Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una fotografía del presidente sirio, Bashar al-Assad, adornando una calle en el distrito Waer de Homs,. jul 26, 2017. REUTERS/Omar Sanadiki

(reuters_tickers)

BEIRUT (Reuters) - Un asesor del presidente sirio Bashar al-Assad dijo que la guerra de seis años en Siria está llegando a su fin a medida que las potencias extranjeras reducen su apoyo a los rebeldes y aseguró que el gobierno enfrentaría cualquier fuerza "ilegítima", sea turca o estadounidense.

Bouthaina Shaaban dijo que el hecho de que Siria organice la Feria Internacional de Damasco por primera vez desde que estalló el conflicto "envía el mensaje de que la guerra ha terminado y que estamos en el inicio del camino hacia la reconstrucción"

Con ayuda de la fuerza aérea de Rusia y milicias apoyadas por Irán, Damasco ha incrementado su presencia sobre gran parte del populoso occidente del país. Ahora está dirigiéndose al este, a la región Deir al-Zor cerca de la frontera con Irak.

La guerra, que ha dejado cientos de miles de víctimas, alcanzó su "penúltima etapa" cuando las potencias extranjeras que apoyaron a los rebeldes mudaron su política, dijo Shaaban en declaraciones a la televisora libanesa al-Mayadeen divulgada por la agencia estatal de noticias siria SANA el jueves.

El presidente estadounidense Donald Trump finalizó el apoyo de la CIA a los grupos rebeldes que combatían para derrocar a Assad. Turquía, por lejos uno de los que más ha respaldado a los rebeldes, también cambió el foco de sus prioridades: en lugar de apostar por la caída de Assad ahora busca reparar los lazos con Rusia y frenar la expansión kurda cerca de su frontera.

"Así como derrotamos al terrorismo, también combatiremos cualquier presencia ilegítima en nuestro territorio, sea la de Estados Unidos o de Turquía", dijo Shaaban. "Y ése es un desafío que enfrentaremos en su debido momento y de la manera correcta".

Las fuerzas estadounidenses presentes en la región norte de Siria están ayudando a las milicias lideradas por los kurdos que tratan de expulsar de Raqqa a los militantes de Estado Islámico. Washington también tiene tropas en el desierto en el sureste sirio, cerca de una autopista que cruza la frontera con Irak, para entrenar a rebeldes locales que combaten al EI.

La guerra de Siria, que surgió de las masivas protestas contra el gobierno de Assad que estallaron en 2011, ha dejado a más de 11 millones de personas sin sus hogares y desató una crisis global de refugiados.

(Reporte de Ellen Francis; Editado en español por Natalia Ramos)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters