Navigation

Prostitución en Suiza, diálogo inter-cantonal

El mercado del sexo en Suiza genera unos 4 mil millones de francos anuales. Ex-press

Este lunes arrancó en Berna la primera plataforma abierta para el debate inter-cantonal sobre prostitución y migración en Suiza.

Este contenido fue publicado el 01 febrero 2010 - 13:45

Organizado por la Oficina Federal de Migración a petición de los cantones, el evento permitirá compartir experiencias e inquietudes. Encuesta.

La prostitución es sólo una de las muchas facetas de la migración; empero, una de las más difíciles de manejar. En Suiza, el ejercicio de la profesión más antigua del mundo no está prohibido por el Código Penal y los cantones son libres de legislar. El resultado es una gran disparidad de prácticas en todo el país.

Frente a la nueva inmigración y el aumento de la demanda en el mercado del sexo, los retos son muchos. La lucha contra la trata de seres humanos, los problemas de salud y otros problemas sociales amenazan con incrementarse. Las reflexiones de los cantones varían, y algunos avanzan más rápido que otros convirtiéndose en pioneros a escala nacional.

La ley como instrumento de control

De hecho, los cantones de las regiones de habla francesa e italiana tienen casi todos su propio arsenal jurídico para controlar el mercado y luchar contra los epifenómenos de la prostitución (y el abuso de las drogas). En la Suiza francófona varios cantones han adoptado también la obligación de registro -o están a punto de hacerlo- para cualquier persona con permiso de residencia y en ejercicio de dicha actividad.

Es una restricción que facilita la labor de las autoridades y la policía para controlar la evolución de ese sector particularmente movido. “Con la obligación de inscribirse en la Policía, las prostitutas oficiales 'regulan' el mercado y denuncian a las ilegales”, dijo Eric Grandjean, responsable de Comunicación de la policía cantonal de Ginebra .

Avance en regiones latinas

Este progreso no ha escapado a los cantones de expresión alemana -promotores de la jornada de diálogo- que en su mayoría habían preferido abstenerse de legislar en el ámbito. Los instrumentos jurídicos existentes en las regiones de habla francesa e italiana fructifican y permiten controlar mejor el mercado del sexo y la presencia de prostitutas y de salones de masaje en la zona.

Así, los cantones de Zúrich y Berna analizan ahora proyectos de ley en este sentido. “Nuestro objetivo es la protección de las prostitutas y el control de las condiciones en que operan”, afirmó Florian Düblin del Servicio de Migración del cantón de Berna.

Sin embargo, el funcionario admitió que “el crimen organizado es también motivo de preocupación”. Una inquietud que comparten otros cantones. “Hemos visto nuevos problemas relacionados con la prostitución forzada, probablemente de jóvenes gitanas (rom)”, indicó Jean-Christophe Sauterel, portavoz de la policía cantonal de Vaud.

Proxenetas del Este

En Zúrich, el control del mercado del sexo por redes de delincuentes rom es una realidad, señala Rolf Vieli, director del proyecto ‘Rotlicht’ y ‘Langstrasse Plus’. “Estos proxenetas quieren ganar rápidamente grandes sumas de dinero y llevan a Zúrich a chicas a las que hacen trabajar durante 90 días antes de enviarlas a otros países”.

Al sur de los Alpes, se cierne el riesgo de las bandas criminales de Italia y de los Balcanes que codician el control de ese lucrativo mercado. Para contener el avance de la delincuencia organizada en este ámbito, el Tesino - y el cantón de Vaud – trabajan en un proyecto de ley que podría marcar un punto de inflexión.

Reducción de daños

El diputado verde del cantón del Tesino, Sergio Savoia, presentó la moción 'Por una estrategia real para reducir el daño en el ámbito de la prostitución', firmada por diversos legisladores. El texto, aprobado por el Parlamento cantonal, aboga por la introducción de un permiso especial para prostitutas procedentes de países exteriores a la Unión Europea (UE).

Para Attilia Cometta, de la sección cantonal de permisos para la inmigración y que representa al Tesino en la reunión de este lunes en Berna, la propuesta es “interesante e innovadora y merece ser considerada también a escala federal”.

Un informe de una comisión especial está en manos del Gobierno del Tesino, que podría solicitar a Berna el establecimiento de un proyecto piloto de duración limitada. “Como para la prohibición de fumar, el Tesino podría servir una vez más como modelo nacional”, espera su promotor, Sergio Savoia.

El turismo sexual

Permitir a las trabajadoras del sexo salir de la clandestinidad tendría como efecto actuar contra la delincuencia organizada. En el Tesino, por ahora, la brigada especial TESEU multiplica las redadas y los controles a fin de desestabilizar el medio y alejar a esas bandas criminales.

Si la calidad de la oferta suiza genera un verdadero turismo sexual en los cantones fronterizos, en Ginebra y el Tesino en particular, las prostitutas también tienden a trasladarse. Las trabajadoras del sexo clandestino permanecen poco tiempo en los burdeles y salones de masaje y cruzan las fronteras cantonales a una velocidad desconcertante, con lo que es fácil perderles la pista.

Nicole della Pietra swissinfo.ch
(Traducción: Marcela Águila Rubín)

PROSTITUCIÓN EN SUIZA

Según estimaciones recientes, unos 12.000 hombres y mujeres ejercen la prostitución en Suiza.

El volumen de negocios del comercio sexual asciende a unos 4 millones de francos. El Código Penal de Suiza no prohíbe la prostitución.

La gran mayoría de personas dedicadas a esta actividad procede de América Latina y Europa del Este.

Sin permiso de residencia, la presencia y el trabajo en Suiza de estos(as) ciudadanos (as) de países exteriores a la Unión Europea son ilegales.

Scott es el servicio responsable de la coordinación contra la trata de seres humanos y el contrabando de migrantes.

Desde el 1 de abril de 2010, las víctimas de la trata de seres humanos o que han sufrido de condiciones abusivas podrán gozar de la ayuda para el retorno prevista por la Ley federal de Extranjería.

Francia, Italia, España, Portugal, Bélgica, Luxemburgo y Dinamarca toleraran la prostitución, pero no le otorgan reconocimiento oficial. Suecia la prohíbe.

End of insertion

Prostitución en cantones

Los cantones tienen autonomía para legislar sobre los límites de la práctica del sexo pagado.

En Suiza, casi todos los cantones latinos tienen leyes sobre la prostitución.

La mayoría de ellos prevé la obligación de registrarse ante las autoridades para todas las personas que ejercen la prostitución.

La gran disparidad de las legislaciones y prácticas ha llevado a varios cantones de habla alemana a solicitar la creación de una plataforma inter-cantonal para el diálogo y el intercambio de experiencias.

La primera reunión se celebra este lunes 1 de febrero en Berna, bajo la dirección de la Oficina Federal de Migraciones.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.