Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Reciclar más o pagar las consecuencias

Imágenes de la campaña de reciclaje de envases PET. (Foto: PET Recycling Switzerland)

La compañía responsable de recuperar los envases PET para su reciclado lanza una advertencia a los consumidores helvéticos.

Si no se recicla más, tendrán que pagar un impuesto obligatorio de depósito-reembolso.

PET Recycling Switzerland ha lanzado una campaña nacional para incitar a la población a devolver los envases vacíos.

Si fracasa en su objetivo, las autoridades federales recaudarán más impuestos por el reciclaje.

La ley suiza establece que deben recuperarse tres de cada cuatro botellas PET (tereftalato de polietileno) para su reciclado – una proporción sin precedentes en Europa.

Pero el año pasado el índice de reciclaje descendió hasta el 71%, por lo que la compañía PET Recycling Switzerland reaprovechó 1,840 toneladas menos del tope fijado.

En cifras absolutas, este descenso del 4% equivale a unos 50 millones de botellas.

La advertencia lanzada puede sorprender a una población como la suiza que se considera modélica en materia de reciclaje.

Las estadísticas muestran que los hogares helvéticos son líderes cuando se trata de recuperar los grandes envases, cuya proporción de reciclaje ronda el 90%.

El gran problema de los pequeños envases

Lo que plantea un problema son las botellas de medio litro y 0,33 litros. La mitad de ellas terminan en el saco de la basura y son incineradas, o lo que es peor, se arrojan en el campo.

PET Recycling Switzerland intenta concienciar a la población y lanza un mensaje inequívoco: “Cada botella cuenta”.

“No nos queda otra opción, pues tenemos un grave problema con las botellas PET pequeñas. Cada segundo hay un envase de medio litro que no termina en el proceso de reciclado”, explica a swissinfo Jean-Claude Würmli, director de marketing de la compañía.

“La cuestión es que el consumidor cree que la botella PET que tiene en sus manos no cuenta. Y esto es totalmente erróneo.”

“Si todas las semanas cada suizo tirara una sola botella PET, en lugar de devolverla vacía para ser reciclada, las pérdidas superarían los 300 millones de envases por año”, agrega.

Seria amenaza

Würmli señala que los consumidores no deberían tomarse la advertencia a la ligera.

“Creemos que la situación es bastante seria”, precisa. “La Oficina Federal de Medio Ambiente lo ha dejado muy claro”.

“Creemos que en el mejor de los casos introducirán un sistema de depósito/devolución obligatorio solamente para las botellas PET pequeñas. Pero no podemos descartar que la medida se aplique a todos los envases.”

“Y esto sería terrible, pues no hay que olvidar que el 90% de las botellas grandes sí se recuperan para su reciclado”, añade.

La introducción de un depósito/reembolso se traducirá en unos costes adicionales que rondan los 120 millones de francos anuales.

Quejas de los consumidores

PET Recycling Switzerland, que cobra a la industria de bebidas gaseosas cuatro céntimos por envase para cubrir unos costes anuales de 43 millones de francos, ha sumado esfuerzos para responder a las quejas de los consumidores de que no hay suficientes contenedores de reciclaje.

En todo el país hay actualmente unos 21.000 puntos de recogida y 40.000 contenedores.

“Estamos trabajando duro en ello. Tenemos el sistema de recogida per capita más grande del mundo. Cada semana se crean unos 50 puntos de recogida nuevos”, explica Würmli.

En lo que va de año la compañía ha creado 1.500 puntos de recogida, dando prioridad a las gasolineras, los quioscos y algunos centros de venta al por menor.

Pero Würmli reconoce que nunca habrá suficientes contenedores ubicados en una distancia más o menos próxima que satisfaga a todos los consumidores.

“Estimamos que necesitaríamos al menos 300.000 para el conjunto de Suiza, y esto no tiene sentido”, señala.

Problema de contenido

Otro problema es la localización de los contenedores. Por regla general cuanto más lejos están de la mirada pública, peores suelen ser los contenidos.

“A menudo encontramos pañales y hasta animales muertos. Entre el 10 y el 20% de lo que hallamos en los contenedores no puede ser reciclado”, afirma.

“Esto equivale a cerca de 3.000 toneladas de desechos que tenemos que llevar a incinerar. Y estamos obligados a pagar por ello como cualquier ciudadano”, agrega.

PET Recycling Switzerland señala que se puede alcanzar el índice mínimo del 75% que estipula la ley. Un objetivo ambicioso si se compara con el resto de los países europeos.

“El nivel mínimo en la Unión Europea es del 22,5%. Significa que en Suiza tenemos que recuperar y reciclar tres veces más”, concluye Würmli.

swissinfo, Robert Brookes, Zúrich
(Traducción: Belén Couceiro)

Datos clave

Envases PET en Suiza: 1.200 millones
Indice de reciclado en 2002: 72% (71% el año pasado)
Presupuesto anual para el reciclado de envases PET: 43 millones de francos
21.000 centros de recogida en todo el país

Fin del recuadro

Contexto

PET Recycling Switzerland lanza una campaña para incitar a los consumidores a recuperar más envases PET para su reciclado.

Las autoridades federales amenazan con imponer un impuesto obligatorio de depósito-reembolso, sino la compañía no logra reciclar tres de cada cuatro envases PET.

Su introducción ocasionaría 120 millones de francos de costes adicionales, lo que inevitablemente repercutirá en los consumidores.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×