Por Tom Westbrook y Alex Fraser

SÍDNEY/LONDRES (Reuters) - Decenas de miles de estudiantes de todo el mundo dejaron sus clases el viernes para realizar una huelga mundial en protesta contra la falta de medidas de los gobiernos para combatir el calentamiento global.

"El cambio climático es peor que Voldemort", rezaba un cartel hecho a mano que llevaba un estudiante en Wellington, en referencia al malvado mago de los populares libros y películas de Harry Potter. "Los océanos suben de nivel, nosotros también", decía otro en Sídney.

Las protestas estudiantiles en capitales y ciudades como Wellington, Melbourne y Sídney llevaron a las calles a decenas de miles de personas. Estudiantes llenaron calles y plazas en Londres, Copenhague, Roma, Viena, Zúrich, París y Lisboa. También había manifestaciones en Chile, Brasil, México, Estados Unidos y otros países de América.

El movimiento mundial de estudiantes comenzó en agosto de 2018, cuando la activista sueca Greta Thunberg, de 16 años, comenzó a protestar por el cambio climático frente a su Parlamento en días de escuela. A raíz de sus acciones, se le ha propuesto para el Premio Nobel de la Paz.

"Hemos nacido en este mundo, vamos a tener que vivir con esta crisis toda nuestra vida. También lo harán nuestros hijos, nietos y las generaciones venideras", dijo Thunberg en un mitin en Estocolmo. "No vamos a aceptar esto. Estamos en huelga porque queremos un futuro y vamos a continuar".

En Londres, miles marcharon con pancartas como "El futuro está en nuestras manos" y "Faltamos a las lecciones para enseñarte una".

"La educación es importante, pero el cambio climático es más importante", dijo Molly Powell, de 14 años.

Los científicos dicen que el uso de combustibles fósiles libera gases de efecto invernadero que atrapan el calor y elevan las temperaturas mundiales, provocando más inundaciones, sequías, olas de calor y un aumento del nivel del mar.

La promesa de la conferencia sobre el clima de París de 2015 de limitar el aumento de las temperaturas mundiales a 2 grados centígrados sobre las que habían antes de la industrialización requiere una reducción radical en el uso de carbón y los combustibles fósiles.

En Roma, miles de estudiantes comenzaron su protesta en el Coliseo antes de marchar por el centro histórico de la ciudad. Más de 10.000 personas marcharon por Lausana, Suiza, y miles más por Zúrich.

En Washington, unos 1.500 estudiantes se reunieron frente al Congreso a gritar "¡acción climática ahora!" y agitaron pancartas caseras con consignas como "Nuestro planeta, nuestro futuro".

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, quien ha prometido 100 millones de dólares neozelandeses para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, apoya las huelgas y dice que los adolescentes no deben esperar a la edad de votar para hacerse oír.

(Reporte de Charlotte Greenfield en Wellington, Tom Westbrook en Sídney y Sonali Paul en Melbourne; reporte adicional de Jane Chung y Yijin Kim en Seúl, Aradhana Aravindan en Singapur y Patpicha Tanakasempipat en Bangkok; Editado en español por Tomás Cobos y Javier López de Lérida)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes