Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de archivo. El logo presidencial se ve frente a la Casa Blanca en la Avenida Pensilvania, antes del desfile del día de la inauguración del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, en Washington, EEUU, 20 de enero de 2017. REUTERS / Lucas Jackson

(reuters_tickers)

Por Richard Beales

NUEVA YORK (Reuters) - No es sorprendente que Rex Tillerson estuviera dispuesto a diferir con su jefe el lunes y señalar a Rusia directamente por el supuesto envenenamiento de un exdoble agente que vivía en Gran Bretaña.

El secretario de Estado estadounidense ya sabía que el presidente Donald Trump podría echarlo, de acuerdo con reportes de prensa. El expresidente ejecutivo de Exxon Mobil podría no haber formado parte del círculo íntimo de Trump. Pero su salida el martes reduce el ya escaso grupo de talentos de la Casa Blanca y la alfombra de bienvenida de Estados Unidos al resto del mundo.

Trump está cambiando funcionarios de otras partes del gobierno para reemplazar a Tillerson. Al menos por ahora, eso significa que no habrá sangre nueva en una administración recientemente disminuida por la salida de Gary Cohn, el exasesor principal en economía del presidente.

Un problema, al menos anecdótico, es que los forasteros astutos son recelosos de unirse a una Casa Blanca en la que la influencia es limitada y donde cualquier día el presidente puede fijarse incluso en la capacidad de un funcionario para aparecer en televisión como la parte sustancial de su trabajo. Esa no es la única calificación de Larry Kudlow, un comentarista de la cadena CNBC que figura en la lista de Trump para reemplazar a Cohn, pero es una de ellas.

Tillerson frecuentemente se enfrentaba con el presidente, ya sea porque tenía visiones más firmes o porque estaba fuera de sintonía - como ocurrió, por ejemplo, la semana pasada cuando Trump anunció que se encontraría con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un-. Y tampoco era la estrella del manejo del Departamento de Estado que algunos habían previsto dada su experiencia administrando una corporación vasta y compleja.

Aún así, era un interlocutor que daba tranquilidad al resto del mundo. Funcionarios en Pekín y otras capitales saben que Trump tomará él mismo las grandes decisiones, pero todavía necesitan otros canales. Li Xinchuang, subsecretario general de la Asociación del Hierro y el Acero de China, lo dijo de esta manera después de que el presidente estadounidense anunció aranceles a las importaciones de metales la semana pasada, de acuerdo con Reuters: "No se puede hacer nada con Trump. Ya nos tiene insensibilizados".

Con decisiones sorpresivas saliendo regularmente de la Casa Blanca, como el golpe terminal a la oferta no solicitada de 117.000 millones de dólares que hizo Broadcom por Qualcomm, el peligro es que el mundo se torne todavía más insensible con Estados Unidos. Y cuanto más se reduce el grupo de talentos de Trump, menor será la cantidad de ideas que tendrá su gente para mantener de su lado a los gobiernos y los inversores extranjeros.

NOTICIAS DE CONTEXTO - El presidente estadounidense Donald Trump despidió el 13 de marzo al secretario de Estado Rex Tillerson y dijo que planea nombrar al director de la Agencia Central de Inteligencia Mike Pompeo para reemplazar a Tillerson, así como a Gina Haspel, la segunda de Pompeo, para dirigir la CIA. - Por separado, Larry Kudlow, un comentarista económico deCNBC, ha surgido como el principal candidato para reemplazar a Gary Cohn como director del Consejo Nacional Económico, reportó Politico.

(Editado por Gabriel Burin)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










Reuters