Reuters internacional

Ancianos enfrentan a las fuerzas de seguridad mientras protestan contra el presidente Nicolás Maduro en Caracas, Venezuela, 12 de mayo de 2017. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins - RTS16DQU

(reuters_tickers)

Por Andreina Aponte y Corina Pons

CARACAS, 12 mayo (Reuters) - Cientos de abuelos marchaban el viernes en Caracas para sumarse a las protestas en contra del presidente Nicolás Maduro y, como ha sucedido casi a diario desde hace mes y medio en distintos tipos de manifestaciones opositoras, las fuerzas de seguridad frenaron su paso con muros de metal.

El nutrido grupo de personas de la tercera edad consiguió avanzar inicialmente, después de que algunos lanzaran puños y empujaran a funcionarios policiales cuando impedían con sus escudos y gas pimienta el avance de la movilización que tenía como destino el centro de Caracas.

Unas cuadras más adelante, les bloquearon el camino definitivamente con una barrera de metal.

"Respeten a los viejos", gritaron los manifestantes mientras forcejeaban con los policías para que dejaran avanzar a la marcha, encabezada en primera línea por una persona en silla de ruedas, una religiosa y un señor disfrazado de San Nicolás.

En medio de la más reciente ola de movilizaciones en contra de lo que la oposición considera un gobierno dictatorial que ha irrespetado los derechos humanos, se han registrado hechos violentos que han dejado 38 personas fallecidas.

El Gobierno denuncia que las protestas opositoras buscan crear violencia en las calles para derrocarlo y convocó a su facción el viernes para celebrar los programas de ayuda social que otorga a las personas mayores.

Los abuelos reclama las muertes de jóvenes en medio de las protestas que han sido fuertemente y violentamente dispersadas por los organismos de seguridad; y cuestionan la severa escasez de medicinas y comida que padecen bajo la prolongada recesión económica del país petrolero.

"Yo nací en dictadura, me crié en democracia y ahora vivo otra vez en dictadura", dijo Carlos Torres, un jubilado de 69 años que se sumó a la protesta que buscaba llegar a la sede de la Defensoría del Pueblo.

El líder opositor y dos veces candidato presidencial Henrique Capriles logró disuadir a los ancianos para que se retiraran en horas del mediodía.

"Vamos a retirar a los abuelos, no voy a permitir que los humillen, son nuestra fuerza moral", dijo el también gobernador del central estado Miranda, abrazando a uno de ellos.

APOYO A MADURO

En otras ciudades del país, los adultos mayores de oposición sí pudieron culminar las protestas en las sedes de la defensoría de los derechos humanos, como ocurrió en la fronteriza San Cristóbal y al sur en Ciudad Bolívar.

Mientras, en el centro de Caracas, otro grupo menos numeroso de ancianos se concentraba en apoyo a Maduro cerca del palacio presidencial de Miraflores.

"En esas marchas de la oposición son pura matazón. Se matan entre ellos mismos", criticó Nelia de López, una funcionaria pública de 65 años quien, con un tatuaje del fallecido líder Hugo Chávez en el brazo, aguardaba por la llegada de Maduro a la movilización.

La oposición exige desde principios de marzo que otros miembros del Poder Moral -a donde pertenece la Defensoría- se pronuncien en contra de la actuación de los magistrados del máximo tribunal, que dictaron dos polémicas sentencias para atribuirse las funciones del Parlamento. La Fiscal General ya cuestionó abiertamente esa medida.

La Asamblea Nacional, controlada por críticos de Maduro, podría iniciar un proceso para destituir a una parte importante de los magistrados por haber bloqueado su actuación. Para eso, debe recibir el apoyo de dos de los tres miembros del Poder Moral.

(Reporte adicional de Marco Bello en Caracas; Anggy Polanco en San Cristóbal y María Ramírez en Ciudad Bolívar; Editado por Silene Ramírez)

Reuters

 Reuters internacional