Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de archico de integrantes de la Mara Salvatrucha (MS-13) que son escoltados al ingreso de la prisión de máxima seguridad en Zacatecoluca, El Salvador, Noviembre 16, 2016. Las autoridades judiciales estadounidenses acusaron a supuestos miembros de la Mara Salvatrucha por los salvajes asesinatos de tres estudiantes secundarios en Long Island ocurridos el año pasado, intensificando la campaña contra una pandilla a la que describen como una organización criminal. REUTERS/Jose Cabezas

(reuters_tickers)

NUEVA YORK (Reuters) - Las autoridades judiciales estadounidenses acusaron a supuestos miembros de la Mara Salvatrucha por los salvajes asesinatos de tres estudiantes secundarios en Long Island ocurridos el año pasado, intensificando la campaña contra una pandilla a la que describen como una organización criminal.

Los cargos forman parte de una nueva acusación federal ampliada contra 13 supuestos miembros de la mara, algunos de los cuales fueron acusados de otros cuatro homicidios el año pasado.

El fiscal estadounidense Robert Capers dijo que miembros de Mara Salvatrucha están comprometidos en asesinatos, ataques, extorsión y tráfico de drogas, "tanto enviando pandilleros a ingresar ilegalmente a Estados Unidos desde Centroamérica como reclutando nuevos miembros en nuestras escuelas y vecindarios".

Los líderes de la mara están radicados en El Salvador y Honduras, agregó el fiscal.

De los acusados, cuatro recibieron cargos por los asesinatos de dos adolescentes de la Brentwood High School ocurridos el 13 de septiembre de 2016. Ambas murieron tras ser atacadas con bates de béisbol y un machete una semana después de mantener un altercado con miembros de la pandilla, indicó la acusación.

Otros cuatro fueron acusados por el asesinato el 3 de junio de un antiguo miembro de la pandilla, que estudiaba también en la Brentwood High School. Creyendo que el joven había violado las reglas internas de la mara, lo llevaron a un lugar apartado y allí lo acuchillaron y descuartizaron.

Los 11 acusados mencionados en la denuncia tienen edades que van de los 18 a los 29 años.

(Editado en español por Hernán García)

Reuters