Navigation

Reforma radical en la Universidad de San Gall

La institución defiende su posición en Europa. (Foto Paloma Caballero) swissinfo.ch

La casa de estudios se propuso dar pasos revolucionarios en pro del reconocimiento de su liderazgo en Europa.

Este contenido fue publicado el 21 noviembre 2001 - 12:11

Busca también para contar con los mejores estudiantes del mundo.

Entre esas medidas se encuentra, por ejemplo, la institucionalización de los estudios de gestión internacional en inglés. Así, desde octubre, un eventual alumno brillante no tiene ya la obligación de aprender el idioma alemán para aspirar a sentarse en las aulas de esa universidad.

El director ejecutivo del Programa de Licenciatura en Gestión Internacional de Negocios, Matthias Straetling, viajó a varias ciudades de China, la India y Singapur con el objetivo de difundir "la revolución o reforma radical contenida en la 'Vision 2005". Su periplo se produce bajo la confianza de que la universidad se encuentra entre las primeras del mundo con un plan que integra estudios de negocios, económicos, políticos y de leyes.

"La Universidad de San Gall está lista para abordar el futuro y afrontar la cada vez mayor competencia internacional en la captación de los estudiantes que han de convertirse en directivos económicos", manifestó Straetling.

Destacó que las universidades helvéticas se encuentran en pleno proceso de reforma, pero que la de San Gall es la primera de Suiza en aplicar radicalmente el compromiso de finalizar, para el 2010, la renovación de los sistemas universitarios y la equiparación de títulos, con base en la "Declaración de Bolonia" firmada por 31 países europeos.

En el proceso le sigue la Universidad de Zúrich, con el desarrollo en paralelo de los programas moderno y antiguo.

El embajador suizo en Singapur, Raymond Loretan, aprovechó la presentación para destacar la fructífera cooperación entre San Gall y la singapuresa Universidad de Negocios Nanyang.

Las instituciones firmaron un acuerdo de principios hace dos años que establece programas de intercambio para aquellos alumnos que desean obtener la titulación de ambos centros universitarios al concluir sus estudios.

Actualmente se elabora un proyecto de 'campus de verano' para las respectivas capitales, que podría llevarse a la practica en el 2002, y que contribuirá decisivamente a institucionalizar la relación académica, añadió Loretan.

Fundada en 1898 y con 4.500 estudiantes, 25% de los cuales extranjeros -originarios básicamente de Alemania y Austria por razones de idioma- , la especializada escuela de negocios, necesitaba una renovación profunda "para permitir estrategias en concordancia con la evolución de tendencias a las que hay que dar respuesta".

"En la actualidad un titulado superior no puede apoyarse solamente en un diploma para garantizarse una carrera profesional. Tiene que estar dispuesto a una educación continua y debe saber que para lograr promociones contará más su capacidad de liderazgo que su titulación. Los CV no uniformes tienen hoy más posibilidades de triunfar", declaró Straetling a swissinfo.

"Si San Gall era conocida por combinar estudios teóricos y práctica, hemos añadido el tercer aspecto fundamental que es la personalidad. Nos centraremos en la construcción de personalidades pues no deseamos solamente técnicos sino personas responsables que un día dirigirán empresas y economía", añadió Straetling.

Sobre el desarrollo de la personalidad, el director ejecutivo destacó que las universidades tuvieron mucha responsabilidad al dejar "solos", "sin guía" a los estudiantes con la única exigencia de que cumplieran un programa. Permitían así la obtención de titulaciones sin verdadero interés por la materia, lo que repercutirá sin duda en la calidad de su gestión profesional.

El nuevo plan de estudios contiene tres etapas diferenciadas: un primer año de valoración, dos o tres años más para alcanzar la licenciatura del primer ciclo universitario y uno o dos más para obtener la licenciatura superior, a la que podrán seguir uno o dos años de Doctorado.

Los cambios afectan radicalmente a lo que Straetling llamó "arquitectura curricular de tres pilares" , cuyo 50% corresponde al clásico contacto tradicional entre el profesor que explica y el alumno que toma notas, un 25% a los estudios independientes de investigación del alumno y el último 25% a la formación en otros dos idiomas (el plan se desarrolla en tres) así como al liderazgo, la reflexión y la cultura.

Paloma Caballero, Singapur

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.