Navigation

Premio a Mary Robinson

Mary Robinson, una militante infatigable. Keystone

La alta comisionada de la ONU recibe en Ginebra el premio anual del Servicio Internacional para los Derechos Humanos.

Este contenido fue publicado el 16 agosto 2002 - 12:29

Esta desconocida ONG, dirigida por el suizo Adrien-Claude Zoller, ha formado a centenares de defensores de los derechos humanos.

La entrega del 'Premio Derechos Humanos 2002', de un valor meramente simbólico, constituye para Mary Robinson una de sus últimas apariciones públicas en Ginebra como alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.

Desde el 12 de septiembre, en efecto, un brasileño, Sergio Vieira de Mello, hasta ahora responsable de la administración transitoria de la ONU en Timor Oriental, le sucederá por un periodo de cuatro años.

Militante de vocación

Si Mary Robinson es premiada con una distinción procedente de una organización no gubernamental, no es solamente porque asumió "posiciones valientes" durante su mandato en la ONU.

En efecto, "jamás tuvo miedo de recordar sus responsabilidades a los Estados y a los gobiernos", como lo subraya Adrien-Claude Zoller, director del Servicio Internacional para los Derechos Humanos (SIDH).

Con ella, añade, el puesto de alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos adquirió toda su significación: "No hay prácticamente expediente alguno de la Comisión de Derechos Humanos sobre el cual no haya ejercido una influencia crucial".

Pero antes de que asumiera esta responsabilidad, Mary Robinson siempre tomó posición, por no decir que militó, en favor de los derechos humanos, particularmente cuando cumplía funciones políticas en su Irlanda natal.

Entonces presidenta de la República de Irlanda y recordando la gran hambruna que había golpeado la isla a mediados del siglo XIX, luchó, entre otras causas, para reforzar la cooperación con los países en desarrollo.

Como un plebiscito

Un recuerdo personal: cuando Mary Robinson había iniciado sus funciones, una mañana de septiembre de 1977, la esperamos a la entrada de su oficina para una breve entrevista.

"Mi prioridad, nos dijo entonces, es hacer efectiva la autoridad de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos. Espero ser la voz de aquellos que a través del mundo son víctimas de injusticias y crueldades".

Cuando los miembros del Servicio Internacional para los Derechos Humanos 'nominaron' a los laureados del Premio 2002, Mary Robinson obtuvo la casi unanimidad de los sufragios. Una manera de reconocer que cumplió sus promesas.

Bernard Weissbrodt, Ginebra

Datos clave

1990-1997: Presidenta de la República de Irlanda
1997-2002: Alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos
12ª laureada del Premio Derechos Humanos del SIDH
Este domingo (18.08.): último viaje a Pekín, el 7º en cinco años
El brasileño Sergio Vieira de Mello sucederá a Robinson
El actual presidente del SIDH, Musimbi Kanyoro, es keniano

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.