Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Donald Trump Jr. habla durante la Convención Nacional Republicana de 2016 en Cleveland, EEUU, el 19 de julio de 2016. REUTERS/Mario Anzuoni/File photo

(reuters_tickers)

Por Arshad Mohammed y Howard Schneider

WASHINGTON (Reuters) - Uno de los abogados personales del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió una reunión del hijo del mandatario con rusos durante la campaña presidencial de 2016 y sugirió que el encuentro había sido autorizado por el Servicio Secreto.

Donald Trump Jr., de 39 años, admitió haberse reunido con una abogada rusa en Nueva York durante la campaña presidencial de 2016 después de que le informaron que la mujer tendría información dañina sobre la rival de su padre, la candidata demócrata Hillary Clinton.

"Bueno, si esto era perverso, me pregunto por qué el Servicio Secreto permitió que entraran estas personas. El presidente tenía protección del Servicio Secreto en ese momento", afirmó el miembro del equipo legal de Trump Jay Sekulow en el programa noticioso "This Week" de ABC el domingo.

En una respuesta por correo electrónico a preguntas sobre los comentarios de Sekulow, el portavoz del Servicio Secreto, Mason Brayman, afirmó que Donald Trump Jr. no estaba bajo protección del Servicio Secreto al momento de la reunión de junio de 2016 en que participaron él y dos altos funcionarios de campaña.

"Donald Trump Jr. no era un protegido del USSS en junio de 2016. Por lo tanto, no habríamos investigado a nadie con quien se hubiera reunido en esa época", según el comunicado enviado por correo electrónico.

Según correos electrónicos divulgados por Trump Jr. la semana pasada, accedió de buena gana a reunirse con la mujer, que, según se le informó, era una abogada del Gobierno ruso. Natalia Veselnitskaya ha afirmado que es una abogada privada y niega tener vínculo alguno con el Kremlin.

El viernes, NBC News informó que un operador que fue un oficial de contrainteligencia soviético participó en la reunión, a la que también asistió el yerno de Trump, Jared Kushner, y el exadministrador de la campaña del presidente, Paul Manafort.

Trump dijo que no se había enterado de la reunión sino hasta hace unos pocos días.

La misión del Servicio Secreto es proveer de protección física al presidente de Estados Unidos. La agencia también protege a los principales candidatos presidenciales, pero su papel para autorizar el paso de personas que se reúnen con el presidente o con candidatos se limita a garantizar la seguridad física.

Un consejero especial federal y varias comisiones del Congreso están investigando acusaciones de agencias de inteligencia estadounidenses de que Rusia habría interferido en la elección presidencial de 2016 para dañar a Clinton y ayudar a Trump. También investigan posibles vínculos entre funcionarios rusos y la campaña de Trump.

Moscú ha negado cualquier intromisión y tanto el presidente como su hijo han negado cualquier colusión.

(Reporte de Caren Bohan, Arshad Mohammed y Howard Schneider. Editado en español por Patricio Abusleme)

Reuters