Navigation

Protagonista: la cebolla

Keystone

Como cada último lunes de noviembre, miles de personas de Berna y de ciudades aledañas participan en la tradicional Fiesta de la Cebolla, un encuentro especial.

Este contenido fue publicado el 26 noviembre 2001 - 15:24

54 toneladas de cebolla en forma de trenzas, collares multicolores, figuras de animales e incluso de relojes adornan los 700 puestos de venta, que ofrecen además una variedad de especialidades culinarias aderezadas con ajos, apio y otros vegetales.

Miles de personas acuden desde las 5 de la mañana al casco viejo de Berna a degustar un buen pastel y un buen vaso de vino caliente (Glühwein en alemán) y a disfrutar del cuadro animado por la niñez y la juventud.

El papel picado que se usa con generosidad en la "batalla" amistosa llega a tender, con el correr de las horas, una alfombra colorida en las calles adoquinadas. El martillo de plástico añade, desde hace algún tiempo, un elemento a la diversión.

Los ritmos de algunas agrupaciones, incluyendo de los Andes, completan el marco de la fiesta.

El Mercado de la cebolla del presente año emplea 54 toneladas, es decir 6 menos que en 2000 y 16 menos que en 1999.

Origen incierto

Aún no se ha establecido con exactitud el origen de esta celebración popular bernesa que tiene lugar el cuarto domingo de noviembre. Una de las leyendas más difundidas se remonta al devastador incendio que Berna sufrió en 1405.

Para mitigar los daños del siniestro, dice la voz popular, los campesinos de las poblaciones aledañas y, particularmente de Friburgo, acudieron con alimentos y otro tipo de ayuda. En señal de agradecimiento, los berneses habrían creado lo que hoy se conoce como la Fiesta de la Cebolla.

Sin embargo, el folclorista Rudolf J. Ramseyer no da crédito a esa versión y prefiere formular la tesis de un acontecimiento que se desarrolla desde mediados del siglo pasado.

Ramseyer considera que las campesinas de las zonas lacustres y de Friburgo venían en el día de San Martín (11 de noviembre) con vegetales y hortalizas a Berna. Aquella feria se celebraba, añade, cada dos semanas.

El folclorista descarta que el origen de la Fiesta de la Cebolla esté en la solidaridad de los friburgueses y en el agradecimiento posterior de los habitantes de Berna, tras el incendio de 1405. Como fuere, la leyenda pervive en Berna.

Más allá de esta particular fiesta bernesa, los suizos consumen una media de 400 toneladas de cebolla cada semana. Es el cuarto producto preferido en la cocina helvética.

Tanto que además de las 19.500 toneladas de cebolla producidas por los agricultores en el año 2000, hizo falta importar otras 1.200 para cubrir la demanda.

Juan Espinoza

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.