Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en un consejo de ministros en el palacio de Miraflores en Caracas, mayo 16, 2017. Maduro, comparó el hostigamiento que han sufrido funcionarios y sus familiares dentro y fuera de Venezuela con el tratamiento que recibieron los judíos bajo los nazis y acusó a la oposición de fascista. Miraflores Palace/Handout via REUTERS IMAGEN PROPIEDAD DE TERCEROS, SOLO PARA USO EDITORIAL

(reuters_tickers)

CARACAS, 17 mayo (Reuters) - El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, comparó el hostigamiento que han sufrido funcionarios y sus familiares dentro y fuera de Venezuela con el tratamiento que recibieron los judíos bajo los nazis y acusó a la oposición de fascista.

Los comentarios, hechos tarde el martes en un consejo de ministros transmitido por la televisión estatal, siguieron a una nueva jornada de protestas en su contra en el país. Al menos 42 personas han muerto por hechos violentos alrededor de las manifestaciones, que se han repetido casi a diario desde hace un mes y medio.

Funcionarios, sus familiares y partidarios del Gobierno socialista están siendo hostigados y repudiados públicamente en Venezuela y el exterior y sus adversarios filman videos y los difunden en las redes sociales instigando además a que otros hagan lo mismo.

"Somos los nuevos judíos del Siglo XXI, que persiguió (Adolf) Hitler", afirmó Maduro tras acusar a los líderes opositores de promover un movimiento fascista en el país, similar a los que gobernaron en España, Italia y Alemania en el siglo pasado.

"No llevamos la estrella de David amarilla aquí, llevamos el corazón rojo, de ganas de luchar y de pelear por la dignidad humana y los vamos a derrotar a estos nazis del Siglo XXI, a estos fascistas", agregó en una reunión con sus ministros transmitida por la televisión estatal.

Además exigió castigo a quienes han protagonizado los incidentes tanto en Venezuela como en varios países europeos, Estados Unidos y Australia y ordenó a su canciller iniciar acciones legales.

La Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela (CAIV), el principal grupo hebreo del país sudamericano, expresó el miércoles en un comunicado su "repudio absoluto" a comparaciones y dijo que cualquier mención es una "banalización" del Holocausto en el que murieron seis millones de judíos.

"Este episodio de la historia de la humanidad, que cobró las vidas de seis millones de judíos, entre ellos millón y medio de niños, resulta único e incomparable", dijo la CAIV en un comunicado publicado en su sitio en Internet.

La agitación política de Venezuela ha tenido eco en las redes sociales, donde se han difundido listas y direcciones de las supuestas viviendas de funcionarios, exfuncionarios, diplomáticos y sus familiares, así como videos de grupos insultándolos verbalmente en restaurantes, supermercados y calles.

Algunos simpatizantes de la oposición han criticado esas acciones por considerar que atacan a familiares de funcionarios que no tienen responsabilidades de Gobierno.

La oposición, que acusa a Maduro de ser un dictador y de promover la violación de derechos humanos, ha dicho que continuará en las calles, pese a que en medio de las protestas manifestantes, uniformados y peatones han fallecido por heridas de bala y otros han resultado lesionados en incidentes que investiga la Fiscalía.

En la noche del miércoles, la oposición realizó una vigilia nocturna que se extendió por unas dos horas, en la que llevaron velas y linternas con la intención de "honrar a los caídos". También hubo una misa.

Maduro había dicho anteriormente que la manifestación nocturna es propia de los movimientos fascistas que se propagaron antes de la Segunda Guerra Mundial.

"Están convocando a una marcha de las antorchas, algo que es símbolo en Europa, en el mundo, del surgimiento del nazismo en Alemania, del fascismo mussoliniano en Italia; del franquismo en España", comentó.

Las muertes en medio de las protestas han despertado la atención internacional y varios países han pedido respetar el derecho a la libre manifestación. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) discutió por primera vez el miércoles la crisis en Venezuela, imitando a otros organismos hemisféricos.

(Reporte de Brian Ellsworth y Corina Pons, reporte adicional de Deisy Buitrago; Editado por Silene Ramírez y Ricardo Figueroa)

Reuters