Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Primera queja contra ‘cybersquatters’

La atribución de registros de dominio afronta sus primeras querellas.

(swissinfo.ch)

Nestlé.ch, laliberté.ch... Diversas empresas han sido víctimas de los ‘cybersquatters’ desde la apertura de los registros de dominios.

Una primera queja fue presentada el lunes (08.03) ante la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

“El acuerdo entre Suiza y la fundación Switch nos prohíbe revelar el nombre del quejoso antes de que se arregle el caso”, precisa a swissinfo Samar Shamoon, portavoz de la OMPI.

Desde el primero de marzo, empresas y particulares luchan por adquirir las nuevas direcciones Internet cuya escritura lleva acentos o diéresis.

En una semana, Switch ha vendido 18.000 registros de dominio, 14.000 de los cuales en sólo 24 horas. Cada dirección cuesta 75 francos.

Responsable de la distribución, esta fundación no puede elegir a las personas o empresas que aspiren a poseer un registro de dominio. Dicho de otra manera, el primero que llegue es al primero que atienden.

Víctimas de los ‘cybersquatters’

Todo pasó muy rápido. Y algunas empresas se dejaron sorprender. Así, la denominación nestlé.ch fue adquirida por un estudiante. Pero la multinacional ya recuperó su dirección electrónica, de acuerdo con la publicación semanal en lengua francesa ‘Dimanche Matin’.

‘La Liberté’, diario también en francés, debió desembolsar 300 francos para recuperar el nombre de su sitio de Internet que también había sido atribuido a ‘cybersquatters’ (ocupantes ilegales).

La publicación del cantón de Friburgo logró un ‘arreglo’ con quien ostentaba la dirección.

Pero el problema no se arregla siempre tan fácilmente y hay muchos casos de descontento.

Martin Brühwiler, de las ediciones Rösslitot en Saint Gall, califica de caótico el procedimiento de atribución de las denominaciones.

Desde hace siete años posee la dirección de Internet www.buecher.ch (libros) que debería escribirse www.bücher.ch. Efectuó la solicitud correspondiente el primero de marzo, estimando que tenía derecho, pero aún no ha obtenido respuesta.

Reglamento de litigios

Sin embargo, Brühwiler no tiene la intención de recurrir a la justicia para obtener el registro que desea. “Es demasiado arriesgado. Se trata de un procedimiento cuya conclusión es incierta y que puede costar decenas de miles de francos”.

El Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI, en Ginebra, se encarga de los litigios correspondientes.

“En Suiza, el procedimiento se desarrolla en dos tiempos”, precisa Francis Gurry, subdirector general de la OMPI.

Mediante un primer acercamiento telefónico, se intenta conciliar a las partes en conflicto. En caso contrario se pasa a la fase de arbitraje. El querellante debe entonces aportar tres pruebas.

Interés legítimo

En principio, debe demostrar que el nombre del registro de dominio es equivalente a la marca (Nestlé, por ejemplo), o que se presta a confusión.

En segundo lugar, es menester que quien detenta el nombre no tenga intereses legítimos en poseerlo. En tercer lugar, el quejoso debe probar que el poseedor de la dirección actuó con evidente mala fe (chantaje, por ejemplo).

A veces los particulares vencen a las multinacionales. La casa editora Penguin, había presentado una demanda contra el poseedor de penguin.org. Este último, un particular, ganó el caso, recuerda Francis Gurry.

Se trataba de un señor que utilizaba ese nombre desde niño. Incluso su mujer se denominaba Señora Penguin. Tenía, entonces, un interés legítimo en conservar esa dirección electrónica, sobre todo porque su sitio sólo contenía informaciones personales.

Otro ejemplo abordado por Francis Gurry: el caso de la cantante Madonna. “Su nombre –inclusive si es muy conocido- también hace referencia a la religión. Sitios religiosos podrían legitimar la posesión del registro de dominio madonna.org o madonna.ch”

Posibilidad de recurso

Una vez que el Centro de Arbitraje y de Mediación de la OMPI emite su veredicto, el perdedor tiene aún la posibilidad de presentar un recurso en los siguientes diez días, ante el tribunal competente.

“La mediación tiene la ventaja de ser más rápida (aproximadamente 45 días) que el procedimiento jurídico tradicional, constata Francis Gurry. Además, cuesta más barata (unos 1000 francos)”.

swissinfo, Alexandra Richard
Traducción, Marcela Águila Rubín

Datos clave

Switch vendió 14 mil registros de dominio en 24 horas.
18 mil en una semana.
Cada dirección electrónica cuesta 75 francos.
La fundación reunió 1,35 milliones de francs.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes