Navegación

Enlaces para saltar navegación

Subsitios

Principales funcionalidades

PROPIEDAD INTELECTUAL ¿Suiza, paraíso para grandes y pequeños piratas de la web?

La descarga de filmes o música para uso privado es legal enSuiza, aunque la fuente sea ilícita. 

La descarga de filmes o música para uso privado es legal enSuiza, aunque la fuente sea ilícita. 

(123RF)

En Suiza, las leyes sobre la descarga de material protegido por derechos de autor son relativamente permisivas con respecto a muchos otros países. Además, el país no tiene aún soluciones específicas contra la piratería, lo que ha provocado que termine en una ‘lista negra’ de EEUU. No obstante, una modificación legislativa se elabora para cambiar esta situación.

Si usted quiere un pan, debe pagarlo. Si el panadero que trabaja toda la noche para producirlo no recibe nada a cambio del que lo consume, muy probablemente buscará otro oficio. Lo mismo ocurre con los “bienes inmateriales” como las películas y la música.

“Para garantizar que haya nuevos filmes y actores, debe haber ingresos que los sostengan. Los financiamientos estatales, por ejemplo, no son suficientes”, explica Dieter Meier, director de SuisseimageEnlace externo, la cooperativa que se ocupa de la protección de los derechos de autor de los creadores cinematográficos y encargada de vigilar que esos realizadores reciban una parte suficiente de las ganancias de sus obras.

Pero con internet, la protección de la propiedad intelectual se vuelve un dolor de cabeza para las autoridades del mundo entero, como es el caso de los sitios que comparten de modo ilegal obras protegidas.

Entre los ejemplos recientes del combate a la ciberpiratería destaca el realzado por las autoridades italianas con la “incautación” de unos 152 sitios de difusión en directo (streaming, en inglés) que permitían ver obras sin necesidad de descargarlas. Cabe mencionar también el cierre en julio de KickassTorrents, uno de los mayores sitios de obras compartidas entre usuarios (“peer to peer”), y la inculpación de su presunto propietario por parte de la justicia estadounidense, lo que ha creado un terremoto en la red.

Cada país se confronta de forma distinta al fenómeno, difícil de frenar por su naturaleza global. Estados Unidos, donde las exportaciones de la industria de la televisión y el cine suman 16 000 000 de dólares anuales, reacciona de modo particularmente severo. Justamente Washington puso a Suiza en abril de 2026 en la listaEnlace externo de países donde la protección de la propiedad intelectual resulta insuficiente.

Gianni Cattaneo, abogado y profesor de Derecho en internet : En Suiza, el utilizador puede descargar y consumir libremente material protegido por los derechos de autor (salvo en el caso de programas informáticos) para uso privado, independientemente de que la fuente donde se obtiene el producto sea legal o no. El permiso se extiende también a compartir y reproducir copias de la obra si solo circulan en un círculo privado, como entre familiares y amigos”.

“La industria de los medios de comunicación y de la cinematografía son muy fuertes en EEUU. No es la primera vez que ejerce presión contra Suiza y busca que sea considerado un delito la descarga de material desde un sitio ilegal. Pero en 2008, los legisladores helvéticos se declararon en contra de esa posición”.

En Suiza, la frontera de la ilegalidad se sobrepasa cuando alguien, sin los derechos necesarios, pone un archivo protegido por los derechos de autor a disposición de alguien fuera de su círculo de conocidos. Una situación más permisiva que en otros países europeos. La ley italiana, por ejemplo, prevé una multa de 152 euros para aquel que mire un partido de fútbol o un filme, sin descargarlo, desde una página ilícita.

La esfera privada ante todo

El uso de la mayor parte de los protocolos ‘peer-to-peer’, sitios en los que los usuarios descargan y comparten una obra simultáneamente, tales como en BitTorrent, también es ilegal en Suiza. Sin embargo, en 2010, el Tribunal Federal (máxima instancia judicial suiza) juzgó que la protección de la esfera privada del consumidor, en este caso el usuario, es más importante que los derechos de autor.

Gianni Cattaneo, profesor de Derecho sobre el uso de internet en la Escuela Superior Especializada de la Suiza Italiana y autor del libro ‘‘Introducción al derecho suizo de la informática y del internetEnlace externo’, precisa: “El monitoreo de los utilizadores de las redes entre pares está prohibido, pues afecta las reglas sobre la protección de datos personales”.

En estos casos, “el Ministerio Público no interviene sin que lo solicite el propietario de los derechos de autor de la obra que se descargó. Para el afectado no resulta fácil identificar al autor del delito y presentar una prueba (electrónica) de la violación de esos derechos”.

Según la Asociación Suiza para la Lucha contra la Piratería (SAFEEnlace externo), este proceder “bloquea la persecución de aquellos que violan los derechos de autor. SAFE anota que Suiza –a diferencia de otros países industrializados- no tiene medios eficaces para combatir este fenómeno. Pero los remedios están en elaboración.

Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Evitar criminalizar al consumidor

En 2012, Somonetta Sommaruga, ministra suiza de Justicia y Policía, solicitó a un grupo de trabajo, denominado AGUR 12Enlace externo, la evaluación de una modificación de la ley federalEnlace externo de derechos de autor en el ámbito del desarrollo digital y tecnológico.

Dieter Meier, director de Suisseimage y parte del AGUR 12, minimiza la responsabilidad de los usuarios: “No queremos correr detrás de los pequeños consumidores, sino detrás de las estructuras mayores que causan el daño real. Dicho de otro modo, a la gente que vende el pan”.

“Esas personas son las que hacen el dinero gracias a la inserción de publicidad en estos sitios y venden los datos de los usuarios. Queremos evitar que haya esos recursos ilícitos. Si los elimínanos, las descargas ilegales desaparecerán.”

El objetivo es elaborar una ley que permita a las autoridades obligar al responsable del contenido de un sitio web, a eliminar los contenidos ilegales y evitar que reaparezcan. 

SAFE, la Asociación Suiza para la Lucha contra la Piratería: “Por su bien, Suiza debe reforzar la protección de la propiedad intelectual y llevarla a escala internacional. Un mercado sano de la cultura y el entretenimiento es en beneficio de todos: consumidores, proveedores de servicios de comunicación, creadores y la industria artística.

También se prevé que los proveedores suizos que permiten el acceso de estos sitios puedan ser llamados a bloquear las ofertas piratas extranjeras y, en caso de grave violación, identificar y transmitir la identidad de los responsables a las autoridades judiciales para seguimiento procesal civil. Una obligación que solo tendría lugar a la tercera advertencia.

Es un sistema que sigue la voluntad del gobierno suizo, evitando una criminalización del consumidor. Los proveedores se muestran reticentes, puesto que serían ellos los que deban prevenir a los clientes que violen la regla y además tendrían a cargo la tarea de controla si el contenido es ilícito, explica Dieter Meier.

Status quo hasta 2018

El proyecto de ley se redactará de acuerdo a las conclusiones del grupo de trabajo, que se presentarán en febrero de 2017. El parlamento deberá pronunciarse sobre la prevista modificación en 2018.

Si entra en vigor, faltará por ver si es suficiente para que EEUU borre a Suiza de su ‘lista negra’. Según el abogado Gianni Cattaneo, las reformas buscan una lucha más eficaz contra la piratería desde la perspectiva helvética. “Pero si EEUU espera que la descarga y reproducción de obras en la esfera privada a través de sitios no autorizados se vuelva ilegal en el país alpino, entonces la cuestión no será resuelta”.

¿Considera injusto mirar desde casa una película protegida por los derechos de autor, vía un sitio internet no autorizado? Su opinión nos interesa.

×