Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente sirio Bashar al-Assad conversa con periodistas franceses en Damasco, Siria, imagen entregada por SANA el 9 ene, 2017. El presidente de Siria, Bashar al-Assad, dijo que está dispuesto a negociarlo "todo" en unas conversaciones de paz propuestas que deberían tener lugar en Kazajistán, aunque todavía no está claro quién representaría a la oposición y no se ha fijado una fecha. SANA/Entregada vía REUTERS

(reuters_tickers)

BEIRUT (Reuters) - El presidente de Siria, Bashar al-Assad, dijo que está dispuesto a negociarlo "todo" en unas conversaciones de paz propuestas que deberían tener lugar en Kazajistán, aunque todavía no está claro quién representaría a la oposición y no se ha fijado una fecha.

Assad también declaró que el alto al fuego negociado por Turquía y Rusia, su aliado más poderoso, está siendo violado y que el Ejército volvería a recuperar toda Siria, incluyendo una zona cercana a Damasco bajo el control de los rebeldes donde se encuentra un suministro de agua de vital importancia que ha quedado fuera de servicio por la explosión de una bomba.

El mandatario hizo estos comentarios en declaraciones a medios de comunicación franceses publicadas por la agencia estatal de noticias siria, SANA.

Rusia dijo el mes pasado que había acordado con Assad, Irán y Turquía que la capital kazaja, Astana, debería ser la sede de las nuevas conversaciones de paz, después de que los rebeldes sufrieran su mayor derrota en el conflicto al ser expulsados de Alepo oriental.

Rusia y Turquía, uno de los más importantes aliados de la oposición anti-Assad, también han negociado una tregua como paso hacia la revitalización de la vía diplomática, si bien las partes en conflicto se han acusado mutuamente de violaciones del armisticio.

Assad dijo que la delegación gubernamental estaba lista para ir a Astaná "cuando se establezca el momento de la conferencia".

"Estamos dispuestos a negociarlo todo", dijo. Consultado si esto incluía su cargo de presidente, Assad dijo que "sí, pero mi cargo está vinculado a la Constitución". "Si quieren debatir este asunto, tienen que debatir la Constitución", señaló. Añadió que un nuevo texto constitucional debería ser sometido a referéndum y que el pueblo sirio debía elegir al mandatario.

"¿Quién estará al otro lado? Todavía no lo sabemos. ¿Será una oposición siria real?", inquirió.

Desestimando a grupos que a su juicio estaban apoyados por Arabia Saudita, Francia y Reino Unido, Assad dijo que la negociación de "cuestiones sirias" debían llevarla a cabo grupos sirios. El principal movimiento que agrupa a la oposición, el Alto Comité para las Negociaciones, cuenta con el apoyo de Riad.

Los grupos rebeldes que operan bajo el estandarte del "Ejército Libre Sirio" dijeron a principios de este mes que habían congelado todas las conversaciones sobre su posible participación en las negociaciones de Astana por las violaciones del alto al fuego.

(Escrito por Tom Perry. Editado en español por Marion Giraldo y Enrique Anarte)

Reuters