Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Familiares separados por la inmigración se abrazan en una brecha de la barda que separa México de Estados Unidos, en Tijuana en México. 19 de noviembre de 2016. El Gobierno mexicano está preocupado por un plan migratorio de Estados Unidos que considera separar a familias enteras cuando ingresen ilegalmente al país, por lo que espera incidir para que esto no suceda, dijo el martes el canciller mexicano, Luis Videgaray. REUTERS/Jorge Duenes

(reuters_tickers)

CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) - El Gobierno mexicano está preocupado por un plan migratorio de Estados Unidos que considera separar a familias enteras cuando ingresen ilegalmente al país, por lo que espera incidir para que esto no suceda, dijo el martes el canciller mexicano, Luis Videgaray.

El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, dijo esta semana que el cambio en sus políticas migratorias, que incluye la polémica medida, apuntaba a disuadir a las personas de emprender el peligroso viaje para llegar a territorio estadounidense.[nL2N1GK0DF]

"Hemos de inmediato hecho saber al Departamento de Seguridad Interior (de Estados Unidos) nuestra grave preocupación porque esto así ocurra", dijo en conferencia de prensa el canciller Videgaray.

La propuesta, que aún no ha sido aprobada, afectaría también a centroamericanos, quienes cruzan mayormente en familia hacia Estados Unidos.

La preocupación por ésta y otras disposiciones del Gobierno del presidente Donald Trump también se ha reflejado en un incremento de solicitudes de asesoría legal en los más de 50 consulados que tiene México en Estados Unidos.

"La solicitud de servicios y apoyos... (se ha) incrementado de manera notable alrededor de 400 por ciento si comparamos el tiempo transcurrido desde el 20 de enero hasta la semana pasada (...) comparado con el año anterior", agregó.

Videgaray dijo que autoridades mexicanas están viendo la forma de asegurar que no se pierdan los bienes de los inmigrantes indocumentados que están siendo deportados a México de manera rápida.

Actualmente, si una persona es deportada pierde la posibilidad de acceder a bienes, como sus cuentas bancarias en Estados Unidos, por lo cual muchos a terminan en casas de asistencia o en las calles de las ciudades fronterizas donde, en algunas zonas, los niveles de violencia son elevados.

(Reporte de Josué González y Lizbeth Díaz; Editado por Javier López de Lérida)

Reuters