Reuters internacional

Una ambulancia traslada a víctimas cerca de sitio de explosiones en Kabul, Afganistán, June 3, 2017. Al menos 12 personas murieron el sábado luego de tres explosiones en Kabul, cerca del lugar donde se realizaba el funeral de una víctima de violentos enfrentamientos entre la policía y manifestantes en la víspera, dijeron testigos. REUTERS/Mohammad Ismail

(reuters_tickers)

KABUL (Reuters) - Al menos seis personas murieron el sábado en Kabul luego de una serie de explosiones durante el funeral de una víctima de violentos enfrentamientos entre la policía y manifestantes en la víspera.

Las explosiones, que se produjeron en medio de una ola de violencia en la capital afgana tras el estallido de un camión bomba el miércoles, tuvieron lugar ante una inusual calma luego de que las autoridades bloquearon las calles de Kabul en un intento por repeler una nueva confrontación sangrienta.

La violencia, avivada por el enojo popular ante la incapacidad del Gobierno de brindar seguridad en Kabul, ha exacerbado la tensión política entre facciones rivales y el presidente Ashraf Ghani ha instado a la unidad en medio de reclamos para que renuncie.

"El país está bajo ataque", dijo Ghani en un mensaje a través de Twitter. "Debemos estar fuertes y unidos", agregó.

El enviado de Naciones Unidas en Afganistán, Tadamichi Yamamoto, emitió un comunicado pidiendo "medidas urgentes para detener el ciclo de violencia". "La seguridad en Kabul es una prioridad urgente, dado que la ciudad experimenta la cifra más alta de víctimas civiles", agregó.

El Ministerio de Interior dijo que las explosiones del sábado habían dejado seis muertos y 87 heridos. El Hospital de Emergencias de la ciudad, que ha tratado a decenas de heridos en los últimos días, dijo que había recibido a 20 personas heridas.

Previamente en la jornada, el centro médico había dado un reporte de al menos 19 muertos pero luego confirmó que se había referido a informes de medios y agregó que en el hospital no había víctimas fatales. Testigos dijeron que vieron al menos 12 muertos en el lugar donde se produjeron lo estallidos.

El jefe ejecutivo del Gobierno Abdullah Abdullah estaba en el funeral, pero no resultó herido. Varios funcionarios de seguridad de alto rango sufrieron heridas en el ataque, del que nadie se ha hecho responsable. Sobrevivientes dijeron que las explosiones apuntaron a la multitud, integrada aparentemente en su mayoría por seguidores del partido de Abdullah.

Una de las semanas más sangrientas de los últimos meses en Kabul se inició con un devastador ataque de un camión bomba en la zona diplomática de la ciudad el miércoles en el que murieron más de 80 personas y unas 460 resultaron heridas. El viernes otras cinco personas murieron en enfrentamientos entre manifestantes y la policía durante una protesta en reclamo de la renuncia de Abdullah por los constantes problemas de seguridad.

Los talibanes, que han realizado ataques de este tipo en el pasado, negaron cualquier participación en el incidente y culparon a rivalidades entre facciones dentro del propio gobierno. Las explosiones ocurrieron en el funeral de Mohammad Salim Izadyar, hijo del vicepresidente del Senado, quien murió después de resultar seriamente herido en enfrentamientos durante la protesta del viernes.

(Reporte de Mirwais Harooni; Editado en español por Ana Laura Mitidieri/Gabriela Donoso)

Reuters

 Reuters internacional