Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Promesa al volante “Desde que me subí a un Kart no lo dejé jamás”

Elliott Shaw padece síndrome de Asperger e hiperactividad y hoy es un piloto profesional de karting. El joven suizo de 16 años ya cosecha éxitos en el circuito internacional.

Elliot, de padres ingleses, forma parte de un equipo de karting con sede en Italia que prepara a jóvenes para competiciones internacionales.

Muchos pilotos de Fórmula Uno empiezan sus carreras en un kart, y la F1 es exactamente donde a Shaw le gustaría llegar.

El joven comenzó a hacer karting en un vehículo de alquiler en 2012, en la pista de Vuiteboeuf, en el oeste de Suiza. Desde el principio le encantó la velocidad.

Después de una temporada decidió correr más seriamente y comenzó a progresar en diferentes categorías hasta dar el salto a la categoría X30 Elite en 2017. Ese mismo año terminó primero en el Campeonato Suizo Vega y cuarto en el Campeonato Nacional.

En 2018 se unió a Ferrara Kart, un equipo compuesto por tres pilotos, con sede en Varese, Italia, y creado por el internacionalmente reconocido mecánico de karts Domenico Ferrara.

Elliott terminó en segundo sitio en la Super ROK Race, su primera competencia con este equipo.

Elliott stands near his kart
(Becki Shaw)

El joven optó por el equipo con sede en Italia principalmente por sus credenciales internacionales; ya que los equipos suizos suelen competir principalmente en campeonatos nacionales.

Ferrara afirma que este joven es muy prometedor.

El kart de Shaw tiene un motor ROK DVS de 125 litros y 40 CV, fabricado por Vortex. No tiene engranajes, es mecánicamente muy simple y tiene que ser empujado para poder arrancar. Pero puede viajar a velocidades de hasta 130 km/h en un tramo recto.

Apoyo familiar

Durante la temporada de competiciones (de febrero a octubre), la familia Shaw está en constante movimiento. Todo su dinero y energía están enfocados en la carrera de Elliott, pero dicen que vale la pena cada franco ya que están convencidos de que su hijo tiene todo para convertirse en un campeón.

La pareja paga 5 000 francos suizos (5 047 dólares) por cada carrera en la que Elliott participa -unos 50 000 francos suizos al año- y dice que no han tenido vacaciones en muchos años.

La madre de Elliott, Becki, es inglesa, contadora de profesión y vive en Suiza desde hace 24 años. Su padre trabaja en el sector de la informática y vive aquí desde que tenía cuatro años.

swissinfo.ch se reunió con el joven en su casa de Villiers, cantón de Neuchâtel, y lo filmó en acción en la pista de karts donde comenzó su carrera.

También descubrimos que la forma leve de autismo que sufre no siempre es un obstáculo e, incluso, puede ayudarlo a concentrarse.

 


Traducción del inglés: Patricia Islas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes