Navigation

Posición progresista de Suiza en derechos humanos

Relativos avances en 60ª sesión de Comisión de derechos humanos. Keystone Archive

Berna sigue activa en política internacional apoyando resoluciones que buscan proteger a los más débiles.

Este contenido fue publicado el 29 abril 2004 - 16:41

Jean Daniel Vigny, jefe de la delegación suiza ante la Comisión de Derechos Humanos, no vacila en situar a su país entre los bloques progresistas que hacen avanzar la causa de los derechos humanos.

Al hacer un balance de los trabajos de la 60ª sesión de la comisión, realizada entre el 15 de marzo y el 23 de abril últimos, en Ginebra, Vigny se muestra cauteloso y relativiza los "avances" en la materia.

“Es decir, este año fue mejor que el año pasado. Pero esto no quiere decir que lo que sucedió allí sea bueno. Hubo avances, es cierto, y hasta se puede decir que la calidad de los debates está mejorando. Sin embargo, la ONU debe hacer todavía esfuerzos en este campo”, señala el diplomático a swissinfo.

Sin decirlo, Vigny se refiere a la alta politización de los temas tratados en los debates – con participación de 53 países - y al hecho de que varios países son colocados en el banquillo de los acusados, siendo objeto de condenas por violación de los derechos humanos.

Muchas ONG consideran que la Comisión de Derechos Humanos es, de lejos, el órgano mas politizado de todas las Naciones Unidas.

Terrorismo y derechos humanos

“Sin embargo, al margen de la política, hubo buenas propuestas. Por ejemplo, la que presentó México, en el tema 17, relacionada con la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo”, precisa Vigny al referirse a la iniciativa mexicana que busca poner freno a los abusos cometidos a la hora de luchar contra los terroristas.

La iniciativa colma un vacío en las relaciones internacionales en estos momentos.

“La idea es que un relator especial estudie las medidas que los Estados nacionales han adoptado en esa lucha y vea de qué manera estas medidas respetan las legislaciones internacionales que protegen los derechos humanos. En un año de investigaciones se hará un estudio y se remitirá a la Asamblea General de la ONU para que haga algo al respecto”, explica a swissinfo Luis Alfonso de Alba, embajador de México, en Ginebra, y principal negociador de esta resolución.

Sin necesidad de ser votada, la propuesta mexicana fue aceptada por los 53 países miembros de la comisión. Suiza, a pesar de que no es miembro, - lo será sólo hasta el 2007-, copatrocinó la resolución ejerciendo su derecho como país observador.

Cuba, de nuevo

Otro de los temas que desataron las pasiones fue el relacionado con Cuba. Los Estados Unidos se dedicaron “a hacer el mismo juego de todos los años”, según indicó a swissinfo uno de sus delegados que solicitó el anonimato, acusando a La Habana especialmente de no colaborar con la representante especial, Christine Chanet, al impedir su entrada a la isla.

Presentada oficialmente por Honduras, la resolución, que la comisión adoptó por 22 votos a favor, 21 en contra y 10 abstenciones, ha recordado las largas condenas a los 75 disidentes que fueron enjuiciados el año pasado. La resolución pide a Cuba un esfuerzo para mejorar este renglón de la administración pública.

Lo que resultó original este año fue que la propuesta estadounidense-hondureña apenas ganó por un solo voto. “Esto demuestra que Cuba tiene un amplio respaldo político internacional en este punto”, según Jean Daniel Vigny.

Un dolor de cabeza para los Estados miembros ha sido la resolución presentada por Cuba sobre Guantanamo. La Habana quería un informe detallado sobre el respeto a los derechos humanos de los prisioneros que se encuentran encarcelados -¿justa o injustamente?- en la base naval que los Estados Unidos tienen en la isla.

La resolución denuncia las presiones ejercidas por Washington sobre muchos países miembros de la Comisión. El proyecto fue retirado por Cuba momentos antes de la votación. Su embajador en Ginebra, Yvan Godoy, denunció "una moral a dos velocidades" en el momento de recoger el texto.

Esta retirada significó un alivio para muchos países que, con suspicacia, se preguntaban cómo designar al país más poderoso de la tierra como un violador de los derechos humanos.

Suiza vió problemas de procedimiento en este asunto. Presentado oficialmente en el punto 9 ( violaciones a los derechos humanos en las jurisdicciones nacionales), Berna no veía cómo Cuba posee una soberanía sobre Guantanamo. El asunto debía más bien haber sido presentado en el punto 17, relacionado con la promoción de los derechos humanos en el mundo. Sin embargo, no se hizo así.

Activismo helvético

De todas las resoluciones adoptadas por la comisión este año, Suiza sólo fue autora completamente de una, relacionada con Nepal. Sus negociadores lograron obtener un consenso que permitió la aprobación de un texto que denuncia las violaciones a los derechos de la persona en dicha región.

Del resto de los acuerdos alcanzados, Suiza copatrocinó la mayoría de las propuestas. Los helvéticos dieron su aval a la renovación de los mandatos de la Comisión en 14 temas y puntos especiales como el derecho a la alimentación, a la salud, a la vivienda, a la educación; asi como a cuestiones relacionadas con tortura, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzosas, tráfico de niños, intolerancia religiosa, desplazados internos y otras más.

El relator especial de la comisión para el derecho a la alimentación, el suizo Jean Ziegler, vió renovado su mandato por tres años más. Lo mismo que el mexicano, Rodolfo Stavenhagen, en el área de “pueblos indígenas”.

En términos generales, Suiza vivió esta 60ª sesión con menos pasión que otros años. En esta ocasión saludó el nombramiento del experto para cuestiones de terrorismo y derechos humanos; asi como la designación de un relator encargado de estudiar los derechos de las minorías en los países en crisis.

Suiza coparticipó también en la adopción de 7 resoluciones relacionadas con los derechos económicos y sociales (el acceso a los medicamentos y/o la no discriminación por cuestiones de orientación sexual, entre otros).

“Así es que los hechos allí están. Si me preguntan en cuál grupo está Suiza, -entre los progresistas o entre los conservadores-, para simplificar, yo diría que somos progresistas”, concluyó Vigny.

swissinfo, Luis Vázquez, Ginebra.

Datos clave

La 60ª sesión de la Comisión de derechos humanos de la ONU tuvo lugar en Ginebra entre el 15 de marzo y el 23 de abril del 2004.
Jean-Daniel Vigny, jefe de la delegación suiza relativiza los avances en este campo.
Muchas ONG consideran que la Comisión es, de lejos, el órgano más politizado de la ONU.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.