Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Pro Natura: cien años de defensa de la Naturaleza

La cabra montesa, símbolo de los Alpes y de Pro Natura.

(Keystone)

Hace 100 años nacía Pro Natura, primera organización de defensa de la naturaleza en Suiza. Hoy, con una amplia presencia, posee y administra más de 600 reservas naturales.

Los fundadores eran pioneros por diversos conceptos, incluido el de crear el primer Parque Nacional de Suiza y de Europa Central donde Pro Natura vio la luz.

Se trataba entonces de financiar el alquiler de la reserva natural del Valle de Cluozza, en la comuna de Zernez, cantón de Los Grisones, para proteger una naturaleza cada vez más amenazada por la industrialización y el turismo. La 'Ein-Franken-Verein' (Asociación-un-franco) tuvo éxito gracias a las cuotas de sus miembros.

La entidad se convierte luego en la Liga Suiza para la Protección de la Naturaleza (LSPN), antes de adoptar el nombre de 'Pro Natura' en 1997.

En 1914, el Parlamento Federal aprobaba la creación del Parque nacional suizo. Es el único con ese nombre hasta ahora. Y todavía hoy, Pro Natura le paga un franco al año por cada uno de sus 100.000 miembros.

El oso, símbolo de los desafíos

El primer emblema animal de la asociación fue el oso pardo. Para Otto Sieber, secretario central de Pro Natura, el animal no es solamente un "símbolo de la vida salvaje y de la belleza de la naturaleza", muestra también "los desafíos de la protección de la naturaleza".

En 2009, en efecto, Pro Natura lucha todavía por el oso pardo, del que reclama la reimplantación. Lo designó animal del año y figura también en el sello especial emitido por la oficina de correos para el aniversario de la organización.

Desaparecido antes de 1909, el oso pardo hizo una tímida reaparición en Suiza en 2005. Lumpaz, menos poéticamente bautizado JJ2, volvió, como es lógico, al Parque nacional fundado por Pro Natura.

Después de haber desaparecido a finales del verano sin dejar rastro, su hermano, JJ3, ocupó los grandes titulares de los periódicos en el verano de 2008. Pero un comportamiento juzgado sospechoso hizo que las autoridades cantonales decidieran abatirlo.

Falta de tolerancia

Pro Natura está confrontada cada día a la falta de tolerancia de la población para la reintroducción del oso, el lince y el lobo. Y la lista de las especies animales y vegetales amenazadas de extinción no deja de crecer.

La organización lucha también en otro terreno, el del crecimiento de la mancha urbana. Cada segundo, un metro cuadrado de suelo virgen desaparece bajo el hormigón o el asfalto.

¿En este sentido, el combate por la protección de la naturaleza no tiene algo de frustrante? "Sí, la frustración se instala regularmente, luego desaparece. En lugar de quejarse, hay que ver también los progresos realizados", subraya Otto Sieber.

Señala algunos avances que no habrían sido posibles sin Pro Natura: el artículo constitucional sobre la protección de sitios pantanosos, la ley actual para la protección de las aguas o las contribuciones ecológicas a la agricultura - un campo donde Suiza es pionera.

La Unión Europea retomó el sistema de las contribuciones ecológicas. Suiza está también entre los países más adelantados en el inventario de sus biotopos.

Un obstáculo: el federalismo

En Suiza, la densidad de la construcción hace inevitables los conflictos de intereses sobre la utilización del suelo. Además, "el federalismo puede también ser un obstáculo al avance en la protección del paisaje y de la naturaleza", anota Otto Sieber.

En los países vecinos, parques naturales nacionales o regionales ven la luz fácil y rápidamente. En Suiza, hay que pasar a menudo por una votación. Es por cierto una buena cosa, relativiza el secretario general, pero esto no simplifica las decisiones.

Así, la discusión sobre la creación de un segundo parque nacional dura ya diez años. Sin embargo, Pro Natura confía en que su compromiso será recompensado, precisamente en este año de su centenario. La demanda de autorización de un Parque nacional en torno a Locarno acaba de ser presentada en el Tesino.

Comprar para proteger

Pro Natura también se distinguió muy pronto con la compra o el alquiler de terrenos a proteger. Administra hoy más de 600 zonas naturales, en una superficie de más de 1.000 km2; es decir, la mitad de las superficies protegidas de Suiza.

Entre estas 600 reservas, encontramos el bosque primitivo de Derborence, en el cantón del Valais, los pantanos de Ponts-de-Martel, en las montañas de Neuchâtel, el valle posterior de Lauterbrunnen, en el Oberland bernés y, desde hace poco, la mayor reserva forestal fuera del Parque nacional en el Val Cama y el Val Leggia (Grisones).

Pro Natura trabaja en la ordenación de las reservas. "Nuestro sueño es tener una amplia red de reservas naturales en toda Suiza", confirma Otto Sieber. Pero la creación de estas reservas es larga, difícil y cara.

Pro Natura financia la gestión de estas reservas naturales con la venta de sus escudos en chocolate, dones y herencias. No es para quejarse: la organización puede contar con el apoyo de 100.000 miembros y de 30.000 donadores. Además de centenares de voluntarios.

Una voz fuerte para la naturaleza

Considerada mucho tiempo como una organización elitista, Pro Natura se abrió desde los años 50. La creación de secciones la transformó en una asociación bien implantada en las regiones.

Pro Natura se permite una visión optimista del futuro. En noviembre pasado registró un éxito suplementario con el rechazo popular a la iniciativa que quería abolir el derecho de recurso de las asociaciones.

La próxima prueba es la votación sobre la iniciativa "para el paisaje", presentada por Pro Natura y otras organizaciones. Otto Sieber está convencido de eso: "en 100 años se necesitará nuevamente una voz fuerte para la defensa de la naturaleza, una voz que no sea dictada por los intereses individuales o económicos sino por alguien que actúe con responsabilidad y amor a la naturaleza".

swissinfo, Corinne Buchser
(Traducción: Marcela Águila Rubín)

100 años de lucha

Pro Natura fue fundada en 1909 bajo el nombre de 'Ein-Franken-Verein' (Asociación-un franco) para financiar el alquiler de las tierras del futuro Parque nacional suizo.

La asociación se convierte luego en la Liga Suiza para la Protección de la Naturaleza (LSPN). El nombre de Pro Natura data de 1997.

La organización se compromete en la salvaguarda y promoción de los animales y de las plantas locales. Pro Natura es propietaria de más de 600 reservas naturales. La primera fue el Parque nacional suizo en Los Grisones, al que todavía hoy, cada uno de los alrededor de 100.000 miembros de la organización paga un franco por año.

Un libro conmemorativo aparecerá en abril. Además, la oficina de Correos creó un sello especial para la ocasión con la figura del oso pardo. Pro Natura lucha por la reintroducción de ese mamífero en los Alpes suizos.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes