Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Por David Lawder

WASHINGTON (Reuters) - Los asesores del presidente estadounidense Donald Trump atacaron el domingo la credibilidad de la agencia no partidista que analizará el costo de un reemplazo del sistema de salud Obamacare, mientras la Casa Blanca buscaba calmar la oposición de parte de muchos republicanos.

La Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés), que ofrece estimaciones oficiales del impacto presupuestario de los proyectos de ley, tiene previsto emitir un reporte tan pronto como el lunes que evaluará la legislación de salud presentada por los líderes republicanos de la Cámara de Representantes.

El reporte podría influir en la percepción hacia un proyecto que ya ha sido criticado tanto por los demócratas como por muchos republicanos conservadores, especialmente si sugiere que la legislación reduciría el número de estadounidenses con cobertura de salud o empeoraría los déficit presupuestarios de Estados Unidos.

En una serie de entrevistas de televisión, el director presupuestario de la Casa Blanca Mick Mulvaney y el principal asesor económico de la Casa Blanca Gary Cohn dijeron que la CBO se enfoca en las mediciones equivocadas con las estimaciones que suministrará sobre el número de personas que están aseguradas.

Cohn y Mulvaney dijeron que en cambio, la CBO debería analizar si los pacientes de hecho pueden pagar el acceso a un médico.

"Me encantan los amigos de la CBO, ellos trabajan muy duro, pero a veces les pedimos que hagan cosas que no son capaces de hacer, y estimar el impacto de un proyecto de este tamaño probablemente no sea el mejor uso de su tiempo", dijo Mulvaney al programa "This Week" del canal de televisión ABC.

En tanto, hablando en Fox News, Cohn -el director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca- dijo: "en el pasado, el resultado de la CBO ha sido insignificante".

"Ellos han dicho que hay muchas más personas aseguradas de las que realmente hay. Cuando veamos el resultado de la CBO, lo abordaremos", dijo Cohn.

Las críticas del gobierno de Trump a la CBO son inusuales. Administraciones anteriores, tanto republicanas como demócratas, han evitado atacar la credibilidad de la agencia, que muchos legisladores ven como un árbitro neutral.

El actual director de la CBO, Keith Hall, fue designado por los republicanos en 2015.

Los republicanos desde hace tiempo se oponen al Obamacare, llamado formalmente Ley de Cuidado de Salud Accesible, diciendo que era una intervención excesiva del gobierno y llevaba a primas de seguro más altas.

La ley del 2010, nave insignia de los proyectos legislativos del ex presidente Barack Obama, dio cobertura de salud a 20 millones de estadounidenses que hasta entonces carecían de ella.

La calificadora de deuda Standard & Poor's ha estimado que de 6 millones a 10 millones de personas podrían perder el seguro de salud bajo el plan republicano.

El senador Bernie Sanders, quien se postuló para la presidencia en 2016 en la interna demócrata, sostuvo que era "cobarde" que los republicanos procedieran con un proyecto de salud sin estimaciones de la CBO, diciendo al programa "Face the Nation" de CBS: "esto es una desgracia".

(reporte de David Lawder, reporte adicional de Doina Chiacu / REUTERS GB)

Reuters