Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Protección a los homosexuales Equiparar la homosexualidad con una enfermedad: condenable

La adición para proteger a la comunidad homosexual de agresiones en el marco de la norma penal antirracista permitirá sancionar comentarios que inciten públicamente al odio en contra de lesbianas y gays. 

(Keystone / Walter Bieri)

Todo aquel que haga declaraciones homofóbicas se enfrenta ahora a sanciones penales en Suiza. El domingo, el pueblo suizo aceptó extender la norma antirracista. ¿Qué está prohibido y qué puedo decir sin ser castigado? Respuestas del abogado y especialista Alexandre Curchod. 

Insultar a un par de mujeres en la calle ya estaba penado, ya que es una injuria personal, sea homofóbica o no. Gracias a la extensión de la norma antirracista, los comentarios hechos de manera general relacionados con la orientación sexual contra una comunidad también serán castigados

Alexandre Curchod es autor de una obra intitulada 'Libertad de expresión: guía práctica y perspectivas'.

(ldd)

Alexandre Curchod, abogado especializado en Derecho de la Comunicación y profesor de la Universidad de Friburgo, explica cómo se puede aplicar el artículo 261 bis del Código Penal. Vayamos por partes. ¿Cómo se han castigado las agresiones tipificadas en esta norma penal antirracista y en vigor desde hace 25 años?

swissinfo.ch: ¿Cómo se ha aplicado esta norma en los casos de discriminación basada en la raza, la etnia o la religión?

Alexandre Curchod: El artículo 261 bis del Código Penal se aplica mucho menos que la mayoría de las demás normas penales. La jurisprudencia del Tribunal Federal es muy liberal. Los jueces dan una importancia primordial a la libertad de expresión, que sigue siendo el principio fundamental. Por consiguiente, las restricciones se permiten únicamente en situaciones particularmente graves.

swissinfo.ch: ¿Tiene algún ejemplo de un caso que haya dado lugar a una condena?

Puedo citar el ejemplo de una persona que hizo el saludo nazi invertido, denominado ‘quenelle’, delante de una sinagoga en Ginebra. Se publicó una foto en las redes sociales. El tribunal dictaminó que había una intención de incitar al odio y condenó al autor. 

swissinfo.ch: El autor de un delito tipificado en el artículo 261 bis del Código Penal se enfrenta a penas que van desde una multa hasta tres años de prisión. En la práctica, ¿qué tipo de sentencias se han dictado hasta ahora?

En general, se trata de sanciones monetarias. En los casos graves, podemos imaginar una sentencia de prisión, suspendida o firme, pero esto depende principalmente de los antecedentes del autor y su actitud. 

swissinfo.ch: ¿Podemos esperar que el estándar sea bajo en homofobia también?

Sí, los estrictos criterios de aplicación son los mismos para la homofobia que para el racismo. Debe demostrarse la intención de incitar al odio y deben hacerse públicos los comentarios discriminatorios. Todo lo que se diga o se transmita en las redes sociales en un círculo privado no es punible. 

swissinfo.ch: Por otro lado, alguien que insulta a personas LGB (lesbianas, gays y bisexuales) en una página pública de una red social puede ahora ser condenado...

Sí, este tipo de discurso entra claramente dentro de la nueva norma, siempre que se cumplan las condiciones para su aplicación, en particular la intención de incitar al odio contra la comunidad LGB.

swissinfo.ch: ¿Podría imaginarse la posibilidad de extender la norma a otros grupos de la población, por ejemplo, las mujeres?

Es muy posible que surjan propuestas para extender la norma a otras comunidades. Sin embargo, esas prórrogas no se ajustan a la lógica del artículo 261 bis del Código Penal. Originalmente, su propósito era preservar la paz pública, es decir, suprimir las declaraciones que pudieran incendiar cuestiones particularmente delicadas. El legislador decidió proteger a las comunidades que habían sido particularmente maltratadas a lo largo de la historia, incluyendo a los judíos y homosexuales perseguidos durante la Segunda Guerra Mundial. 

swissinfo.ch: ¿No sería más prudente prohibir toda discriminación?

No lo creo. La libertad de expresión debe seguir siendo el principio cardinal y las excepciones deben ser mínimas. Con las personas LGB, tenemos una situación especial, porque, por un lado, podemos comparar su destino con el de otras comunidades religiosas o raciales y, por otro lado, sabemos que los comentarios que se hacen contra las lesbianas y los gays pueden tener efectos negativos en la salud de los adolescentes en busca de identidad. 

swissinfo.ch: ¿Un hotelero que niegue una habitación a una pareja del mismo sexo, un ejemplo a menudo citado durante la campaña, será realmente condenado con arreglo a la nueva norma?

Absolutamente, así como está prohibido negarse a servir a un musulmán en un restaurante. Estas comunidades deben tener acceso a todos los servicios públicos disponibles. No se puede restringir su acceso a espacios públicos, parques, cines, restaurantes, hoteles o eventos culturales.  

swissinfo.ch: ¿Sigue siendo permisible decir que la homosexualidad es una enfermedad o que las personas LGB deben ser tratadas para curarlas de ese “mal” o “desviación”?

Existe un alto riesgo de que tales declaraciones sean sancionadas por la norma, porque son un ataque a la dignidad de los homosexuales. Los que ofrecen terapias de conversión también podrían ser castigados. Considerar la homosexualidad como una forma de vida inaceptable afirmando que los homosexuales necesitan ser curados es probable que sea visto como una llamada al odio. Sin embargo, esto dependerá de la interpretación de los tribunales. 

swissinfo.ch: ¿Podrán todavía ciertos grupos religiosos afirmar que la homosexualidad es un pecado, sin ser castigados?

Si lo hacen dentro de la comunidad, dentro de un círculo pequeño, no pueden ser castigados. Sin embargo, si estas declaraciones se hacen en público para ser escuchadas más allá de la comunidad, podría ser un delito. 

En 2009, los Jóvenes UDC del Valais difundieron afiches en los que"condenaban la banalización de la homosexualidad". Una campaña semejante sería sancionada ahora bajo la ley antihomofobia.

(Jeunes UDC du Valais romand)

swissinfo.ch: En 2009, el ala juvenil del partido Unión Democrática de Centro (UDC, derecha conservadora) de la parte francófona del Valais publicó un cartel que equiparaba la homosexualidad con la decadencia de la raza humana. ¿Se seguirán tolerando este tipo de campañas?

La nueva norma claramente castigará este tipo de campaña de odio en los medios de comunicación.

swissinfo.ch: Ciertos opositores de la norma que protege a los homosexuales en el marco de la ley antirracista suiza temían no poder seguir usando el humor sobre el tema. ¿Un temor justificado?

No, el derecho al humor se mantiene, obviamente. La norma se aplica solo si existe la intención de socavar la dignidad de la comunidad. Por otro lado, alguien podría ser condenado si pretende incitar al odio contra las personas LGB bajo la apariencia de un programa de comedia. El comediante francés Dieudonné afirmó que uno de sus espectáculos en el teatro Zenith de París era humorístico y que por lo tanto podía decir lo que quisiera. Sin embargo, los jueces no siguieron su argumento, considerando que sus observaciones eran en realidad antisemitas y contrarias a los valores del Convenio Europeo de Derechos Humanos. 


Traducido del francés por Patricia Islas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes