Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Protesta nacional de los trabajadores de la construcción

A partir de los 40 años baja la proporción de trabajadores en la construcción y aumentan los casos de invalidez y muerte.

(Keystone)

Las principales reivindicaciones son: un aumento salarial para 2002 y el acceso a una jubilación anticipada.

Varios miles de obreros se han sumado a esta jornada nacional de protesta convocada por el Sindicato de la Industria y la Construcción (SIB) y el sindicato interprofesional Syna en veinte ciudades helvéticas.

Se estima que han sido entre 6.000 y 7.000 personas, es decir, un millar más de las que se esperaban, según el portavoz del SIB, Rolf Beyeler.

Reivindicaciones Los obreros afiliados al SIB reclaman un incremento salarial de 250 francos suizos por mes, la opción de jubilarse anticipadamente a los 60 años y el fin de la desregulación del trabajo.

Por el momento, la Sociedad Suiza de Empresarios (SSE) propone un aumento de 40 francos mensuales a los que se suman 40 francos de salario al mérito.

Unos 800 trabajadores de la construcción se congregaron en las calles de Ginebra. El 90% de las obras del cantón permanecieron paralizadas, según el secretario coordinador del sindicato Syna, Reale Pasquale.

'Grosso modo', unas 4.500 personas trabajan en Ginebra. Hace una década, los efectivos eran 10.000 obreros, subrayó Pasquale. Las condiciones de trabajo en las obras se han deteriorado. Los patrones exigen una enorme flexibilidad.

En la obra gruesa, donde los salarios más bajos rondan los 4.000 francos en Ginebra, muy pocas personas llegan a los 60 años en buen estado de salud. La mayoría se inscriben en el seguro de invalidez bastante antes de cumplir esa edad, según Pasquale.

Más de 600 personas se manifestaron en el centro de Lausana, donde el SIB dio una conferencia de prensa. Y cerca de 300 respondieron a la convocatoria del sindicato en Zúrich.

El trayecto de la manifestación fue modificado a última hora para pasar delante de una obra donde los empleados han sido amenazados con la retirada de su permiso de trabajo durante el próximo año, si se sumaban a la protesta.

Entre 200 y 300 trabajadores se sumaron a la marcha de protesta en Basilea y varios centenares se manifestaron en Berna.

Patronal no cede a las presiones

Por su parte, los empresarios suizos no quieren ceder a las presiones de los sindicatos. La SSE amenaza incluso con presentar quejas en caso de huelgas o perturbaciones en las obras. Según la SSE, tales actos violan la paz del trabajo y están prohibidas por el convenio nacional del sector, en vigor hasta fines de marzo de 2002.

En su comunicado, se declara sorprendida por la celebración de esta jornada de protesta, "cuando la situación ha mejorado sensiblemente durante la última ronda de negociaciones".

Los representantes de la patronal aseguran que no se dejarán intimidar por tales "tentativas de presión". La SSE se aferra a su oferta de aumentar la masa salarial entre el 2,5 y el 3% que podría integrar un modelo de jubilación anticipada.
Los delegados todavía deben dar su visto bueno durante la próxima asamblea general prevista para el 27 y 28 de noviembre.

swissinfo y agencias


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes