Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de archivo de una sesión de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela en Caracas, ago 8, 2017. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

(reuters_tickers)

Por Andreina Aponte y Corina Pons

CARACAS (Reuters) - La Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, dominada por los aliados del presidente Nicolás Maduro, asumió el viernes las competencias del Parlamento, de mayoría opositora, luego que su junta directiva no se presentó a supeditarse al cuerpo plenipotenciario.

Los miembros de la junta directiva del Congreso habían advertido el jueves de que no acudirían a la sesión por considerar que es "un poder de facto expresión de la naturaleza hegemónica que pretende perpetuar a Nicolás Maduro en el poder".

La constituyente ha sido criticada fuertemente por varios gobiernos que han pedido a Maduro que dé marcha atrás. Pero el mandatario socialista la ha defendido, argumentando que es la única forma de pacificar el país, inmerso en una crisis política y económica.

"La Asamblea Nacional Constituyente en ejercicio de sus poderes (...) decreta asumir las competencias para legislar sobre las materias dirigidas directamente a garantizar la preservación de la paz, la seguridad, el sistema socioeconómico financiero", se lee en el decreto aprobado por unanimidad.

"Considerando que la junta directiva de la Asamblea Nacional fue convocada (...) y no asistió en franco desconocimiento de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela", agregó.

En los últimos días, el resto de poderes públicos -incluido el propio Maduro- desfilaron por la asamblea constituyente para subordinarse a ella. El cuerpo, que funcionará hasta por dos años, reescribirá la carta magna del país.

Si bien la Asamblea Nacional podrá seguir sesionando estará atada de manos, como desde su elección en 2015, luego que el Tribunal Supremo de Justicia dictaminó que se encuentra en "desacato" tras no haber removido a tres diputados acusados de comprar sus curules.

"HARAKIRI POLÍTICO"

Las primeras críticas a la decisión se hicieron sentir desde la Organización de Estados Americanos (OEA).

"Disolución fraudulenta de la Asamblea Nacional de Venezuela por la Asamblea Constituyente es profundización del golpe de Estado en Venezuela", escribió en su cuenta de Twitter el jefe de la OEA, Luis Almagro, quien luego sugirió una nueva reunión extraordinaria del Consejo Permanente de la organización.

A las reconvención se sumó el Grupo de Lima, de 12 países americanos, que reiteró su desconocimiento de la nueva constituyente de Venezuela y su apoyo al Parlamento.

Mercosur también cuestionó la decisión de la constituyente de asumir las potestades del Parlamento y dijo que no reconoce la medida ni ninguna otra emanada de ese órgano.

"Los países fundadores del Mercosur condenan la decisión de la asamblea constituyente de usurpar las atribuciones de la Asamblea Nacional de Venezuela, que fue elegida democráticamente por la mayoría de los venezolanos y es la única y exclusiva titular del Poder Legislativo de ese país", dijo el Mercosur, de acuerdo a un comunicado de la cancillería de Brasil.

Estados Unidos también se sumó a la condena. "Esta apropiación de poder está diseñada para suplantar a la Asamblea Nacional democráticamente elegida con un comité autoritario que opera por encima de la ley", dijo el viernes un comunicado del Departamento de Estado. [nL2N1L500V]

A pesar de las críticas, la presidenta de la asamblea constituyente, Delcy Rodríguez, explicó que no se ha disuelto el Parlamento. "Lo que le estamos diciendo es: Señores trabajen, no les vamos a dar vacaciones, tienen que trabajar por el bien del pueblo de Venezuela", dijo la excanciller.

Desde que asumió a principios del 2016, el único poder en manos de la oposición no ha podido aprobar una sola ley.

"La Asamblea Nacional legítima es la que eligió el pueblo de Venezuela, lo que hace el régimen es harakiri político", dijo el diputado opositor Juan Guaidó.

Entre abril y julio, miles de venezolanos protestaron contra el Gobierno de Maduro por considerarlo un "dictador" y el gran responsable de la crisis reflejada en una inflación de tres dígitos, recesión económica y escasez de alimentos y medicinas.

El sucesor político del fallecido Hugo Chávez, por su parte, sostiene que las protestas, en medio de las que fallecieron más de 120 personas, sólo buscan desbancarlo.

(Escrito por Diego Oré. Reporte adicional de Eyanir Chinea en Caracas, Lisandra Paraguassu en Brasilia Eric Walsh en Washington y Daniela Desantis en Asunción.; Editado por Manuel Farías y Silene Ramírez)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters