Por Sarah Marsh y Nelson Acosta

LA HABANA, 12 nov (Reuters) - "Viva Felipe, viva España", exclamaron el martes decenas de sorprendidos cubanos al ver al rey Felipe recorriendo La Habana Vieja para ver de cerca su Catedral y otros sitios emblemáticos de la ciudad en el primer viaje de Estado de un monarca español a la isla, una antigua colonia del país europeo.

Más temprano, Felipe VI y su esposa Letizia se entrevistaron con el presidente Miguel Díaz-Canel y colocaron una corona de flores en el monumento a José Martí, un héroe de la independencia de Cuba en el siglo XIX.

El rey mantuvo conversaciones a puerta cerrada con Díaz-Canel, en las que acordaron continuar desarrollando las relaciones políticas y económicas bilaterales, dijeron medios estatales de la isla. España es el tercer socio comercial de Cuba y uno de sus principales inversores.

Algunos políticos españoles y miembros de la disidencia han criticado el viaje, al sostener que legitima el sistema unipartidista del país en un momento de represión gubernamental.

Otros, sin embargo, lo ven como una señal de apoyo en momentos en que la nación de gobierno comunista atraviesa una crisis económica debido al recorte del suministro de petróleo de su aliado Venezuela y el incremento de las sanciones comerciales de Estados Unidos.

En La Habana Vieja, un barrio colonial de capital, la reina Letizia, acompañada de Lis Cuesta, esposa del presidente cubano, visitó una escuela de enseñanza de oficios bajo un intenso sol.

Letizia "estaba interesada en la estructura arquitectónica y la historia de la ciudad", dijo el profesor Ariel Machado poco después de escuchar la conferencia en la escuela. "A pesar de la distancia geográfica, finalmente estamos estrechamente conectados", agregó.

Vistiendo una guayabera azul de lino, Felipe se unió a Letizia en la Catedral, donde en medio de una avalancha de fotos y videos escuchó los gritos de bienvenida.

Los monarcas españoles habían llegado el lunes para una estancia de tres días en conmemoración de la capital cubana, fundada por un conquistador español el 16 de noviembre de 1519 y considerada una de las joyas arquitectónicas de América Latina.

"Es un acto de justicia histórica", dijo Xulio Fontecha, casado con una cubana y quien es presidente de la asociación de empresarios españoles en Cuba. "El rey y la reina deberían haber venido antes", agregó en diálogo con Reuters.

(Reportes de Sarah Marsh y Nelson Acosta. Editado en español por Javier leira)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes