Navigation

Pumpin, el nieto chileno de la estirpe jardinera

Rodolfo Pumpin, el nieto del fundador del Jardin Suizo. (Foto: Muñoz) swissinfo.ch

Roldolfo Pumpin, nieto del fundador del Jardín Suizo, ya no vive en la casona familiar, sino en otra enclavada en los cerros de Valparaíso.

Este contenido fue publicado el 21 abril 2004 - 13:54

Pero mantiene vivos los recuerdos de cuando compartía con su abuelo aquel colorido y diversidad de la vegetación que ayudó a sembrar.

El es el único de la familia que no tiene pasaporte suizo. Se siente chileno, sobre todo después de estar detenido en cárceles secretas durante los años de la dictadura militar del general Pinochet (1973-1990).

Recuerdos de un hombre honrado

“De mi abuelo tengo los mejores recuerdos, especialmente en las horas de descanso, cuando reunía a sus nietos y nos hablaba de la honestidad, lo importante que era para un hombre ser honrado y respetuoso con los adultos.

Cuando él tomaba la palabra, era un mundo de silencio. Su lenguaje siempre estaba en alemán o simplemente hablaba en dialecto suizo, cuenta.

Y, con sus brazos cruzados y la mirada perdida en el cielo de una cafetería porteña prosigue: "en el tema del trabajo era obsesivo y nos decía permanentemente que al trabajo había que dedicarle muchas horas.

Desde pequeños nos premiaba cuando llegábamos de recoger tarros con caracoles y nos regalaba alguna moneda; también nos premiaba autorizándonos a sacar frambuesas del huerto...... Pero, cuando rompíamos una planta en medio de nuestros juegos infantiles, nos tomaba las manos y las golpeaba con la planta rota, mientras nos decía: 'lo que a ustedes les duele ahora, lo sintió la planta'... Era un hombre recto y con muchas energías".

Cartas de Suiza

Rodolfo recuerda que eran dos los momentos más esperados por la familia: "cuando llegaban cartas de Suiza, las que eran leídas y después explicadas por él mismo, y la celebración del 1 de agosto, en donde no sólo estaba presente la familia, sino que se juntaban los integrantes de la colonia aquí en Valparaíso, y a veces recibíamos visitas de la embajada en Santiago."

De su infancia, también recuerda a su abuelo repartiendo flores y plantas desde una carretela tirada por caballos, en Valparaíso y la aledaña ciudad de Viña del Mar. Carretela fabricada en 1936 por un carrocero alemán, que la familia aún conserva en perfecto estado.

Es un atractivo más del imponente paisaje del parque, el legado más precioso de su ancestro fundador.

swissinfo, Nelson Muñoz, Valparaíso

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo