Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Viajeros son evacuados de la terminal hacia la pista tras el tiroteo en el aeropuerto internacional Fort Lauderdale-Hollywood, en Florida, Estados Unidos, el 6 de enero de 2017. Un hombre con una identificación militar abrió fuego el viernes en la sección de equipajes del Aeropuerto Internacional de Fort Lauderdale-Hollywood en Estados Unidos, y mató al menos cinco a personas antes de ser detenido, dijeron funcionarios y testigos. REUTERS/Andrew Innerarity

(reuters_tickers)

Por Zachary Fagenson

FORT LAUDERDALE, EEUU (Reuters) - El veterano de la guerra de Irak acusado de matar a cinco personas el viernes en un aeropuerto de Florida, Estados Unidos, aparentemente eligió viajar a ese estado para perpetrar la masacre, indicaron autoridades el sábado, añadiendo que no había señales de que algún altercado hubiera desatado el ataque.

El sospechoso, Esteban Santiago, de 26 años, tenía antecedentes de comportamiento errático y se investiga si alguna enfermedad mental habría sido un factor relevante en el más reciente tiroteo masivo en Estados Unidos.

Santiago cooperó con los investigadores durante una entrevista que duró varias horas la noche del viernes, dijo George Piro, agente especial a cargo de la Oficina Federal de Investigación (FBI) en Miami.

"Las evidencias apuntan a que él (Santiago) vino aquí a perpetrar este horrible ataque", dijo Piro a medios en el aeropuerto. "No hemos identificado ningún factor que pudiera haberlo desencadenado".

Las autoridades dijeron que el sospechoso llegó al aeropuerto Fort Lauderdale en un vuelo de conexión desde Alaska. Posteriormente abrió fuego en la sección de equipajes con una pistola semiautomática 9 milímetros que sacó de su equipaje y se puso a disparar indiscriminadamente.

Además de los cinco muertos, ocho personas resultaron heridas por los disparos y unas 30 más fueron llevadas al hospital por golpes o fracturas.

La policía en Alaska, en tanto, dijo que había devuelto un arma a Santiago el año pasado, después de que se la retuvo temporalmente mientras se llevaban a cabo evaluaciones mentales.

El jefe de policía Christopher Tolley dijo que no estaba claro por lo pronto si se trataba de la misma arma usada en el ataque del viernes.

Funcionarios policiales dijeron en una conferencia de prensa que el arma fue devuelta Santiago ya que no había cometido faltas. El veterano fue enviado a una evaluación mental después de decirle a agentes del FBI que escuchaba voces.

Testigos dijeron que el agresor, que vestía una camiseta de "La Guerra de las Galaxias", no dijo nada antes de comenzar a disparar y que se rindió ante la policía sólo después que se le agotaron las municiones.

Autoridades dijeron que en noviembre Santiago se había presentado en la oficina del FBI en Anchorage, comportándose erráticamente y que fue entregado a la policía local, que lo llevó a un centro médico para que le hicieran una evaluación de salud mental.

Un funcionario federal dijo a Reuters que el veterano de guerra le dijo a agentes en Alaska que su cerebro era controlado por una agencia de inteligencia de Estados Unidos y que le estaban ordenando que viera videos grabados por Estado Islámico.

(Reporte adicional de Gina Cherelus en Nueva York y Brendan O'Brien en Milwaukee; escrito por Daniel Wallis; Editado en español por Janisse Huambachano)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters