundo, el de la disminución de las protecciones aduaneras, que tiene muchas lagunas porque no se precisaron cuáles serán los productos sensibles ni se acordó un calendario preciso, explica el legislador ecologista.

Cuche, anticipa en nombre de UNITERRE – y también de Vía Campesina, organización internacional del mundo rural a la cual pertenece- una de las reivindicaciones centrales de cara al debate sobre comercio mundial: "Que Naciones Unidas organice una conferencia internacional sobre soberanía alimentaria"

Pensamos que una de las conclusiones de ese encuentro debería ser, señala Cuche, "que la OMC no pueda seguir actuando sin una colaboración estrecha con las instituciones de las Naciones Unidas, tales como la Organización Mundial de la Alimentación (FAO); la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Conferencia de Naciones Unidas para la Economía y el Desarrollo (CNUCED)".

La visión última y estratégica, sostiene el dirigente campesino suizo a título personal, sería que "con el tiempo la Organización Mundial de Comercio se convierta en un miembro más de la ONU, con el mismo título que cualquiera de sus pares".

La defensa de la soberanía alimentaria debería ser, a juicio del parlamentario federal, un principio innegociable, reforzado por la concepción del comercio justo y equitativo.

"La equidad en el comercio no atenta contra el comercio mismo, sino contra la especulación y el acaparamiento", concluye.

Semana mundial de acción sobre el comercio

Si el debate sobre este tema anima los espíritus de especialistas, personalidades políticas e instituciones internacionales, no deja indiferente a la sociedad civil internacional.

Entre el 10 y el 16 de abril del año próximo se desarrollará en numerosos países del mundo la "Semana Mundial de Acción" para reclamar relaciones comerciales internacionales más justas, tal como lo confirma Chantal Peyer. En Suiza se organizarán actividades culturales, seminarios, debates públicos y oficios religiosos.

La iniciativa es convocada por la Acción de Cuaresma, Pan Para el Prójimo, Declaración de Berna y la Comunidad de Trabajo que integra las seis principales ONG helvéticas de cooperación al desarrollo.

"La idea es de movilizar miles de personas en todos los continentes para denunciar los efectos nefastos de la liberalización forzada del comercio mundial y promover reglas comerciales orientadas hacia la dignidad humana, la lucha contra la pobreza y los derechos humanos y no a los intereses de las multinacionales", enfatizan los convocantes suizos.

La idea no es sólo de oponernos a la liberalización del comercio, sino también aportar un mensaje positivo. "Decimos sí al derecho de la alimentación, al agua, a la salud, a la formación, a un medio ambiente favorable, a la vida y a un trabajo digno para todos", sostiene Peyer.

swissinfo, Sergio Ferrari

Datos clave

Acción de Cuaresma, Pan para el Prójimo, Declaración de Berna, la Comunidad de Trabajo y otras ONG y asociaciones impulsarán en Suiza, en abril del 2005, la Semana Mundial de Acción sobre el Comercio.

End of insertion

Contexto

·Fernad Cuche, dirigente campesino suizo de UNITERRE y parlamentario federal del Partido Verde promueve la idea de una Conferencia Internacional sobre la soberanía alimentaria que debería ser organizada por las Naciones Unidas.

·Para el diputado suizo es decisivo que la Organización Mundial del Comercio (OMC) colabore cada vez más estrechamente con las instituciones de Naciones Unidas. Exige una mayor transparencia en su gestión y propuestas.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo